SOS­TE­NI­BI­LI­DAD CERTIFICADA

Semana Sostenible - - CUMBRE DE SOSTENIBILIDAD -

LA PLAN­TA CO­CA-CO­LA FEMSA DE TOCANCIPÁ RE­CI­BIÓ LA CER­TI­FI­CA­CIÓN LEED GOLD PA­RA SU EDIFICIO AD­MI­NIS­TRA­TI­VO. SU DI­SE­ÑO Y CONS­TRUC­CIÓN INCLUYERON AL­TOS ES­TÁN­DA­RES DE IN­GE­NIE­RÍA Y ARQUITECTURA, BASADOS EN USO EFI­CIEN­TE DE MA­TE­RIA­LES Y OP­TI­MI­ZA­CIÓN DE RE­CUR­SOS NO RE­NO­VA­BLES.

En me­dio de la ver­de sa­ba­na que ro­dea el mu­ni­ci­pio de Tocancipá, una la­bo­rio­sa fac­to­ría in­dus­trial al­can­za a dis­tin­guir­se en­tre el pai­sa­je. Se tra­ta de la más mo­der­na plan­ta de pro­duc­ción de be­bi­das no al­cohó­li­cas de to­da Amé­ri­ca La­ti­na que Co­ca-co­la FEMSA inau­gu­ró en la re­gión ha­ce dos años. Ade­más de pre­sen­tar una arquitectura que se aco­pla con ar­mo­nía a la cam­pi­ña, fun­cio­na con es­tán­da­res de sos­te­ni­bi­li­dad que muy pocas de su sec­tor ofre­cen.

Es­ta plan­ta aca­ba de re­ci­bir la cer­ti­fi­ca­ción LEED Gold, co­mo re­co­no­ci­mien­to a los es­fuer­zos que Co­ca-co­la FEMSA rea­li­za pa­ra te­ner ope­ra­cio­nes ca­da vez más sos­te­ni­bles, en­mar­ca­das en una ro­bus­ta pla­ta­for­ma de sos­te­ni­bi­li­dad. Es­te tí­tu­lo, ade­más de cer­ti­fi­car su in­fra­es­truc­tu­ra, in­di­ca que los cri­te­rios con los cua­les fue di­se­ña­da per­mi­ten ha­cer uso efi­cien­te de re­cur­sos co­mo ener­gía y agua, al­can­zan­do re­sul­ta­dos muy sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra to­da la ope­ra­ción.

Por ejem­plo, en tér­mi­nos de mi­ti­ga­ción del con­su­mo de agua, el di­se­ño de es­ta so­fis­ti­ca­da em­bo­te­lla­do­ra in­clu­ye la re­uti­li­za­ción del agua llu­via me­dian­te la re­co­lec­ción de apro­xi­ma­da­men­te 60.000 me­tros cú­bi­cos al año, en una su­per­fi­cie de te­cho de 120.000 me­tros cua­dra­dos.

Ade­más de es­te sis­te­ma, la plan­ta dis­po­ne de otras no­ve­da­des pa­ra dis­mi­nuir el con­su­mo del pre­cia­do lí­qui­do. Cuen­ta con un sis­te­ma de po­ta­bi­li­za­ción del agua llu­via que lue­go es usa­da en pro­ce­sos no pro­duc­ti­vos; una cui­da­do­sa se­lec­ción de es­pe­cies de plan­tas que tie­nen ba­jo re­que­ri­mien­to del lí­qui­do, al igual que un sis­te­ma de rie­go efi­cien­te; y apa­ra­tos sa­ni­ta­rios con des­car­ga de al­ta efi­cien­cia, que uti­li­zan agua de re­tro­la­va­do pa­ra su fun­cio­na­mien­to y aho­rran más del 30 por cien­to com­pa­ra­do con sis­te­mas con­ven­cio­na­les.

Por su par­te, el edificio ad­mi­nis­tra­ti­vo con­su­me 27 por cien­to me­nos ener­gía que una edi­fi­ca­ción si­mi­lar con­ven­cio­nal, en­tre otras, gra­cias al sis­te­ma de ilu­mi­na­ción de tec­no­lo­gía LED y fluo­res­cen­tes, a los sen­so­res de pre­sen­cia y el con­trol por ho­ra­rio que evi­tan que la ilu­mi­na­ción per­ma­nez­ca en­cen­di­da cuan­do no se re­quie­re y a la op­ti­mi­za­ción del uso de la luz del día en su es­truc­tu­ra. Igual­men­te, el sis­te­ma de ven­ti­la­ción na­tu­ral im­ple­men­ta­do en una par­te de es­te edificio, con­tri­bu­ye al aho­rro ener­gé­ti­co pues no se usan equi­pos me­cá­ni­cos pa­ra cli­ma­ti­za­ción.

En cuan­to a los ma­te­ria­les es­co­gi­dos pa­ra la cons­truc­ción de la plan­ta, se tu­vo en cuen­ta que las su­per­fi­cies de la cu­bier­ta y las zo­nas duras fue­ran de ma­te­ria­les de al­ta ‘re­flec­tan­cia’ pa­ra dis­mi­nuir el efec­to ‘is­la de ca­lor’.

El ace­ro uti­li­za­do en el edificio tie­ne en pro­me­dio un 90 por cien­to de con­te­ni­do re­ci­cla­do de pos­con­su­mo, el con­cre­to un 20 por cien­to y el pa­nel com­pues­to un 18 por cien­to y adi­cio­nal un 15 por cien­to de con­te­ni­do de pre­con­su­mo. En la cons­truc­ción se usa­ron ace­ro y con­cre­to ex­traí­dos, pro­ce­sa­dos y ma­nu­fac­tu­ra­dos en un ra­dio de no más de 800 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia al pro­yec­to, equi­va­len­tes a cer­ca del 30 por cien­to del cos­to de los ma­te­ria­les de la obra. Es­to con el fin de in­cen­ti­var la economía lo­cal y dis­mi­nuir la con­ta­mi­na­ción por lar­gos re­co­rri­dos en el trans­por­te.

Por otro la­do, las pin­tu­ras uti­li­za­das po­seen ba­jo con­te­ni­do de com­pues­tos or­gá­ni­cos vo­lá­ti­les que dis­mi­nu­yen la ex­po­si­ción de los ocu­pan­tes a ele­men­tos per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud.

Por to­das es­tas ra­zo­nes, el Con­se­jo de la Cons­truc­ción Ver­de de Es­ta­dos Uni­dos (US Green Buil­ding Coun­cil) le otor­gó la cer­ti­fi­ca­ción LEED a las ins­ta­la­cio­nes, con­vir­tién­do­las en unas de las más sos­te­ni­bles del país.

La plan­ta em­bo­te­lla­do­ra de Tocancipá es una prue­ba de la evo­lu­ción de Co­ca-co­la FEMSA pa­ra ha­cer sus pro­ce­sos más efi­cien­tes, in­te­gran­do pro­yec­tos e ideas in­no­va­do­ras que con­tri­bu­yen de for­ma po­si­ti­va al cui­da­do del medioambiente. Al mis­mo tiem­po, es­ta in­fra­es­truc­tu­ra se con­vier­te en un po­lo de desa­rro­llo pa­ra el mu­ni­ci­pio de Tocancipá, ge­ne­ran­do va­lor eco­nó­mi­co y so­cial de ma­ne­ra si­mul­tá­nea.

En­tre las in­no­va­cio­nes de es­ta plan­ta es­tá la re­co­lec­ción de 60.000 me­tros cú­bi­cos de agua llu­via al año en un te­cho de 120.000 me­tros cua­dra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.