Los se­dien­tos re­fu­gia­dos de Su­dán del Sur

¿Có­mo es vi­vir un día sin agua? ¿Y cin­co? ¿Seis? ¿Có­mo te la­vas las ma­nos des­pués de lim­piar a tu be­bé, que su­fre su enési­ma dia­rrea des­de cuan­do lle­gó al cam­po y que ha man­cha­do to­da su ro­pa y la tu­ya? ¿Qué se sien­te cuan­do ni si­quie­ra pue­des la­var los t

Semana Sostenible - - SUMARIO - Por: Dia­na Ma­ni­lla Arro­yo, coor­di­na­do­ra del pro­yec­to de aten­ción de Mé­di­cos Sin Fron­te­ras (MSF) a los re­fu­gia­dos sur­su­da­ne­ses en Rhino (Ugan­da).

Con to­das es­tas pre­gun­tas li­dian día a día los 43 mil re­fu­gia­dos que vi­ven en Ofua, en la par­te oes­te del asen­ta­mien­to de Rhino. Lle­ga­ron aquí hu­yen­do de la vio­len­cia en Su­dán del Sur. Sa­bían que lo que les es­pe­ra­ba en Ugan­da no se­ría fá­cil, pe­ro no ima­gi­na­ban que el agua se­ría uno de sus prin­ci­pa­les pro­ble­mas. Ugan­da hoy aco­ge a más de un mi­llón de re­fu­gia­dos, de los que ca­si la mi­tad lle­ga­ron a par­tir de ju­lio de 2016, cuan­do el con­flic­to se in­ten­si­fi­có en el país ve­cino. A pe­sar de sus loa­bles es­fuer­zos por ofre­cer­les unas con­di­cio­nes de vi­da dig­nas, la si­tua­ción en los cam­pos dis­ta de ser me­dia­na­men­te acep­ta­ble.

CA­MI­NOS QUE SON BARRIZALES

En Ofua po­drías tar­dar­te va­rios días en ir de un ex­tre­mo al otro del cam­po: es enor­me. Los ca­mi­nos de­mar­can las zo­nas o ‘ve­cin­da­rios’ don­de los re­fu­gia­dos vi­ven ba­jo te­chos de pa­ja y en­tre pa­re­des de plás­ti­co o ba­rro. Es­tos ca­mi­nos de are­na, que se con­vier­ten en au­tén­ti­cos barrizales cuan­do llue­ve, es­tán lle­nos de fi­las de ni­ños con bi­do­nes ama­ri­llos, esperando al ca­mión que re­lle­na el tan­que de agua. Cuan­do pa­so jun­to a ellos siem­pre me son­ríen y me sa­lu­dan efu­si­va­men­te, mi co­lor de piel les cau­sa cu­rio­si­dad y al pa­re­cer ga­nas de in­ter­ac­tuar con es­ta ex­tra­ña.

Ugan­da brin­da a los re­fu­gia­dos los mis­mos ser­vi­cios bá­si­cos que a sus ha­bi­tan­tes. Por ejem­plo, aten­ción mé­di­ca y en­se­ñan­za. Ade­más, les ofre­ce la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar y les asig­na una par­ce­la de tierra pa­ra que pue­dan ins­ta­lar­se y cul­ti­var. En mu­chos sen­ti­dos, Ugan­da es un ejem­plo por se­guir, con­tra­rio a to­dos esos paí­ses que cie­rran sus fron­te­ras a mi­llo­nes de per­so­nas que se han vis­to obli­ga­das a huir, de­jan­do atrás sus ca­sas y sus vi­das. A pe­sar de es­to, tam­bién es cier­to que exis­ten mu­chos as­pec­tos que no son tan idí­li­cos y que de­be­rían me­jo­rar­se de for­ma ur­gen­te.

Ali­ce, una ado­les­cen­te que re­si­de en Ofua, me des­cri­bió la vio­len­cia de la que ha­bía es­ca­pa­do no con pa­la­bras sino con el ges­to in­vi­si­ble de un cu­chi­llo que cor­ta el cue­llo. Esa es la des­crip­ción ca­si uná­ni­me que ha­cen ha­bi­tual­men­te mu­chos de los adul­tos y ni­ños que he co­no­ci­do en es­te cam­po. No se acom­pa­ña con otros ges­tos ni con cam­bios en la en­to­na­ción cuan­do ha­blan; es un mo­vi­mien­to ca­si sin emo­ción.

Ali­ce hu­yó a Ugan­da con su her­ma­na ma­yor y la hi­ja de es­ta, una ni­ña de 4 años. Pe­ro su her­ma­na, al igual que su in­fan­cia, mu­rie­ron en el ca­mino. Aho­ra es ella quien cui­da de su so­bri­na, día y no­che, sin se­pa­rar­se nun­ca. Ali­ce no va al co­le­gio, no tra­ba­ja y ha per­di­do el con­tac­to con sus pa­dres, de quie­nes no sa­be na­da des­de ha­ce mu­cho. Me lla­ma la aten­ción su ma­ne­ra tan cons­cien­te de des­cri­bir su pa­sa­do y li­diar con él; pe­ro al mis­mo tiem­po pien­so en lo que da­ría es­ta chi­qui-

lla por de­jar to­do eso atrás y vol­ver a la nor­ma­li­dad, que es lo que al fin y al ca­bo to­do el mundo an­sía en es­te cam­po de re­fu­gia­dos.

CA­MIO­NES CISTERNA

En Ofua hay in­men­sos pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con ser­vi­cios tan bá­si­cos co­mo el agua po­ta­ble. Ha­ce ya más de seis me­ses que es­te asen­ta­mien­to em­pe­zó a re­ci­bir re­fu­gia­dos y, a fal­ta de so­lu­cio­nes al­ter­na­ti­vas más sos­te­ni­bles, la ma­yo­ría de la po­bla­ción si­gue de­pen­dien­do del agua su­mi­nis­tra­da por los ca­mio­nes cisterna: un sis­te­ma de apro­vi­sio­na­mien­to pro­ble­má­ti­co e in­su­fi­cien­te. Des­de cual­quier lu­gar del mundo don­de no hay ni­ños ha­cien­do fi­la con bi­do­nes ama­ri­llos, se­gu­ra­men­te sea di­fí­cil en­ten­der lo que su­po­ne vi­vir sin su­fi­cien­te agua. En una ciu­dad eu­ro­pea cual­quie­ra, es­toy se­gu­ra de que muy po­cos se pre­gun­ta­rán cuán­tos li­tros por per­so­na al día son ne­ce­sa­rios, no so­lo pa­ra so­bre­vi­vir, sino pa­ra lle­var una vi­da dig­na.

En los paí­ses oc­ci­den­ta­les, el agua es al­go que nor­mal­men­te es­tá dis­po­ni­ble, sin li­mi­ta­cio­nes y com­ple­ta­men­te co­ti­diano. Y así de­be­ría ser aquí, allá y en to­dos los lu­ga­res del pla­ne­ta. Por ejem­plo, en Es­pa­ña, se­gún los da­tos re­co­gi­dos por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca en 2013, el con­su­mo de agua en los ho­ga­res se si­túa en un pro­me­dio de 150 li­tros por per­so­na al día. Ti­ra­mos de la ca­de­na, co­ci­na­mos, nos la­va­mos las ma­nos, nos du­cha­mos, be­be­mos, re­ga­mos las plan­tas, mien­tras que en si­tua­cio­nes de emer­gen­cia en otras par­tes del mundo –con­flic­tos ar­ma­dos, desas­tres na­tu­ra­les o epi­de­mias–, el es­tán­dar in­ter­na­cio­nal mí­ni­mo es de 15 li­tros por per­so­na al día. Con esos 15 li­tros se de­be­rían cu­brir las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas más bá­si­cas de con­su­mo e hi­gie­ne. Pa­re­ce po­co, ¿ver­dad?

Pues bien, aquí en Ofua el pro­me­dio es de tan so­lo 8 li­tros por per­so­na al día. La gen­te so­bre­vi­ve, sí, ¿pe­ro po­de­mos de­cir que esa can­ti­dad del lí­qui­do vi­tal es su­fi­cien­te pa­ra lle­var una vi­da dig­na? Las con­se­cuen­cias de la fal­ta de agua y de hi­gie­ne re­sul­tan di­fí­ci­les de ima­gi­nar.

En ma­yo hi­ci­mos una en­cues­ta en el cam­po de Ofua y de­ter­mi­na­mos que me­nos del 20 por cien­to de las mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va re­ci­ben ayu­das pa­ra com­prar toa­llas hi­gié­ni­cas, un pro­duc­to que en el mer­ca­do lo­cal es de­ma­sia­do ca­ro pa­ra las re­fu­gia­das. Tam­po­co hay mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes que las su­mi­nis­tren de ma­ne­ra gra­tui­ta. Mu­chas mu­je­res no sa­len de ca­sa ni van a la es­cue­la por­que no tie­nen agua pa­ra la­var los tro­zos de te­la que uti­li­zan una y otra vez. Les da ver­güen­za oler mal y no es­tar lim­pias. Otro de los da­tos de la en­cues­ta re­ve­ló que la dia­rrea es uno de los pro­ble­mas de sa­lud más la­ten­tes pa­ra los ni­ños me­no­res de 5 años y que más de la mi­tad de la po­bla­ción no tie­ne ja­bón. Y otro da­to más: en es­te cam­po, al me­nos la mi­tad de los re­fu­gia­dos no sa­ben si ten­drán agua el día si­guien­te.

Esa fal­ta de ga­ran­tías es la que em­pu­ja a más del 80 por cien­to de la po­bla­ción del cam­po (es de­cir, a to­dos los que de­pen­den del agua de los ca­mio­nes) a es­pe­rar jun­to a los tan­ques cuan­do os­cu­re­ce, a pe­sar de que el 70 por cien­to tam­bién di­ce no sen­tir­se se­gu­ro cuan­do cae la no­che.

Char­les, un lí­der co­mu­ni­ta­rio muy al tan­to de los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad jun­to a los tan­ques, me lla­ma con fre­cuen­cia cuan­do pa­san las 6 de la tar­de pre­gun­tán­do­me si los ca­mio­nes lle­ga­rán o no. Él sa­be bien que son otras or­ga­ni­za­cio­nes las en­car­ga­das de la ad­mi­nis­tra­ción de los ca­mio­nes, pe­ro igual­men­te me lla­ma, tra­tan­do de en­con­trar de­ses­pe­ra­da­men­te res­pues­tas que mi­ti­guen la in­cer­ti­dum­bre de su co­mu­ni­dad. Yo, la­men­ta­ble­men­te, po­co pue­do de­cir­le.

No to­das las tie­rras que se asig­nan a los re­fu­gia­dos son cul­ti­va­bles y es ca­si cues­tión de suer­te re­ci­bir un te­rreno fér­til

FUEN­TES ALEJADAS

El pro­ble­ma del agua tie­ne mu­chas cau­sas, pe­ro un fac­tor fun­da­men­tal es el he­cho de que las fuen­tes exis­ten­tes no siem­pre es­tán si­tua­das en los lu­ga­res don­de la gen­te se ha asen­ta­do. Lle­var agua por el cam­po con ca­mio­nes que se atas­can en el ba­rro cuan­do

llue­ve, que se es­tro­pean con fre­cuen­cia o que sim­ple­men­te no pue­den ha­cer to­dos los via­jes ne­ce­sa­rios pa­ra que to­dos ten­gan agua los días, es muy cos­to­so e in­efi­caz. Sin em­bar­go, en la ma­yo­ría de lu­ga­res no hay otra so­lu­ción. No­so­tros he­mos em­pe­za­do a ins­ta­lar plan­tas po­ta­bi­li­za­do­ras que su­mi­nis­tran mi­llo­nes de li­tros de agua en al­gu­nos de los asen­ta­mien­tos de la zo­na, pe­ro de mo­men­to no lle­ga­mos a las zo­nas que lo ne­ce­si­tan.

No to­das las tie­rras que se asig­nan a los re­fu­gia­dos son cul­ti­va­bles y es ca­si cues­tión de suer­te re­ci­bir un te­rreno fér­til. De ma­ne­ra na­tu­ral sur­ge una pre­gun­ta: ¿por qué se asen­tó a los re­fu­gia­dos aquí si las au­to­ri­da­des ya sa­bían que eran zo­nas tre­men­da­men­te ári­das? Lo cier­to es que, in­de­pen­dien­te­men­te de que sean o no cul­ti­va­bles y de que los re­fu­gia­dos pue­dan de­jar de de­pen­der de las dis­tri­bu­cio­nes de ali­men­tos, es­tas tie­rras per­mi­ten al me­nos vi­vir le­jos de la vio­len­cia de Su­dán del Sur. Aun así, ¿es­to se pue­de con­si­de­rar vi­da dig­na?

Si las de­ci­sio­nes del sec­tor hu­ma­ni­ta­rio se ba­san en lo que la gen­te ne­ce­si­ta con ma­yor ur­gen­cia, en­ton­ces es­ta es una reali­dad has­ta cier­to pun­to es­pe­ra­da. Lo pri­me­ro que ne­ce­si­ta la gen­te es un lu­gar don­de pue­dan es­tar a sal­vo de la vio­len­cia y por eso se en­tien­de que no les im­por­te tan­to el re­fu­gio que les ofre­cen. Lo más im­por­tan­te es que pue­dan lle­gar a un lu­gar don­de ha­ya ser­vi­cios bá­si­cos de sa­lud, agua y co­mi­da. Es­toy de acuer­do, pe­ro aquí tam­po­co se dis­po­ne siem­pre de eso.

Du­ran­te una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria el su­mi­nis­tro de su­fi­cien­te agua po­ta­ble es un de­sa­fío y en el mo­men­to agu­do de la emer­gen­cia, la asis­ten­cia se brin­da en vir­tud de las ne­ce­si­da­des más bá­si­cas pa­ra la su­per­vi­ven­cia. Sin em­bar­go, en Ofua la po­bla­ción lle­va más de seis me­ses asen­ta­da en lu­ga­res que in­clu­so no se lla­man ofi­cial­men­te cam­pos de re­fu­gia­dos, sino asen­ta­mien­tos, por­que se pre­vé que to­das es­tas per­so­nas per­ma­ne­ce­rán en Ugan­da por un lar­go tiem­po. Con­tra­rio a es­to, Ali­ce y mu­chos otros aquí me co­men­tan con fre­cuen­cia que es­pe­ran vol­ver lo an­tes po­si­ble a Su­dán del Sur, don­de las co­sas an­tes eran dis­tin­tas. Quie­ren reha­cer sus vi­das, vol­ver a lo que con­si­de­ran es la nor­ma­li­dad. *Los equi­pos de MSF tra­ba­jan en Ofua, en el asen­ta­mien­to de Rhino, des­de prin­ci­pios de 2017. Han cons­trui­do y ges­tio­na­do un sis­te­ma de su­mi­nis­tro de agua a par­tir de dos po­zos de al­to ren­di­mien­to, des­de los que se lle­va el agua me­dian­te un sis­te­ma de tu­be­rías de ocho ki­ló­me­tros de lar­go, has­ta un de­pó­si­to cen­tral y 17 fuen­tes co­mu­na­les si­tua­das en dos zo­nas de Ofua. Tam­bién ofre­cen aten­ción mé­di­ca gra­tui­ta tan­to a re­fu­gia­dos sur­su­da­ne­ses co­mo a ugan­de­ses de la co­mu­ni­dad lo­cal en dos pues­tos de sa­lud y un cen­tro de sa­lud con ca­pa­ci­dad de hos­pi­ta­li­za­ción y sa­las de par­to. Es­tos pro­gra­mas em­plean a más de 200 per­so­nas con­tra­ta­das lo­cal­men­te, en­tre re­fu­gia­dos sur­su­da­ne­ses y re­si­den­tes ugan­de­ses.

Los re­fu­gia­dos se reúnen pa­ra re­co­ger el agua que lle­ga a uno de los tan­ques, en el asen­ta­mien­to de Pa­lo­rin­ya, en el nor­te de Ugan­da. Mé­di­cos Sin Fron­te­ras pro­du­ce un pro­me­dio de 2 mi­llo­nes de li­tros dia­rios de agua tra­ta­da, que trans­por­ta en ca­mio­nes pa­ra lue­go de­po­si­tar­los en los tan­ques.

Mu­chas mu­je­res no sa­len de ca­sa por­que no tie­nen con qué la­var los tro­zos de te­la que usan co­mo toa­llas hi­gié­ni­cas. La dia­rrea es re­cu­rren­te pues no hay ja­bón ni agua pa­ra la­var­se las ma­nos lue­go de cam­biar a los be­bés.

El ac­ce­so al agua po­ta­ble es uno de los prin­ci­pa­les re­tos en los cam­pos de re­fu­gia­dos.

Bom­bas de agua en el asen­ta­mien­to de re­fu­gia­dos de Pa­lo­rin­ya, en el nor­te de Ugan­da. Pa­ra el 5 de ma­yo de 2017, ha­bía más de 901.755 re­fu­gia­dos sur­su­da­ne­ses en Ugan­da. Se es­pe­ra que au­men­ten a ca­si un mi­llón a fi­na­les de año. Al­re­de­dor del 86 por cien­to de los re­fu­gia­dos en Ugan­da son mu­je­res y ni­ños me­no­res de 18 años. Ca­da se­ma­na lle­ga un pro­me­dio de 2 mil nue­vos re­fu­gia­dos.

Pa­ra el su­mi­nis­tro de agua, Mé­di­cos Sin Fron­te­ras ha cons­trui­do po­zos ar­te­sa­na­les. El agua se dis­tri­bu­ye en los di­fe­ren­tes tan­ques a lo lar­go del cam­pa­men­to. Aquí es­tán los ca­mio­nes cisterna en el cam­pa­men­to Bi­di­bi­di.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.