Pa­sa­do y fu­tu­ro de una tra­di­ción

A pe­sar de te­ner una cen­te­na­ria his­to­ria mi­ne­ra, Ca­li­for­nia en­fren­ta va­rios re­tos por de­lan­te pa­ra con­ver­tir por fin es­ta ri­que­za en fuen­te de de­sa­rro­llo sostenible. Mi­ne­sa pue­de ser fun­da­men­tal en ese pro­pó­si­to.

Semana Sostenible - - RESPONSABILIDAD SOCIAL -

Aes­ca­sos 51 Ki­ló­me­tros de Bu­ca­ra­man­ga, la ca­pi­tal de San­tan­der, se en­cuen­tra el mu­ni­ci­pio de Ca­li­for­nia. En­tre mon­ta­ñas im­po­nen­tes que pa­re­cen res­guar­dar ce­lo­sa­men­te es­ta pe­que­ña po­bla­ción, vi­ven ca­si 3.000 ha­bi­tan­tes que se be­ne­fi­cian de los mu­chos cuer­pos de agua que ba­jan del pá­ra­mo, la bio­di­ver­si­dad que es­tos ali­men­ta y los in­men­sos de­pó­si­tos de me­ta­les pre­cio­sos co­mo el oro y la pla­ta.

En to­do el cen­tro de la pla­za prin­ci­pal es­tá el mo­nu­men­to del mi­ne­ro, una es­ta­tua con la for­ma de un hom­bre de ta­ma­ño na­tu­ral ador­na­da con in­crus­ta­cio­nes do­ra­das que re­pre­sen­ta la im­por­tan­cia que la mi­ne­ría ha te­ni­do y si­gue te­nien­do en Ca­li­for­nia. No so­lo en la economía de es­te mu­ni­ci­pio y sus al­re­de­do­res, sino en la me­mo­ria y la tra­di­ción de ca­da una de las fa­mi­lias que lo ha­bi­tan.

LA TRA­DI­CIÓN

Por una ca­lle des­ta­pa­da y an­gos­ta que se­pa­ra la mon­ta­ña de una hi­le­ra de ca­sas que bor­dean la que­bra­da Chi­ca­gua, se lle­ga a la ca­sa de Mi­guel Sa­fra. Con sus más de 70 años re­cuer­da cla­ra­men­te có­mo en su ju­ven­tud co­men­zó a ba­re­quear de la mano de su tío. Co­mo las jor­na­das de tra­ba­jo da­ban sus fru­tos rá­pi­da­men­te, nun­ca pen­só en una ac­ti­vi­dad di­fe­ren­te pa­ra ga­nar di­ne­ro. Ni si­quie­ra en las épo­cas de vio­len­cia cuan­do los gru­pos ar­ma­dos lle­ga­ban a los pe­que­ños si­tios de aco­pio pa­ra lle­var­se la ma­yo­ría del pro­duc­to re­co­gi­do.

Mi­ne­sa tie­ne el re­to de ayu­dar a que la tra­di­ción mi­ne­ra con­vi­va con otras al­ter­na­ti­vas de vi­da

Sus hi­jos tam­bién se de­di­can esa ac­ti­vi­dad, pe­ro no han te­ni­do la mis­ma suer­te que él. La in­cer­ti­dum­bre de los úl­ti­mos años y la le­ga­li­za­ción de los di­fe­ren­tes tí­tu­los mi­ne­ros que an­tes eran de uso co­mún en Ca­li­for­nia, han ge­ne­ra­do el des­pla­za­mien­to de al­gu­nos de ellos ha­cia mu­ni­ci­pios ve­ci­nos pa­ra bus­car nue­vos lu­ga­res de ex­plo­ta­ción, con lo que de to­das for­mas ter­mi­nan vin­cu­la­dos a la mi­ne­ría in­for­mal.

Sa­fra, ya re­ti­ra­do de la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra, es­pe­ra en su ca­sa a que se de­fi­na qué va a pa­sar con él y sus ve­ci­nos. Des­de la com­pra de la ma­yo­ría de los tí­tu­los mi­ne­ros que ro­dean su ca­sa han pa­sa­do em­pre­sas na­cio­na­les y mul­ti­na­cio­na­les in­ten­tan­do re­to­mar las ac­ti­vi­da­des de ex­trac­ción, pe­ro fi­nal­men­te nin­gu­na ha lo­gra­do per­ma­ne­cer en la zo­na. Ya no re­cuer­da en cuán­tas reunio­nes ha es­ta­do, ni cuán­tas co­sas les han pro­me­ti­do, pe­ro sí es­tá cons­cien­te de que la ex­trac­ción de oro no pue­de se­guir sien­do co­mo cuan­do él co­men­zó.

Los prin­ci­pa­les cam­bios han si­do la re­la­ción con los tra­ba­ja­do­res mi­ne­ros y los cri­te­rios am­bien­ta­les en la ex­plo­ta­ción que an­tes no se te­nían muy en cuen­ta. “Cuan­do lle­ga­ron las pri­me­ras em­pre­sas que con­tra­ta­ban per­so­nal se vie­ron be­ne­fi­cios que no sa­bía­mos que exis­tían”, ex­pli­ca Mi­guel, “pe­ro ade­más nos en­se­ña­ron a te­ner un con­trol y cui­da­do con el río que ha si­do tan ge­ne­ro­so con no­so­tros”.

LOS OTROS CA­MI­NOS

Jor­ge Gar­cía, ha­bi­tan­te de Su­ra­tá, mu­ni­ci­pio ve­cino de Ca­li­for­nia, ha vi­vi­do du­ran­te sus 60 años de la agri­cul­tu­ra. Su ca­sa, le­van­ta­da en me­dio de un pai­sa­je bos­co­so, es­tá ro­dea­da por cul­ti­vos de ca­fé. Él re­cuer­da que en sus me­jo­res épo­cas al­can­zó a te­ner has­ta 500 ma­tas, pe­ro aho­ra ya so­lo le que­dan me­nos de 100.

Las bon­da­des del sue­lo de Su­ra­tá son in­fi­ni­tas, pe­ro nun­ca se ha vis­to un gran pro­gre­so eco­nó­mi­co en las fa­mi­lias cam­pe­si­nas que se de­di­can a la agri­cul­tu­ra. No so­lo por la fal­ta de apo­yo por par­te de las en­ti­da­des en­car­ga­das de es­tos te­mas, sino por­que la mano de obra siem­pre ha si­do es­ca­sa.

La mi­ne­ría de oro des­pla­zó la po­si­bi­li­dad de otras ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. Los di­vi­den­dos de las du­ras jor­na­das agrí­co­las no son com­pa­ra­bles con las ga­nan­cias ob­te­ni­das con mu­cho me­nos es­fuer­zo en la mi­ne­ría in­for­mal. “No hay

quien tra­ba­je la tierra”, di­ce Gar­cía, y por eso que ca­da vez es más di­fí­cil man­te­ner­se cul­ti­van­do en la zo­na. “El oro y los me­ta­les pre­cio­sos que se en­cuen­tran en es­ta zo­na no van a des­apa­re­cer y la ne­ce­si­dad de ex­traer­los siem­pre va a es­tar pre­sen­te en es­tas co­mu­ni­da­des”, re­co­no­ce Gar­cía. “La es­pe­ran­za que te­ne­mos to­dos los que nos de­di­ca­mos a la­brar la tierra es que con la le­ga­li­za­ción de la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra se re­gu­le la vin­cu­la­ción de la gen­te a es­ta la­bor y que la em­pre­sa que ob­ten­ga la Li­cen­cia Am­bien­tal nos ayu­de a in­cen­ti­var otro ti­po de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, co­mo la agri­cul­tu­ra.”

Mi­ne­sa, la em­pre­sa que ac­tual­men­te ade­lan­ta el pro­ce­so de Li­cen­cia­mien­to Am­bien­tal, tie­ne el re­to de ayu­dar a que la tra­di­ción mi­ne­ra co­mien­ce a dar­le pa­so a otras al­ter­na­ti­vas de vi­da. La ex­plo­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les no re­no­va­bles es com­pa­ti­ble con otras op­cio­nes eco­nó­mi­cas, pe­ro pa­ra ello de­ben exis­tir pro­gra­mas y pro­yec­tos con­cre­tos co­mo los que se for­mu­lan en los Es­tu­dios de Impacto Am­bien­tal que so­por­tan el Li­cen­cia­mien­to Am­bien­tal.

La ta­rea ya es­tá he­cha en ese sen­ti­do. Lue­go de un me­ticu­loso pro­ce­so de cons­truc­ción so­cial de su Es­tu­dio de Impacto Am­bien­tal, Mi­ne­sa es­tá pre­pa­ra­da pa­ra en­fren­tar los gran­des re­tos que tie­ne ac­tual­men­te la mi­ne­ría bien he­cha. Mi­guel y Jor­ge, ca­da uno des­de su pers­pec­ti­va, es­pe­ran que por fin des­pués de tan­tos años el pro­gre­so de Ca­li­for­nia y sus mu­ni­ci­pios ale­da­ños sea sostenible y no bo­nan­zas pa­sa­je­ras que de­jan a la fi­nal mi­se­ria y afán por el di­ne­ro fá­cil a cos­ta del me­dioam­bien­te, la sa­lud y la vi­da de sus ha­bi­tan­tes.

La es­ta­tua del mi­ne­ro en el par­que prin­ci­pal de Ca­li­for­mia re­pre­sen­ta la im­por­tan­cia de esa ac­ti­vi­dad pa­ra el mu­ni­ci­pio.

Una de las ta­reas de Mi­ne­sa se­rá pro­mo­ver el de­sa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas al­ter­na­ti­vas a la mi­ne­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.