So­li­da­ri­dad ex­tra­or­di­na­ria

Semana Sostenible - - SUMARIO - Ca­ro­li­na Urru­tia Vás­quez, di­rec­to­ra de Se­ma­na Sostenible. @co­li­ni­ta

Las imá­ge­nes de Mé­xi­co tras el sis­mo que sa­cu­dió al cen­tro del país el pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre pro­du­cen emo­cio­nes con­tra­dic­to­rias. Los edi­fi­cios y mo­nu­men­tos co­lap­sa­dos re­sul­tan ate­rra­do­res, mien­tras que las fi­las in­ter­mi­na­bles de ciu­da­da­nos pa­san­do es­com­bros de­vuel­ven la fe en la hu­ma­ni­dad. La mi­ra­da se nu­bla tan­to por la mag­ni­tud de la tra­ge­dia co­mo por la es­ca­la de la so­li­da­ri­dad de la res­pues­ta.

Ha­ce 32 años, fren­te a un sis­mo aún peor, su­ce­dió lo mis­mo. Los ciu­da­da­nos se to­ma­ron las la­bo­res de res­ca­te y lo­gís­ti­ca sin que na­die lo pi­die­ra ni los or­ga­ni­za­ra. Tan­to ana­lis­tas co­mo pro­ta­go­nis­tas de la asom­bro­sa res­pues­ta a la tra­ge­dia es­tán de acuer­do en que uno de sus mo­ti­vos fue una pro­fun­da des­con­fian­za en el Es­ta­do.

La con­fian­za en el Es­ta­do me­xi­cano ve­nía ya mi­na­da des­de ha­ce dé­ca­das. Los es­cán­da­los de co­rrup­ción y la tra­gi­có­mi­ca in­ca­pa­ci­dad pa­ra go­ber­nar del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, que co­mo má­xi­mo po­dría me­re­cer una ca­li­fi­ca­ción me­dio­cre, lle­va­ron esa des­con­fian­za a su má­xi­ma ex­pre­sión.

Sur­ja de don­de sur­ja, la res­pues­ta de la so­cie­dad ci­vil, pro­fun­da­men­te em­pá­ti­ca y so­li­da­ria, aun­que sin du­da al­go caó­ti­ca, re­sul­ta ejem­pla­ri­zan­te en más de un sen­ti­do. Ade­más de la so­li­da­ri­dad, los me­xi­ca­nos le die­ron al mundo una im­por­tan­te lec­ción en ini­cia­ti­va. Des­de que de­jó de tem­blar pu­sie­ron su se­gu­ri­dad y co­mo­di­dad a un la­do pa­ra ver qué po­dían ha­cer pa­ra ayu­dar a los de­más. No se sen­ta­ron a es­pe­rar ejem­plos, ins­truc­cio­nes, pro­gra­mas, equi­pos ni he­rra­mien­tas por par­te del go­bierno, en­tre otras co­sas, por­que no creen en su ca­pa­ci­dad.

Es im­po­si­ble fa­bri­car un sen­ti­do de la ur­gen­cia co­mo el que de­jó el sis­mo en Mé­xi­co. Ha­cer a un la­do la co­mo­di­dad pa­ra ayu­dar a otros de­sin­te­re­sa­da­men­te re­quie­re de ur­gen­cia, pe­ro tam­bién se­gu­ri­dad en que la con­tri­bu­ción pue­de te­ner un impacto real y re­le­van­te.

Ele­gir una cau­sa que con­mue­va lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra in­ter­ve­nir ac­ti­va­men­te es una for­ma de dar­le un sig­ni­fi­ca­do a la vi­da y de con­tri­buir a un me­jor pre­sen­te y fu­tu­ro. Los pro­ble­mas ur­gen­tes son mu­chos y re­quie­ren de dis­tin­tos ni­ve­les de com­pro­mi­so, des­de cam­bios de com­por­ta­mien­to re­la­ti­va­men­te sen­ci­llos has­ta ho­ras de vo­lun­ta­ria­do o in­clu­so una vi­da de ser­vi­cio a una cau­sa. En el mar­co de una cri­sis de li­de­raz­go en to­do el mundo, es­pe­rar a que otros to­men la de­lan­te­ra pa­ra ha­cer las co­sas me­jor es po­co más que una ma­ne­ra de pro­cras­ti­nar in­de­fi­ni­da­men­te.

Ca­sos ex­tra­or­di­na­rios co­mo los de Mé­xi­co son ins­pi­ra­ción y ejem­plo. Se­gu­ra­men­te si se les pre­gun­ta a los vo­lun­ta­rios en unos me­ses, di­rán que la opor­tu­ni­dad de ayu­dar a aque­llos que lo ne­ce­si­ta­ban les cam­bió la vi­da, agre­gán­do­le ex­pe­rien­cias y emo­cio­nes que ni si­quie­ra sos­pe­cha­ban. Ser­vir a una cau­sa y lo­grar esa sa­tis­fac­ción, sin em­bar­go, no tie­ne que ser ex­tra­or­di­na­rio. En reali­dad, el re­to es­tá en que se con­vier­ta en or­di­na­rio.

Ele­gir una cau­sa que con­mue­va lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra in­ter­ve­nir ac­ti­va­men­te es una for­ma de dar­le un sig­ni­fi­ca­do a la vi­da y de con­tri­buir a un me­jor pre­sen­te y fu­tu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.