La lec­ción que Quib­dó pue­de dar­le a Co­lom­bia

La ca­pi­tal del Cho­có po­ne en mar­cha un am­bi­cio­so pro­yec­to de ges­tión de sus ba­su­ras. Con es­te mo­de­lo se pue­de ven­der co­mo re­ci­cla­ble un 15 por cien­to de los desechos y con­ver­tir en abono otro 70 por cien­to.

Semana Sostenible - - SUMARIO -

Me­nos de 100 me­tros se­pa­ran un ver­da­de­ro ba­su­re­ro de un pe­que­ño te­so­ro. Esa es la dis­tan­cia des­de los enor­mes hue­cos en el bo­ta­de­ro al ai­re li­bre de Mar­mo­le­jo, a diez mi­nu­tos de Quib­dó, has­ta un no­ve­do­so ex­pe­ri­men­to que po­dría con­ver­tir­se en el mo­de­lo de bue­na ges­tión de ba­su­ras pa­ra to­das las ciu­da­des de Co­lom­bia.

Ape­nas es­tá arran­can­do, pe­ro ya es­tá co­se­chan­do re­sul­ta­dos no­ta­bles. To­dos los días, un ca­mión com­pac­ta­dor vi­si­ta la pla­za de mer­ca­do y va­rios lu­ga­res don­de se ven­den fru­tas y ver­du­ras en Quib­dó, pa­ra re­co­ger y se­pa­rar sus desechos. Una vez re­gre­sa al bo­ta­de­ro, un gru­po de re­ci­cla­do­res –que an­te­rior­men­te vi­vían li­te­ral­men­te en­tre la basura- se­pa­ra los re­ci­cla­bles de vi­drio, plás­ti­co, car­tón y me­tal pa­ra ven­der­los, evi­tan­do que se su­mer­jan en­tre los otros desechos sin cla­si­fi­car. Al mis­mo tiem­po, los re­si­duos or­gá­ni­cos que ya ha­bían si­do se­pa­ra­dos en la pla­za ha­cen un cor­to via­je has­ta una plan­ta don­de se ven va­rias hi­le­ras alar­ga­das y lle­nas de tierra.

En­ton­ces co­mien­za la al­qui­mia. En las ca­mas de tierra, es­con­dién­do­se del in­ten­so sol cho­coano, vi­ven de­ce­nas de mi­les de lom­bri­ces ro­jas ca­li­for­nia­nas que tra­ba­jan in­can­sa­ble­men­te en con­ver­tir tu­sas de ma­zor­ca, fru­ta po­dri­da y res­tos de car­ne en una fi­na ca­pa de tierra ne­gra. Ese pro­ce­so, que los cien­tí­fi­cos lla­man bio­trans­for­ma­ción, arro­ja co­mo re­sul­ta­do un pro­duc­to que lla­man ‘hu­mus de lom­briz’, el abono or­gá­ni­co más ri­co del mer­ca­do.

Es de­cir, de lo que an­tes ti­ra­ban a la basura, aho­ra sa­can dos fuen­tes de in­gre­sos. Por un la­do, se ven­den los ob­je­tos re­ci­cla­bles y, por el otro, el abono de lom­briz. Esos dos, su­ma­dos al pa­go de una ta­ri­fa de re­co­lec­ción de ba­su­ras que si­gue sien­do po­co co­mún en pe­que­ños mu­ni­ci­pios co­lom­bia­nos, ase­gu­ran que el pro­yec­to se man­ten­ga en pie.

La his­to­ria co­men­zó ha­ce dos años, cuan­do el fes­ti­val De­to­nan­te lle­gó a las ca­lles de Quib­dó y, con él, un gru­po de per­so­nas de la Fun­da­ción Mi­ma de Cú­cu­ta, que vie­nen desa­rro­llan­do es­ta me­to­do­lo­gía pa­ra tra­tar las ba­su­ras.

Ellos ya lo ha­bían pues­to en prác­ti­ca con éxi­to en dos pue­blos pe­que­ños de unos 2.000 ha­bi­tan­tes: San Jo­sé de Sa­co, un co­rre­gi­mien­to de Juan de Acos­ta a una ho­ra de Ba­rran­qui­lla, y La Vic­to­ria de San Isi­dro, otro co­rre­gi­mien­to en las fal­das de la Se­rra­nía del Pe­ri­já en la zo­na mi­ne­ra del Ce­sar. Pe­ro nun­ca en una ciu­dad de 126.000 ha­bi­tan­tes.

En am­bos pue­blos, ca­si to­das las ca­sas se en­car­gan de se­pa­rar los re­si­duos en la fuen­te y en­tre­gár­se­los así a los re­co­lec­to­res de basura. En los dos, se ti­ra­ban unos 1.500 ki­los de desechos a

los arro­yos o a la ca­lle, hoy esa ci­fra es ce­ro. To­do gra­cias a que la co­mu­ni­dad se lo ha echa­do al hom­bro y lo con­vir­tió en su­yo.

Sin em­bar­go, la pre­gun­ta que Mi­ma se ha­cía era: ¿es po­si­ble re­pli­car un mo­de­lo exi­to­so en un pe­que­ño co­rre­gi­mien­to a una ciu­dad?

La res­pues­ta es sí, aun­que el mo­de­lo es li­ge­ra­men­te dis­tin­to da­do el ta­ma­ño de la ciu­dad. Por aho­ra, es­tán tra­ba­jan­do con los re­si­duos que re­co­gen en lu­ga­res pun­tua­les, co­men­zan­do por la pla­za de mer­ca­do don­de los co­mer­cian­tes sue­len ver­ter sus desechos –las cás­ca­ras del plá­tano, del ña­me mo­ra­do y las car­nes- en pleno río Atra­to.

En to­tal pro­ce­san –des­de la se­gun­da se­ma­na de agos­to– ocho to­ne­la­das dia­rias de basura. Eso es apro­xi­ma­da­men­te el 10 por cien­to de lo que pro­du­ce la ciu­dad. “Ca­da ki­lo nue­vo que no lle­ga al agua es una vic­to­ria. La idea es que la gen­te vea que uno de los si­tios más su­cios de la ciu­dad pue­de cam­biar. Si ven que se lo­gra, di­rán ‘yo tam­bién pue­do cam­biar’. Ima­gí­ne­se dón­de po­da­mos pro­ce­sar el 100 por cien­to de la basura de la ciu­dad”, di­ce Car­los Ver­gel, un zoo­tec­nis­ta que tra­ba­ja con lom­bri­ces des­de ha­ce 30 años y es­tá im­pul­san­do el mo­de­lo des­de la Fun­da­ción Mi­ma.

Quib­dó se es­tá con­vir­tien­do en un ejem­plo na­cio­nal por dos ra­zo­nes. La pri­me­ra es que gran par­te de los mu­ni­ci­pios del país –in­clui­das las gran­des ciu­da­des­lle­van ca­si la to­ta­li­dad de sus desechos a re­lle­nos sa­ni­ta­rios que es­tán al bor­de de su ca­pa­ci­dad. Con es­te mo­de­lo se pue­de ven­der co­mo re­ci­cla­ble un 15 por cien­to de la basura y con­ver­tir en abono otro 70 por cien­to. De es­ta ma­ne­ra el vo­lu­men de basura que ter­mi­na en el ba­su­re­ro dis­mi­nu­ye con­si­de­ra­ble­men­te.

“En ge­ne­ral to­dos de­ba­ten siem­pre si se de­be te­ner un re­lleno o un bo­ta­de­ro, pe­ro muy po­co se dia­lo­ga so­bre al­ter­na­ti­vas pa­ra dis­mi­nuir la can­ti­dad de re­si­duos que lle­gan a los si­tios de dis­po­si­ción. Eso es jus­to lo que acá es­ta­mos ha­cien­do”, di­ce Ye­ne­cith To­rres, quien ayu­dó a que el pro­yec­to se hi­cie­ra reali­dad, pri­me­ro co­mo se­cre­ta­ria de Am­bien­te de Quib­dó du­ran­te la Al­cal­día de Zu­lia Me­na y aho­ra des­de las Em­pre­sas Pú­bli­cas del mu­ni­ci­pio.

La se­gun­da ra­zón tie­ne que ver con un impacto in­vi­si­ble muy po­de­ro­so: las ba­su­ras son uno de los sec­to­res que más ge­ne­ran me­tano, uno de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro más con­ta­mi­nan­tes pa­ra la at­mós­fe­ra, y re­du­cir­las es sin du­da una gran con­tri­bu­ción al me­dioam­bien­te.

Las lom­bri­ces –que evi­tan que los desechos or­gá­ni­cos co­mien­cen a fer­men­tar­se y mez­clar­se con otros re­si­duos pa­ra ge­ne­rar li­xi­via­dos y otras sus­tan­cias tó­xi­cas– ayu­dan a re­du­cir has­ta en un 90 por cien­to esas emi­sio­nes.

Eso sig­ni­fi­ca que un mo­de­lo re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo de ges­tión de ba­su­ras co­mo el de Quib­dó po­dría con­ver­tir­se en la cla­ve pa­ra to­do el sec­tor de re­si­duos só­li­dos, uno de los ocho iden­ti­fi­ca­dos por Co­lom­bia co­mo prio­ri­ta­rios en su plan pa­ra cum­plir con la me­ta del Acuer­do de Pa­rís de re­du­cir las emi­sio­nes de es­tos ga­ses en un 20 por cien­to pa­ra 2030.

¿Y el se­cre­to? “La gen­te siem­pre me di­ce, ¿uno qué se iba a ima­gi­nar que la basura ser­vía pa­ra al­go?”, di­ce Ri­to Gél­vez, el es­pe­cia­lis­ta en lom­bri­ces del pro­yec­to en Quib­dó.

Las ba­su­ras son uno de los sec­to­res que más emi­ten me­tano a la at­mós­fe­ra

Es­te pro­yec­to de ma­ne­jo de ba­su­ras en Quib­dó, Cho­có, se en­cuen­tra a so­lo 10 mi­nu­tos del bo­ta­de­ro al ai­re li­bre de Mar­mo­le­jo.

Hay 46.000 hec­tá­reas de bos­ques en re­cu­pe­ra­ción, se­gún ci­fras de la CVC. Las lom­bri­ces evi­tan que los desechos or­gá­ni­cos se fer­men­ten. Con es­to se re­du­cen las emi­sio­nes has­ta en un 90 por cien­to.

dia­rias de basura se pro­ce­san en Quib­dó des­de la se­gun­da se­ma­na de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.