Ges­tión del ries­go: El ries­go de las pla­yas co­lom­bia­nas

Co­lom­bia es uno de los paí­ses más vul­ne­ra­bles al cambio cli­má­ti­co y las ciu­da­des cos­te­ras pre­sen­tan el ma­yor ries­go. Si no se eje­cu­tan pla­nes de adap­ta­ción, ciu­da­des co­mo Car­ta­ge­na, Ba­rran­qui­lla, San­ta Mar­ta y Bue­na­ven­tu­ra su­fri­rán gra­ves con­se­cuen­cias.

Semana Sostenible - - SUMARIO -

Los desas­tres na­tu­ra­les pue­den te­ner mu­chos orí­ge­nes, pe­ro no ca­be du­da que el cambio cli­má­ti­co ha he­cho que ocu­rran con más fre­cuen­cia y ma­yor in­ten­si­dad. Co­lom­bia no ha si­do aje­na a es­tos even­tos y en los úl­ti­mos me­ses tu­vo que ha­cer­le fren­te a gran­des tra­ge­dias. La más re­cien­te que se re­cuer­da su­ce­dió en­tre la no­che del 31 de mar­zo y la ma­dru­ga­da del 1 de abril cuan­do fuer­tes llu­vias pro­vo­ca­ron los des­bor­da­mien­tos de los ríos Mo­coa, Mu­la­to y San­co­ya­co, en Mo­coa ca­pi­tal del de­par­ta­men­to del Pu­tu­ma­yo, lo que ge­ne­ró flu­jos de lo­do que des­tru­ye­ron vi­vien­das, puen­tes y to­do a su pa­so. La tra­ge­dia de­jó 332 muer­tos, más de 400 he­ri­dos y 22.000 dam­ni­fi­ca­dos.

Es­te y otros even­tos co­mo el de Ma­ni­za­les hi­cie­ron que la ges­tión y pre­ven­ción del ries­go se im­pu­sie­ra en la agen­da pú­bli­ca del país y que ade­más se co­men­za­ra a pen­sar en otras ame­na­zas co­mo la vul­ne­ra­bi­li­dad de las zo­nas cos­te­ras.

UNA SI­TUA­CIÓN DE CUI­DA­DO

Pa­ra la bió­lo­ga Li­lia­na Ro­drí­guez, ase­so­ra de Ges­tión In­te­gral del Te­rri­to­rio de la Co­mi­sión Co­lom­bia­na del Océano (CCO), las cos­tas co­lom­bia­nas en­fren­tan va­rios ries­gos: En pri­mer lu­gar el cambio en la tem­pe­ra­tu­ra su­per­fi­cial del mar, que ha­ce que las aguas suban y pro­vo­quen inun­da­cio­nes en cier­tos ca­sos y que ade­más, fa­vo­re­ce la en­tra­da de es­pe­cies o bac­te­rias fo­rá­neas a los eco­sis­te­mas, lo que fuer­za las mi­gra­cio­nes e in­clu­so la ex­tin­ción de es­pe­cies.

Otra ame­na­za es la aci­di­fi­ca­ción ma­ri­na, que en tér­mi­nos prác­ti­cos no es más que la con­ta­mi­na­ción de las aguas del océano con CO2. Fi­nal­men­te, es­tá la ero­sión cos­te­ra que aque­ja a las pla­yas, de­bi­do a la de­sin­te­gra­ción de las ro­cas pro­vo­ca­da por las olas co­mo efec­to de las ma­reas y co­rrien­tes ma­ri­nas.

Car­ta­ge­na, Ba­rran­qui­lla, San­ta Mar­ta y Bue­na­ven­tu­ra tie­nen el ma­yor ries­go por cuen­ta de la ero­sión de sus pla­yas y las cons­truc­cio­nes cer­ca­nas al mar. En es­to coin­ci­de Dia­na Mo­reno, en­car­ga­da

de la Di­rec­ción de Asun­tos Ma­ri­nos Cos­te­ros y Re­cur­sos Acuá­ti­cos (Dam­cra) del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y De­sa­rro­llo Sostenible. “El 42 por cien­to de las cos­tas en la re­gión Ca­ri­be y otro 17 por cien­to en la re­gión Pa­cí­fi­co, pre­sen­tan pro­ble­mas de ero­sión cos­te­ra, si­tua­ción que se ha ve­ni­do in­cre­men­tan­do en los úl­ti­mos años”.

So­bre es­te te­ma, Cons­tan­za Ri­caur­te, coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma de Geo­cien­cias Ma­ri­nas y Cos­te­ras del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ma­ri­nas y Cos­te­ras (In­ve­mar), in­di­ca que en los aná­li­sis in­clui­dos en la Ter­ce­ra Co­mu­ni­ca­ción Na­cio­nal de Cambio Cli­má­ti­co se arro­jan ci­fras na­da alen­ta­do­ras: en 2040 la re­gión Ca­ri­be per­de­ría 5.049 hec­tá­reas de pla­ya y 12.827 en 2070; mien­tras que en la re­gión Pa­cí­fi­co se per­de­rían 7.579 en 2040 y 26.117 en 2070.

Lo an­te­rior pue­de traer va­rias con­se­cuen­cias: des­abas­te­ci­mien­to de agua dul­ce, sus­cep­ti­bi­li­dad a inun­da­cio­nes en áreas mu­ni­ci­pa­les y agro­pe­cua­rias por cuen­ta de los cam­bios en las lí­neas de cos­ta, re­duc­ción del tu­ris­mo y pér­di­das de vi­vien­das y vías de ac­ce­so.

EL OR­DE­NA­MIEN­TO TE­RRI­TO­RIAL ES CLA­VE

Jor­ge En­ri­que Gu­tié­rrez, je­fe de Vul­ne­ra­bi­li­dad y Adap­ta­ción del Ins­ti­tu­to de Hi­dro­lo­gía, Me­teo­ro­lo­gía y Es­tu­dios Am­bien­ta­les (Ideam), di­ce que la prin­ci­pal he­rra­mien­ta pa­ra los Pla­nes de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial (POT) es te­ner in­for­ma­ción que per­mi­ta to­mar de­ci­sio­nes con cri­te­rio téc­ni­co. “Las co­mu­ni­da­des jue­gan un pa­pel muy im­por­tan­te y ca­si siem­pre son las úl­ti­mas en en­te­rar­se del po­si­ble impacto del cambio cli­má­ti­co so­bre sus te­rri­to­rios”, ase­gu­ra. Cons­tan­za Ri­caur­te afir­ma que “los POT y los es­que­mas de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial (EOT) en Co­lom­bia de­ben in­cor­po­rar el te­ma me­dioam­bien­tal, las geo­ame­na­zas y el cambio cli­má­ti­co. Sin em­bar­go, mu­chos de es­tos pla­nes se que­dan en el pa­pel de­bi­do a fal­ta de con­trol y a pre­sio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas”. De he­cho, el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te el pa­sa­do agos­to ase­gu­ró que cer­ca de 890 mu­ni­ci­pios te­nían ven­ci­dos sus POT e hi­zo un lla­ma­do pa­ra te­ner en cuen­ta las va­ria­bles am­bien­ta­les.

¿QUÉ HA­CEN LAS CIU­DA­DES?

En Car­ta­ge­na el 59,74 por cien­to de la zo­na cos­te­ra pre­sen­ta al­ta y muy al­ta ame­na­za por ero­sión cos­te­ra, pro­duc­to del cambio cli­má­ti­co. An­te es­te pa­no­ra­ma, des­de 2014 la ciu­dad tra­ba­ja en el Plan Car­ta­ge­na Com­pe­ti­ti­va y Com­pa­ti­ble con el Cli­ma (Plan 4C), que es­ta­ble­ce el impacto que su­fri­rá la ciu­dad en 2040 de no to­mar­se me­di­das de adap­ta­ción.

En­tre las po­si­bles con­se­cuen­cias es­ta­rían afec­ta­cio­nes de has­ta 86 por cien­to en el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co, 70 por cien­to en áreas de man­glar por au­men­to del ni­vel del mar, dis­mi­nu­ción de la pes­ca ar­te­sa­nal, da­ños en in­fra­es­truc­tu­ra vial, pér­di­das del 100 por cien­to de las pla­yas, ade­más de au­men­to en los ca­sos de den­gue y chi­kun­gun­ya.

En Atlán­ti­co tam­bién sa­ben de los ries­gos. Edi­son Pal­ma,

sub­se­cre­ta­rioRies­go del de­par­ta­men­to,de Ges­tión ase­gu­ra del que es­tán in­vir­tien­do re­cur­sos pa­ra con­tro­lar la ero­sión cos­te­ra en Puer­to Co­lom­bia, y en el co­rre­gi­mien­to de Sal­gar. Ya se han in­ver­ti­do 300 mi­llo­nes de pe­sos y se­gún Pal­ma, el pró­xi­mo año se in­ter­ven­drán las pla­yas de San­ta Ve­ró­ni­ca y el mu­ni­ci­pio de Juan de Acos­ta. “Hay po­cos re­cur­sos pa­ra in­ter­ve­nir los 97 ki­ló­me­tros de pla­ya que tie­ne

el de­par­ta­men­to”, aña­de. En San­ta Mar­ta, Jai­me Aven­da­ño, di­rec­tor de Ges­tión del Ries­go, co­men­ta que el úni­co pro­yec­to eje­cu­ta­do es el de re­cu­pe­ra­ción de la bahía de la ciu­dad, ta­rea con­jun­ta con el go­bierno na­cio­nal. “Se bus­ca re­cu­pe­rar el fren­te cos­te­ro de San­ta Mar­ta en las par­tes don­de se ha­ya ero­sio­na­do pa­ra que si­gan cum­plien­do su fun­ción de atrac­ti­vo tu­rís­ti­co”.

Adi­cio­nal­men­te, afir­ma que han co­men­za­do a li­de­rar ini­cia­ti­vas y a rea­li­zar es­tu­dios pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes de fon­do pa­ra la ero­sión cos­te­ra. “El fren­te cos­te­ro y las pla­yas a la lar­ga des­apa­re­ce­rán si no se ha­ce una in­ter­ven­ción”.

Con to­do es­to, cla­ra­men­te Co­lom­bia es uno de los paí­ses más vul­ne­ra­bles a los efec­tos del cambio cli­má­ti­co y por lo tan­to de­be se­guir tra­ba­jan­do en adap­tar­se y ges­tio­nar el ries­go. To­do un gran re­to, más cuan­do los ex­per­tos en el te­ma ase­gu­ran que la vul­ne­ra­bi­li­dad se pue­de re­du­cir, pe­ro no eli­mi­nar. Nun­ca ha­brá ‘ries­go ce­ro’.

En 2040 Co­lom­bia po­dría per­der 12.628 hec­tá­reas de pla­ya

Ca­si 60 por cien­to de la zo­na cos­te­ra de Car­ta­ge­na pre­sen­ta ame­na­zas muy al­tas por ero­sión cos­te­ra, de­bi­do a los efec­tos del cambio cli­má­ti­co.

El mu­ni­ci­pio de Puer­to Co­lom­bia, en el de­par­ta­men­to de Atlán­ti­co,es uno de los más vul­ne­ra­bles en la cos­ta Ca­ri­be co­lom­bia­na.

San­ta Mar­ta bus­ca re­cu­pe­rar su fren­te cos­te­ro. En ju­lio pa­sa­do sus ha­bi­tan­tes se sor­pren­die­ron cuan­do el mar in­gre­só a zo­nas re­si­den­cia­les de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.