Juan Pa­blo Ro­me­ro, 140 Ca­rac­te­res Lo am­bien­tal y las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les

Es­te es un es­pa­cio ro­ta­ti­vo que 'Se­ma­na Sostenible' les abre a quie­nes, des­de las re­des so­cia­les, ge­ne­ran opinión en te­mas de sos­te­ni­bi­li­dad.

Semana Sostenible - - SUMARIO - Por Juan Pa­blo Ro­me­ro*

Un buen pre­si­den­te de­be te­ner una vi­sión cla­ra de país y so­bre to­do, la ca­pa­ci­dad de ma­te­ria­li­zar­la. Den­tro de esa vi­sión, un buen pre­si­den­te de­be en­ten­der, al­go que no es ne­go­cia­ble: to­da la so­cie­dad co­lom­bia­na de­pen­de del me­dioam­bien­te. Es al­go irre­fu­ta­ble. To­dos res­pi­ra­mos y to­dos to­ma­mos agua, to­dos co­me­mos ali­men­tos que se cul­ti­van en nues­tros sue­los y adi­cio­nal­men­te, la ma­yo­ría de los pro­duc­tos que con­su­mi­mos usan re­cur­sos na­tu­ra­les re­no­va­bles en al­gu­na par­te de su ca­de­na de su­mi­nis­tro.

La per­so­na que nos va­ya a li­de­rar de­be en­ten­der que, una bue­na ges­tión del me­dioam­bien­te ha­ce que to­dos los co­lom­bia­nos ten­ga­mos una me­jor ca­li­dad de vi­da, sea­mos más com­pe­ti­ti­vos, más via­bles a fu­tu­ro y más jus­tos.

Lo an­te­rior no sig­ni­fi­ca que nues­tro nue­vo pre­si­den­te o pre­si­den­ta de­ba ser un am­bien­ta­lis­ta re­cal­ci­tran­te. Por el con­tra­rio, de­be ser una per­so­na ba­lan­cea­da que to­me de­ci­sio­nes con ba­se en in­for­ma­ción que re­fle­je la ver­da­de­ra im­por­tan­cia del me­dio na­tu­ral so­bre la so­cie­dad co­lom­bia­na y que ha­ga del te­ma am­bien­tal un te­ma trans­ver­sal en la agen­da pú­bli­ca.

Sin em­bar­go, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que un pre­si­den­te to­ma de­ci­sio­nes no so­lo con ba­se en in­for­ma­ción téc­ni­ca. El po­der y la reali­dad po­lí­ti­ca del país in­flu­yen so­bre qué ha­cer y có­mo ha­cer­lo y des­afor­tu­na­da­men­te en Co­lom­bia lo am­bien­tal no es un te­ma muy po­lí­ti­co, pe­ro sí muy po­li­ti­que­ro. Es jus­to eso lo que con­vier­te al me­dioam­bien­te en un asun­to pro­fun­da­men­te pro­ble­má­ti­co, por­que el de­ba­te se da so­bre ar­gu­men­tos ca­len­tu­rien­tos que le apun­tan a ge­ne­rar no­ti­cia y no a so­lu­cio­nar pro­ble­mas.

Pe­ro tam­po­co se tra­ta de ti­rar­le la pe­lo­ta al go­bierno. Pa­ra que lo am­bien­tal se ad­mi­nis­tre me­jor y apor­te ca­da vez más a la so­cie­dad en ge­ne­ral, to­dos los co­lom­bia­nos de­be­mos ser po­lí­ti­cos fren­te a es­te te­ma, es­to quie­re de­cir que en la prác­ti­ca de­be­mos en­ten­der que el me­dioam­bien­te no es un te­ma ex­clu­si­vo de los am­bien­ta­lis­tas.

En el ca­so de las ciu­da­des la ca­li­dad del ai­re, el ma­ne­jo de los re­si­duos, el rui­do, la dis­po­ni­bi­li­dad del agua en el lar­go pla­zo y la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, son te­mas so­bre los que nos de­be­mos pre­gun­tar fre­cuen­te­men­te e ir más allá, pre­gun­tar­nos cuál es la vi­sión de las per­so­nas que tie­nen a su car­go las de­ci­sio­nes en es­tas ma­te­rias.

En lo ru­ral, lo am­bien­tal es más vi­ven­cial, ya que la gen­te de­pen­de di­rec­ta­men­te de la ca­li­dad de su en­torno na­tu­ral, es­pe­cial­men­te la gen­te po­bre. Pa­ra los po­bres ru­ra­les, lo que no se cul­ti­va se com­pra con un in­gre­so muy li­mi­ta­do. Si la tierra no es­tá bien, o hay pla­gas o inun­da­cio­nes o se­quías, el in­gre­so de las fa­mi­lias se ve se­ve­ra­men­te afec­ta­do, agu­di­zan­do su si­tua­ción de po­bre­za.

La elec­ción de 2018 se­rá un re­to pa­ra to­dos los co­lom­bia­nos en la me­di­da en que la gue­rra y las Farc de­jan de ser de­ter­mi­nan­tes elec­to­ra­les y la so­cie­dad co­lom­bia­na po­drá pen­sar en co­sas di­fe­ren­tes. Es­te es el mo­men­to en que lo am­bien­tal de­be to­mar el lu­gar que le co­rres­pon­de den­tro de la agen­da pú­bli­ca na­cio­nal.

Así las co­sas, in­de­pen­dien­te­men­te de su fi­lia­ción po­lí­ti­ca, es fun­da­men­tal que us­ted co­noz­ca la agen­da am­bien­tal de su can­di­da­to. Una vez lo ha­ga, ana­li­ce si es­tá de acuer­do con lo que pro­po­ne o no y há­ga­lo tra­tan­do de en­ten­der có­mo lo que él o ella pro­po­ne, lo afec­ta a us­ted, a su fa­mi­lia, a sus ami­gos y a su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Si no es­tá de acuer­do, exi­ja y há­ga­le sa­ber a su can­di­da­to, por qué de­be o no ha­cer mo­di­fi­ca­cio­nes a su pro­gra­ma am­bien­tal.

El fu­tu­ro de los co­lom­bia­nos de­pen­de de la ca­li­dad del me­dioam­bien­te y por es­ta ra­zón, no­so­tros, los elec­to­res, de­be­mos en­ten­der que en las pró­xi­mas vo­ta­cio­nes de­fi­ni­re­mos mu­chas te­mas tan im­por­tan­tes co­mo el ma­ne­jo que que­re­mos dar­le al agua que to­ma­mos y al ai­re que res­pi­ra­mos.

De­be­mos en­ten­der que el me­dioam­bien­te no es un te­ma ex­clu­si­vo de los am­bien­ta­lis­tas

* Twit­ter: @Juan­pa­blo­ro­ro In­ge­nie­ro am­bien­tal y sa­ni­ta­rio y Ma­gis­ter en Economía y Ad­mi­nis­tra­ción Am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad de York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.