Car­ne de con­tra­ban­do: un ries­go pa­ra la sa­lud

Semana Sostenible - - IMPACTO -

Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Vi­gi­lan­cia de Me­di­ca­men­tos y Ali­men­tos (In­vi­ma), la car­ne y los pro­duc­tos cár­ni­cos co­mes­ti­bles de­ben pro­ve­nir de plan­tas de be­ne­fi­cio, des­pos­te o de acon­di­cio­na­mien­to au­to­ri­za­das por ellos y de­ben trans­por­tar­se en vehícu­los ins­cri­tos y au­to­ri­za­dos por las en­ti­da­des te­rri­to­ria­les de Sa­lud. Ade­más, los ex­pen­dios que ven­den es­tos pro­duc­tos tam­bién re­quie­ren una au­to­ri­za­ción de esas en­ti­da­des.

Sin em­bar­go, exis­ten plan­tas de sa­cri­fi­cio que los ex­pen­de­do­res de car­ne no usan de­bi­do a la dis­tan­cia de las ca­be­ce­ras ur­ba­nas. Co­mo con­se­cuen­cia de es­to, la Po­li­cía de Ca­ra­bi­ne­ros y Se­gu­ri­dad Ru­ral ha iden­ti­fi­ca­do un in­cre­men­to en el nú­me­ro de fin­cas don­de se rea­li­zan sa­cri­fi­cios sin las con­di­cio­nes de hi­gie­ne y sa­lu­bri­dad, lo que con­du­ce a que es­ta car­ne se ven­da a pre­cios más ba­jos y por lo tan­to re­pre­sen­te un ma­yor ries­go en sa­lud pú­bli­ca.

Cuan­do las au­to­ri­da­des iden­ti­fi­can car­ne de con­tra­ban­do o que sen­ci­lla­men­te no cum­ple las con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias, la in­cau­tan y pos­te­rior­men­te la de­jan a dis­po­si­ción de las Se­cre­ta­rías de Sa­lud de los mu­ni­ci­pios. “Esas en­ti­da­des asu­men el ma­ne­jo de la car­ne y a tra­vés de in­ge­nie­ros de ali­men­tos ve­ri­fi­can sus con­di­cio­nes. Si se iden­ti­fi­ca un ries­go de con­ta­mi­na­ción se no­ti­fi­ca a las per­so­nas a las que se les ha he­cho la in­cau­ta­ción y se in­ci­ne­ra in­me­dia­ta­men­te pa­ra evi­tar en­fer­me­da­des”, ase­gu­ra el ge­ne­ral Ro­dri­go Gon­zá­lez, di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros y Se­gu­ri­dad Ru­ral de la Po­li­cía.

A pe­sar de es­to, es di­fí­cil con­fir­mar si in­ci­ne­ran to­da la car­ne. Ca­da vez más ga­na­de­ros

ase­gu­ran que al­gu­nos fun­cio­na­rios de la Po­li­cía y de las Se­cre­ta­rías de Sa­lud ne­go­cian el pro­duc­to en el mis­mo mer­ca­do ne­gro al que pre­sun­ta­men­te pre­ten­den de­bi­li­tar. Lo peor es que no hay me­ca­nis­mos efi­cien­tes pa­ra con­tro­lar es­ta nue­va for­ma de co­rrup­ción.

Se­ma­na Sostenible se co­mu­ni­có con el In­vi­ma pa­ra co­no­cer los con­tro­les que rea­li­za. En la en­ti­dad ase­gu­ra­ron que “so­mos la au­to­ri­dad sa­ni­ta­ria que ins­pec­cio­na, vi­gi­la y con­tro­la la eta­pa de trans­for­ma­ción de la ca­de­na pro­duc­ti­va de la car­ne, con­for­me a las com­pe­ten­cias es­ta­ble­ci­das en la Ley 1122 de 2007. En es­te sen­ti­do, con­ta­mos con pre­sen­cia de ins­pec­to­res per­ma­nen­tes del In­vi­ma en to­dos los ma­ta­de­ros de Co­lom­bia”.aun así, el pro­ble­ma, co­mo ya se in­di­có, es­tá en los ma­ta­de­ros ile­ga­les y en la in­cau­ta­ción de car­ne de con­tra­ban­do. No se ve­ri­fi­ca el cum­pli­mien­to de to­da esa nor­ma­ti­va pues ca­da se­cre­ta­ría re­co­lec­ta y ma­ne­ja la in­for­ma­ción sin ren­dir cuen­tas a nin­gún ór­gano cen­tra­li­za­do. De he­cho, el mis­mo In­vi­ma le in­di­có a es­te me­dio que “la fuen­te de in­for­ma­ción so­bre la ubi­ca­ción de los ex­pen­dios de­tec­ta­dos que fun­cio­nan ile­gal­men­te o no cum­plen con las con­di­cio­nes de sa­lu­bri­dad son es­tas en­ti­da­des”.

Con to­do lo an­te­rior, y a pe­sar de los es­fuer­zos ac­tua­les, lo cier­to es que fal­ta una le­gis­la­ción más fuer­te que per­mi­ta con­tro­lar el ro­bo de ga­na­do y so­bre to­do el con­tra­ban­do de los ani­ma­les des­pre­sa­dos. Mien­tras es­to no me­jo­re se­gui­rá exis­tien­do un ries­go la­ten­te so­bre la sa­lud de ca­si to­dos los co­lom­bia­nos ya que la car­ne de res es la se­gun­da pro­teí­na más con­su­mi­da en Co­lom­bia (so­lo su­pe­ra­da por el po­llo), con un pro­me­dio de 18,6 ki­lo­gra­mos al año por per­so­na, se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio so­bre con­su­mo de car­ne pu­bli­ca­do por la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Avi­cul­to­res de Co­lom­bia (Fe­na­vi).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.