Da­vid Bo­ja­ni­ni La em­pre­sa fren­te a los ODS

Las em­pre­sas he­mos si­do con­vo­ca­das co­mo ac­to­res prin­ci­pa­les en la agen­da que se pro­po­ne al­re­de­dor de los Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sostenible (ODS), pro­mo­vi­dos por la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU).

Semana Sostenible - - SUMARIO - Por Da­vid Bo­ja­ni­ni*

Lo­grar que esa apues­ta glo­bal se tra­duz­ca en un ma­yor avan­ce ha­cia la pros­pe­ri­dad, el bie­nes­tar de las per­so­nas y el me­dioam­bien­te, y que no se que­de so­lo en una de­cla­ra­ción de bue­nos pro­pó­si­tos, es el re­to que te­ne­mos to­dos.

Ban Ki-moon lo di­jo en su mo­men­to: “El em­pre­sa­ria­do es un so­cio vi­tal pa­ra la con­se­cu­ción de los ODS. Las em­pre­sas pue­den con­tri­buir a tra­vés de la ac­ti­vi­dad prin­ci­pal de su ne­go­cio, por lo que les pe­di­mos a to­das que eva­lúen su impacto, es­ta­blez­can me­tas am­bi­cio­sas y co­mu­ni­quen de for­ma trans­pa­ren­te sus re­sul­ta­dos”.

¿Có­mo co­nec­tar el ob­je­to de ser de ca­da em­pre­sa, con los pro­pó­si­tos su­pe­rio­res que te­ne­mos co­mo so­cie­dad? Esa es la cues­tión de fon­do. Es des­de la esen­cia de lo que ha­ce­mos, des­de la for­ma co­mo ges­tio­na­mos los ne­go­cios y des­de el pro­pó­si­to tras­cen­den­te que nos mue­ve, co­mo me­jor po­de­mos con­tri­buir al círcu­lo vir­tuo­so del de­sa­rro­llo sostenible.

En efec­to, nues­tra re­fle­xión so­bre es­te te­ma nos ha per­mi­ti­do en­ten­der que cuan­do va­mos más allá del ne­go­cio, es po­si­ble iden­ti­fi­car nues­tro rol en las me­tas de cre­ci­mien­to so­cial y eco­nó­mi­co, da­da la ca­pa­ci­dad que tie­nen las em­pre­sas de me­jo­rar efec­ti­va­men­te la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas y de ge­ne­rar en­tor­nos más com­pe­ti­ti­vos, crean­do ri­que­za y pros­pe­ri­dad pa­ra to­dos –en­ten­di­da en su sen­ti­do más am­plio–.

En la ex­pe­rien­cia par­ti­cu­lar del sec­tor fi­nan­cie­ro, al que es­toy vin­cu­la­do, una apro­xi­ma­ción al ob­je­ti­vo so­bre Cre­ci­mien­to Eco­nó­mi­co y Tra­ba­jo De­cen­te (ODS 8), nos exi­ge no so­lo ase­gu­rar bue­nas prác­ti­cas la­bo­ra­les, sino ade­más en­ten­der que la in­clu­sión fi­nan­cie­ra y la ma­yor pe­ne­tra­ción de es­ta in­dus­tria son un im­pe­ra­ti­vo pa­ra ex­ten­der los be­ne­fi­cios que apor­ta es­te sec­tor co­mo im­pul­sor del de­sa­rro­llo.

El ac­ce­so a los pro­duc­tos y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros im­pli­ca, pa­ra la po­bla­ción, con­tar con op­cio­nes de cré­di­to en con­di­cio­nes equi­ta­ti­vas (con­tra­rres­tan­do el efec­to de mé­to­dos ne­fas­tos de fi­nan­cia­ción co­mo el lla­ma­do ´go­ta a go­ta´); au­men­tar la ca­pa­ci­dad de con­su­mo, lo que per­mi­te te­ner ins­tru­men­tos de pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio, co­mo es el ca­so de los se­gu­ros; y avan­zar en la cultura del aho­rro y la pre­vi­sión pa­ra ga­ran­ti­zar ca­li­dad de vi­da en dis­tin­tas eta­pas y co­yun­tu­ras de la vi­da. Es­to pa­ra no ha­blar del impacto, en tér­mi­nos de com­pe­ti­ti­vi­dad glo­bal, que tie­ne es­te sec­tor cuan­do im­pul­sa el cre­ci­mien­to con ins­tru­men­tos que fi­nan­cian o ase­gu­ran los gran­des pro­yec­tos de de­sa­rro­llo de cual­quier te­rri­to­rio.

Si es­ta­mos con­ven­ci­dos del be­ne­fi­cio so­cial que re­pre­sen­ta la in­dus­tria fi­nan­cie­ra, ¿có­mo no bus­car ex­ten­der su pre­sen­cia a sec­to­res po­bla­cio­na­les que hoy no cuen­tan con es­tos ser­vi­cios?

Pa­ra avan­zar en es­te pro­pó­si­to –en es­ta, co­mo en cual­quier in­dus­tria–, es in­dis­pen­sa­ble co­no­cer a los clien­tes, sus per­fi­les y ne­ce­si­da­des, sus con­tex­tos y reali­da­des. Es aquí don­de la tec­no­lo­gía se con­vier­te en una gran alia­da con ins­tru­men­tos que van des­de la cap­tu­ra de in­for­ma­ción y el aná­li­sis de da­tos, has­ta los ca­na­les que me­jo­ran la efi­cien­cia y fa­ci­li­tan el ac­ce­so, co­mo es el ca­so de la ban­ca di­gi­tal y los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

Por su­pues­to, de­be­mos re­vi­sar nues­tras prác­ti­cas y re­do­blar nues­tra ges­tión en di­ver­sos fren­tes. La edu­ca­ción fi­nan­cie­ra es uno de ellos. Si bien exis­ten múl­ti­ples ini­cia­ti­vas y pro­yec­tos va­lio­sos en es­ta ma­te­ria, aún de­be­mos ser más aser­ti­vos y con­tun­den­tes pa­ra que los clien­tes en­tien­dan los pro­duc­tos y ser­vi­cios, per­ci­ban una in­dus­tria más trans­pa­ren­te y, fi­nal­men­te, to­men de­ci­sio­nes más con­sis­ten­tes a la ho­ra de ac­ce­der a un cré­di­to, pla­near su pen­sión o cu­brir sus ries­gos con un se­gu­ro.

Es po­si­ble con­tri­buir a la agen­da de de­sa­rro­llo glo­bal des­de la ges­tión par­ti­cu­lar de ca­da em­pre­sa. De he­cho, es allí don­de so­mos ver­da­de­ra­men­te trans­cen­den­tes pa­ra la so­cie­dad y ase­gu­ra­mos con ello nues­tra sos­te­ni­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.