Co­lom­bia sa­ca la ca­ra por los pal­me­ros del mundo

A pe­sar de la ma­la fa­ma que afec­ta al cul­ti­vo y a la pro­duc­ción de acei­te de pal­ma afri­ca­na en el mundo, el país tra­ba­ja pa­ra que sea po­si­ble ge­ne­rar de­sa­rro­llo en el cam­po sien­do ami­ga­ble con el me­dioam­bien­te e in­clu­so con­ser­van­do la bio­di­ver­si­dad.

Semana Sostenible - - RESPONSABILIDAD SOCIAL -

El mer­ca­do del acei­te de pal­ma se en­fren­ta a una di­fí­cil si­tua­ción repu­tacio­nal en el mundo. Cam­pa­ñas di­gi­ta­les que ha­blan del impacto am­bien­tal del cul­ti­vo en al­gu­nos paí­ses asiá­ti­cos, ca­bil­deo en el par­la­men­to eu­ro­peo pa­ra exi­gir su prohi­bi­ción y has­ta una app pa­ra iden­ti­fi­car los ali­men­tos que lo usan co­mo in­su­mo, son al­gu­nas de las es­tra­te­gias me­dian­te las cua­les or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­lis­tas bus­can des­es­ti­mu­lar el con­su­mo de es­ta ma­te­ria pri­ma.

“Pa­ra na­die es un se­cre­to que la pal­mi­cul­tu­ra ha si­do cues­tio­na­da en los úl­ti­mos años por al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les, que con ba­se en la ex­pe­rien­cia de otros paí­ses, la han vis­to co­mo una ame­na­za pa­ra la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca de los lu­ga­res don­de se es­ta­ble­ce”, da a co­no­cer Jens Me­sa Dis­hing­ton, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Fe­de­pal­ma. Es­ta fa­ma no es gra­tui­ta. En Ma­la­sia e In­do­ne­sia, por ejem­plo, la im­plan­ta­ción de es­te cul­ti­vo sig­ni­fi­có una ca­tás­tro­fe am­bien­tal. En es­te úl­ti­mo país, se­gún la ONG Green­pea­ce, en la pa­sa­da dé­ca­da se de­rri­ba­ron 1,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas de bos­ques y sel­vas a cos­ta de la pal­ma afri­ca­na.

Es­ta des­truc­ción es hoy una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes que alien­tan las cam­pa­ñas in­ter­na­cio­na­les pa­ra eli­mi­nar el uso del acei­te de pal­ma. Sin em­bar­go, en Co­lom­bia la ex­pan­sión del cul­ti­vo de pal­ma de acei­te ha re­co­rri­do un ca­mino com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Las 500.000 hec­tá­reas que es­tán sem­bra­das en la ac­tua­li­dad, que con­vier­ten al país en el cuar­to pro­duc­tor mun­dial y el pri­me­ro de La­ti­noa­mé­ri­ca, no son pro­duc­to de la de­fo­res­ta­ción. Es más, el impacto en es­te sen­ti­do ha si­do mí­ni­mo.

Es­ta te­sis es res­pal­da­da por dos es­tu­dios aca­dé­mi­cos de 2016, ela­bo­ra­dos en las uni­ver­si­da­des de Puer­to Ri­co y de Du­ke en Es­ta­dos Uni­dos, que in­di­can que en Co­lom­bia no hay una re­la­ción en­tre la ex­pan­sión de la pal­ma acei­te­ra y la des­apa­ri­ción de los bos­ques vír­ge­nes del país. Si bien los re­sul­ta­dos de di­chas in­ves­ti­ga­cio­nes no son con­clu­yen­tes, sí pro­veen se­rios in­di­cios de que en Co­lom­bia la con­so­li­da­ción de es­ta agroin­dus­tria no ha si­do una con­se­cuen­cia de la de­pre­da­ción de sus eco­sis­te­mas.

Con to­do, las preo­cu­pa­cio­nes am­bien­ta­les no se re­du­cen úni­ca­men­te a la de­fo­res­ta­ción. En el se­gun­do país más bio­di­ver­so del mundo, la va­rie­dad y el equi­li­brio bio­ló­gi­co se pue­den ver afec­ta­dos por el es­ta­ble­ci­mien­to de gran­des su­per­fi­cies sem­bra­das con pal­ma de acei­te. Es­to no so­lo se evi­den­cia con la des­apa­ri­ción o el des­pla­za­mien­to de es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les, sino, co­mo ex­pli­ca el ex mi­nis­tro de Am­bien­te Ma­nuel Ro­drí­guez,

con la ge­ne­ra­ción de nue­vos ti­pos de pla­gas acen­tua­das por el uso de pes­ti­ci­das y por la ex­ten­sión de los mo­no­cul­ti­vos.

Ad­ver­ti­dos so­bre ese ries­go, el Ins­ti­tu­to Hum­boldt, WWF Co­lom­bia, Fe­de­pal­ma y Ce­ni­pal­ma, for­mu­la­ron e ini­cia­ron la im­ple­men­ta­ción des­de 2012 del pro­yec­to “Pai­sa­je Pal­me­ro Bio­di­ver­so”, una ini­cia­ti­va fi­nan­cia­da por el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo (BID), con re­cur­sos del Fon­do pa­ra el Me­dio Am­bien­te Mun­dial (GEF). Se tra­ta de una apues­ta pa­ra ma­te­ria­li­zar el com­pro­mi­so del país con el de­sa­rro­llo de una agroin­dus­tria sostenible, ca­paz de ce­rrar bre­chas am­bien­ta­les y de di­fe­ren­ciar­se de otros sec­to­res y paí­ses pro­duc­to­res de acei­te de pal­ma. El pro­pó­si­to es crear una ru­ta de na­ve­ga­ción cla­ra pa­ra in­cor­po­rar va­ria­bles am­bien­ta­les en la pla­ni­fi­ca­ción de los cul­ti­vos e im­ple­men­tar prác­ti­cas agroe­co­ló­gi­cas que pro­te­jan la bio­di­ver­si­dad y a la vez con­tri­bu­yan al au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad.

El pro­yec­to eje­cu­ta ac­cio­nes en tres es­ca­las de in­ter­ven­ción, en los de­par­ta­men­tos de Mag­da­le­na y Me­ta. En la pri­me­ra, de ca­rác­ter re­gio­nal, se di­se­ña una he­rra­mien­ta que brin­da in­for­ma­ción am­bien­tal es­tra­té­gi­ca pa­ra orien­tar la pla­ni­fi­ca­ción de los nue­vos cul­ti­vos o la ex­pan­sión de los exis­ten­tes. Con ello, se bus­ca pre­ve­nir el impacto que ge­ne­ra­ría el es­ta­ble­ci­mien­to de cul­ti­vos de pal­ma de acei­te en eco­sis­te­mas o áreas de im­por­tan­cia am­bien­tal.

En la se­gun­da, a ni­vel del pai­sa­je, el pro­yec­to es­ta­ble­ce cri­te­rios pa­ra el di­se­ño de los pre­dios pal­me­ros, que in­clu­yan no so­lo áreas de siem­bra de pal­ma de acei­te, sino tam­bién ele­men­tos del en­torno na­tu­ral ta­les co­mo cer­cas vi­vas o pe­que­ños co­rre­do­res de co­nec­ti­vi­dad que per­mi­tan el pa­so de es­pe­cies o la pro­tec­ción de par­ches de bos­que o hu­me­da­les, que sir­ven de há­bi­tat pa­ra es­pe­cies en­dé­mi­cas o aves mi­gra­to­rias. Pa­ra ello se ela­bo­ra­ron es­tu­dios pa­ra iden­ti­fi­car la bio­di­ver­si­dad (es­pe­cies y eco­sis­te­mas) y los ser­vi­cios am­bien­ta­les y so­cia­les pre­sen­tes en la zo­na. Esos in­su­mos ali­men­tan pla­nes de ma­ne­jo orien­ta­dos a re­du­cir la pre­sión so­bre la bio­di­ver­si­dad y apor­tar al equi­li­brio eco­ló­gi­co.

Fi­nal­men­te, en la es­ca­la pre­dial, se han di­se­ña­do has­ta el mo­men­to 148 ins­tru­men­tos de pla­ni­fi­ca­ción a ni­vel de fin­ca (Pla­nes Fin­ca), con el fin de orien­tar la adop­ción de bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, el de­sa­rro­llo de pla­nes de ma­ne­jo pa­ra la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad y el es­ta­ble­ci­mien­to de he­rra­mien­tas de ma­ne­jo del pai­sa­je en los pre­dios de los pal­mi­cul­to­res be­ne­fi­cia­rios del pro­yec­to.

Jo­sé Luis Mar­tí­nez tra­ba­ja en una de las 148 pe­que­ñas y me­dia­nas fin­cas pal­me­ras be­ne­fi­cia­rias que es­tán cam­bian­do sus prác­ti­cas tra­di­cio­na­les por otras más res­pe­tuo­sas con el en­torno na­tu­ral. En el pre­dio, ubi­ca­do en Tu­cu­rin­ca, Mag­da­le­na, ha em­pe­za­do a cui­dar las es­pe­cies que lo vi­si­tan y a res­pe­tar la ron­da del río que sur­te sus cul­ti­vos. “Cuan­do cui­da­mos el río y no ta­la­mos sus bor­des, evi­ta­mos que ha­ya ero­sión y en épo­cas de llu­vias no nos va­mos a ver afec­ta­dos por inun­da­cio­nes”, ex­pli­ca Mar­tí­nez.

Así mis­mo, es­tá sem­bran­do pe­que­ños bos­ques de gua­duas y ro­bles den­tro del cul­ti­vo. “Con eso les doy alo­ja­mien­to a los ani­ma­les que vie­nen a la fin­ca y tam­bién per­mi­to que exis­tan los in­sec­tos que me sir­ven pa­ra el con­trol bio­ló­gi­co en la plan­ta­ción”, di­ce el cam­pe­sino.

Gra­cias a es­te pro­yec­to se han lo­gra­do re­gis­trar en las zo­nas sem­bra­das con pal­ma de acei­te y en las áreas ale­da­ñas al cul­ti­vo más de 1.000 es­pe­cies de plan­tas; 90 de ma­mí­fe­ros, an­fi­bios y rep­ti­les; y más de 300 es­pe­cies de aves, mu­chas de ellas ca­ta­lo­ga­das co­mo un Al­to Va­lor de Con­ser­va­ción.

Así, la in­dus­tria de la pal­ma de acei­te en Co­lom­bia ra­ti­fi­ca su com­pro­mi­so con la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal. Si bien en otros paí­ses es­te cul­ti­vo ha te­ni­do im­pac­tos ne­ga­ti­vos en el am­bien­te, en Co­lom­bia se ha con­ver­ti­do en el ejem­plo de que el sec­tor em­pre­sa­rial pue­de apor­tar al de­sa­rro­llo del cam­po sin des­truir la na­tu­ra­le­za. “Fe­de­pal­ma no so­lo es­tá con­ven­ci­da de la con­ve­nien­cia que es­to re­pre­sen­ta pa­ra el me­dio am­bien­te, sino tam­bién es un ex­ce­len­te ne­go­cio pa­ra los pal­mi­cul­to­res, ya que cui­dar la bio­di­ver­si­dad pro­pia de ca­da zo­na con­tri­bu­ye a eli­mi­nar las pla­gas y en­fer­me­da­des y per­mi­te un cul­ti­vo más sostenible am­bien­tal, so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te ”, con­clu­ye Me­sa Dis­hing­ton.

*Es­te ar­tícu­lo ha­ce par­te de una se­rie de cua­tro in­for­mes so­bre la reali­dad del cul­ti­vo de pal­ma de acei­te en Co­lom­bia.

Gra­cias al pro­yec­to Pai­sa­je Pal­me­ro Bio­di­ver­so se han re­gis­tra­do cien­tos de es­pe­cies iden­ti­fi­ca­das co­mo un Al­to Va­lor de Con­ser­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.