Ho­ra de cam­biar el ‘chip’

Los paí­ses y ciu­da­des que más han avan­za­do en el ma­ne­jo de re­si­duos tie­nen im­por­tan­tes lec­cio­nes pa­ra Co­lom­bia. Es fun­da­men­tal de­jar de pen­sar en ellos co­mo desechos pa­ra con­ce­bir­los co­mo re­cur­sos.

Semana Sostenible - - SUMARIO -

LA CON­TI­NUI­DAD FUE LA CLA­VE EN SAN FRAN­CIS­CO

La ciu­dad ca­li­for­nia­na le ha­ce hon­ra a su pa­sa­do co­mo cu­na del mo­vi­mien­to hip­pie. Des­de 2002, es­ta­ble­ció la me­ta de lo­grar un es­que­ma de Ce­ro Des­per­di­cios. Ha­ber­se man­te­ni­do en ese ca­mino, a pe­sar de que la Al­cal­día ha cam­bia­do de ma­nos (aun­que no de par­ti­do) tres ve­ces, le ha per­mi­ti­do a la ciu­dad lle­gar a re­uti­li­zar y re­ci­clar el 80 por cien­to de sus re­si­duos.

San Fran­cis­co ini­ció un pi­lo­to pa­ra el apro­ve­cha­mien­to de los re­si­duos or­gá­ni­cos en el sec­tor de ho­te­les y res­tau­ran­tes, en don­de em­pe­zó a co­brar mu­cho me­nos por la re­co­lec­ción de re­si­duos que hu­bie­ran si­do se­pa­ra­dos ade­cua­da­men­te. En lu­gar de ha­bi­li­tar re­lle­nos nue­vos, abrie­ron un gran cen­tro de com­pos­ta­je en don­de se apro­ve­chan los desechos or­gá­ni­cos pa­ra su pos­te­rior ven­ta den­tro del com­pe­ti­ti­vo sec­tor agrí­co­la de su re­gión. Des­pués del éxi­to ini­cial, au­men­ta­ron el al­can­ce del pro­gra­ma pa­ra cu­brir ho­ga­res de for­ma vo­lun­ta­ria. El re­sul­ta­do fue un in­cre­men­to de 42 a 60 por cien­to en el re­ci­cla­je en­tre 2001 y 2005.

Ya pa­ra 2009, el re­ci­cla­je y el com­pos­ta­je eran obli­ga­to­rios: ca­da ca­sa o edi­fi­cio re­ci­be una cuen­ta de­ta­lla­da de la basura que pro­du­cen. Los cos­tos de la re­co­lec­ción se re­du­cen en la me­di­da en que se in­cre­men­ta el ma­te­rial pa­ra com­pos­tar o re­ci­clar, mien­tras que se im­po­nen mul­tas en­tre 100 y 1.000 dó­la­res a quie­nes no dis­po­nen ade­cua­da­men­te de su basura.

Una me­di­da me­nos vi­si­ble pe­ro de al­to impacto fue la del ma­ne­jo de los es­com­bros, uno de los prin­ci­pa­les re­tos en el ca­so co­lom­biano. Tras una de­li­ca­da ne­go­cia­ción, la ad­mi­nis­tra­ción lo­gró que la in­dus­tria de la cons­truc­ción se hi­cie­ra res­pon­sa­ble de la re­co­lec­ción y dis­po­si­ción de por lo me­nos dos ter­cios de los es­com­bros que se de­ri­van de sus ac­ti­vi­da­des. Ade­más, la ciu­dad prohi­bió la dis­tri­bu­ción gra­tui­ta de bol­sas de plás­ti­co y la dis­tri­bu­ción o ven­ta de bo­te­llas plás­ti­cas pe­que­ñas en to­dos los es­pa­cios pú­bli­cos de la ciu­dad.

SUECIA: BASURA CE­RO DE VER­DAD

Es pro­ba­ble que los sue­cos vi­van en el país más avan­za­do en ma­ne­jo de re­si­duos. Hoy, 99 por cien­to de los desechos que pro­du­cen los ho­ga­res se apro­ve­cha co­mo pro­duc­to de un lar­go pro­ce­so de trans­for­ma­ción que ini­ció en la dé­ca­da de los se­ten­ta, cuan­to ya se re­ci­cla­ba el 38 por cien­to de los re­si­duos do­mi­ci­lia­rios.

Ade­más de la edu­ca­ción, una de las me­di­das que ha lle­va­do a es­te re­sul­ta­do ejem­plar es que hay pun­tos de re­ci­cla­je a no más de 300 me­tros de to­das las zo­nas re­si­den­cia­les del país. Los desechos or­gá­ni­cos no se en­tie­rran sino que pa­san por pro­ce­sos de com­pos­ta­je pa­ra su apro­ve­cha­mien­to. En las plan­tas de in­ci­ne­ra­ción, don­de se dis­po­ne de los ele­men­tos no apro­ve­cha­bles, se ge­ne­ra ener­gía pa­ra el con­su­mo lo­cal. El hu­mo de­ri­va­do de es­te pro­ce­so pa­sa por fil­tros se­cos y agua, ade­más, el lo­do del fil­tro de agua se uti­li­za pa­ra re­lle­nar mi­nas aban­do­na­das.

Aun­que so­lo el 1 por cien­to de los re­si­duos se en­tie­rra, los sue­cos con­si­de­ran su­bir el cos­to de la re­co­lec­ción de ba­su­ras pa­ra in­cre­men­tar los in­cen­ti­vos pa­ra su re­duc­ción.

SIN­GA­PUR RES­PON­DE A SUS LÍ­MI­TES NA­TU­RA­LES

Sin­ga­pur sa­be de res­tric­cio­nes ab­so­lu­tas: con una po­bla­ción de 5,5 mi­llo­nes de per­so­nas en una ex­ten­sión de 700 km2, es­ta ciu­dad-es­ta­do no tie­ne la po­si­bi­li­dad de sa­cri­fi­car es­pa­cio pa­ra en­te­rrar o bo­tar re­si­duos. Ade­más de im­ple­men­tar un sis­te­ma de ta­ri­fas pa­ra in­cen­ti­var la re­duc­ción de ba­su­ras, la so­lu­ción ha si­do la in­ci­ne­ra­ción. Hoy se que­man más de 8.200 to­ne­la­das de re­si­duos al día re­cu­rrien­do a la más al­ta tec­no­lo­gía pa­ra li­mi­tar la con­ta­mi­na­ción del ai­re. Más de 1.000 ho­ga­res se abas­te­cen de ener­gía co­mo re­sul­ta­do de ese pro­ce­so.

EL CA­SO DE LOS RE­SI­DUOS EN LA UNIÓN EU­RO­PEA

Se­gún la Agen­cia Am­bien­tal Eu­ro­pea (Eu­ro­pean En­vi­ron­ment Agency, EEA por sus si­glas en in­glés) el cambio gra­dual del enfoque que con­ce­bía los re­si­duos co­mo basura pa­ra hoy con­si­de­rar­los co­mo re­cur­sos, no so­lo ha pro­du­ci­do me­jo­ras en las con­di­cio­nes am­bien­ta­les del vie­jo con­ti­nen­te, sino que ade­más abrió las com­puer­tas a un nue­vo sec­tor eco­nó­mi­co que po­dría crear has­ta 400.000 nue­vos em­pleos pa­ra 2020.

Las me­di­das que la Unión Eu­ro­pea ha to­ma­do des­de la dé­ca­da de los no­ven­ta han in­clui­do le­gis­la­ción pa­ra re­du­cir los re­si­duos que se pro­du­cen en los em­pa­ques, la fa­bri­ca­ción y fun­cio­na­mien­to de los vehícu­los y los ma­te­ria­les eléc­tri­cos y elec­tró­ni­cos. Ade­más, los 28 paí­ses han acor­da­do im­por­tan­tes me­di­das y guías orien­ta­do­ras pa­ra me­jo­rar las op­cio­nes de dis­po­si­ción en re­lle­nos sa­ni­ta­rios, en la in­dus­tria del tra­ta­mien­to de re­si­duos y en su in­ci­ne­ra­ción. Han pro­du­ci­do tam­bién le­gis­la­ción en di­se­ños eco­ló­gi­cos y res­tric­cio­nes en el uso de sus­tan­cias pe­li­gro­sas.

Se­gún la EEA, la ge­ne­ra­ción de re­si­duos en la ma­nu­fac­tu­ra en los 28 paí­ses miem­bros y No­rue­ga se re­du­jo 25 por cien­to en­tre 2004 y 2012, a pe­sar de un in­cre­men­to de 7 por cien­to en la pro­duc­ción del sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro. Por su par­te, en el sec­tor ser­vi­cios, los re­si­duos dis­mi­nu­ye­ron un 23 por cien­to a pe­sar de que la pro­duc­ción del sec­tor au­men­tó un 13 por cien­to en el mis­mo pe­rio­do.

Es­tos avan­ces se han lo­gra­do a pe­sar de que un im­por­tan­te pa­que­te de me­di­das pa­ra in­cen­ti­var la economía cir­cu­lar (la me­ta de que el ma­yor nu­me­ro de re­cur­sos re­tor­ne a los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos una y otra vez) fue fre­na­do en 2014 en gran par­te por em­pre­sas preo­cu­pa­das por la com­pe­ti­ti­vi­dad. Las me­di­das que se in­cluían y que se­rán ob­je­to de aná­li­sis y pro­ce­sos gra­dua­les in­cluían la prohi­bi­ción to­tal de la dis­po­si­ción en bo­ta­de­ros o re­lle­nos de ma­te­ria­les re­ci­cla­bles, aca­bar con la exis­ten­cia de to­dos los re­lle­nos pa­ra 2030, así co­mo pro­fun­di­zar la res­pon­sa­bi­li­dad ex­ten­di­da del pro­duc­tor y am­pliar­la a nue­vos sec­to­res.

OPORTUNIDADES EN CO­LOM­BIA

Se­gún el diag­nós­ti­co de la Mi­sión de Cre­ci­mien­to Ver­de que li­de­ra el De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Pla­nea­ción, “Co­lom­bia con­su­me 1,3 ve­ces me­nos ma­te­ria­les pa­ra ge­ne­rar 1 dó­lar que los paí­ses de in­gre­so me­dio al­to y 2,8 ve­ces más que la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (Oc­de)”. De es­to se de­ri­va que nues­tros re­tos se re­fie­ran tan­to a la pro­duc­ción co­mo a la dis­po­si­ción. El es­pa­cio pa­ra la me­jo­ra, en tér­mi­nos de re­ci­cla­je, es enor­me pues­to que se re­ci­cla úni­ca­men­te el 17 por cien­to de los re­si­duos.

El es­que­ma de res­pon­sa­bi­li­dad ex­ten­di­da, es de­cir, cuan­do los pro­duc­to­res se ha­cen car­go de sus pro­duc­tos más allá de la fa­bri­ca­ción y co­mer­cia­li­za­ción pa­ra in­cluir la eta­pa de re­co­lec­ción, re­ci­cla­je y dis­po­si­ción fi­nal, se ins­tru­men­tó en Co­lom­bia en­tre 2009 y 2013 pa­ra pla­gui­ci­das, me­di­ca­men­tos, ba­te­rías, plo­mo, áci­do, pi­las, llan­tas, bom­bi­llas y compu­tado­res. Aun­que los re­sul­ta­dos di­fie­ren por sec­to­res y ele­men­tos, el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te bus­ca, por re­co­men­da­ción de la Oc­de, am­pliar la nor­ma­ti­vi­dad es­te año, pa­ra in­cluir los em­pa­ques y bo­te­llas de con­su­mo ma­si­vo.

Suecia en­tie­rra so­lo el 1 por cien­to de sus re­si­duos. El res­to lo uti­li­za en ge­ne­ra­ción de ener­gía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.