La pa­ra­do­ja de la paz

Cua­tro his­to­rias, cua­tro te­rri­to­rios, un pro­ble­ma co­mún

Semana Sostenible - - CONTENIDO -

Tie­rra de na­die Re­cu­pe­rar lo que nun­ca fue nues­tro Te­rri­to­rios en disputa El bos­que o la co­mi­da

El país per­dió ca­si 220.000 hec­tá­reas de bos­que en 2017. Es co­mo si del ma­pa de Co­lom­bia des­apa­re­cie­ran Bogotá y Me­de­llín. Usur­pa­ción de tie­rras, ex­pan­sión de la fron­te­ra agro­pe­cua­ria, cul­ti­vos de uso ilí­ci­to, mi­ne­ría ile­gal y obras via­les tienen en ja­que los eco­sis­te­mas co­lom­bia­nos. La fir­ma del acuer­do de paz con las Farc ha abier­to puer­tas pa­ra la investigación cien­tí­fi­ca, pe­ro tam­bién pa­ra un im­pre­sio­nan­te de­te­rio­ro am­bien­tal. Se­ma­na Sos­te­ni­ble po­ne so­bre la me­sa un te­ma fun­da­men­tal pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de la paz.

EUNA TRA­GE­DIA ANUN­CIA­DA

l 24 de no­viem­bre de 2016, Co­lom­bia vivió uno de los he­chos más es­pe­ra­dos du­ran­te los úl­ti­mos 60 años. El Tea­tro Co­lón en Bogotá fue el es­ce­na­rio pa­ra que las Farc y el go­bierno na­cio­nal fir­ma­ran el an­he­la­do y con­tro­ver­ti­do acuer­do de paz. Mien­tras en las ciu­da­des se­guía la disputa entre el ‘sí’ y el ‘no’, la Co­lom­bia ru­ral, que ha­bía vo­ta­do por la paz ha­bien­do vi­vi­do el con­flic­to, sen­tía el con­tras­te. La po­la­ri­za­ción de dos paí­ses se arrai­ga­ba ca­da día. Quie­nes ha­bían vi­vi­do la gue­rra en car­ne pro­pia se­guían con esa sen­sa­ción de ol­vi­do que por años los ha­bía acom­pa­ña­do, pe­ro aho­ra, mez­cla­da con an­gus­tia por no saber si lo que ven­dría se­ría peor. Hoy, un año y me­dio des­pués, le­jos de men­guar, esa sen­sa­ción ha ido en au­men­to. En el Ba­jo Ca­guán, por ejem­plo, don Emi­lio Ro­jas Mon­ca­da, cam­pe­sino y co­lono des­de los años ochen­ta, ha­bla de su an­gus­tia fren­te a la lle­ga­da de nue­vos ac­to­res al te­rri­to­rio y de lo que él con­si­de­ra un desas­tre eco­ló­gi­co te­rri­ble: la ta­la y que­ma de cien­tos de hec­tá­reas de bos­que.“hay par­tes don­de han tum­ba­do entre 200 y 300 hec­tá­reas, y no son cam­pe­si­nos. A la zo­na es­tá lle­gan­do gen­te de afue­ra, gran­des em­pre­sa­rios que ame­na­zan no so­lo la mon­ta­ña, sino la se­gu­ri­dad de to­dos no­so­tros”, ma­ni­fes­tó. Y es que la fir­ma del acuer­do de paz ha abier­to mu­chas puer­tas. Si bien el país ce­le­bra el he­cho de que en el Hos­pi­tal Mi­li­tar no ha­ya he­ri­dos o muer­tos en com­ba­te y de que ins­ti­tu­cio­nes de investigación co­mo el Ins­ti­tu­to Hum­boldt des­cu­bran nue­vas es­pe­cies en lugares an­tes inac­ce­si­bles, no se pue­de ob­viar la pre­gun­ta ¿qué es­tá pa­san­do en te­rri­to­rios co­mo Tu­ma­co, Gua­via­re, los Lla­nos del Ya­rí, el Ca­ta­tum­bo y al­gu­nos Par­ques Na­cio­na­les Na­tu­ra­les?, don­de el área sem­bra­da con cul­ti­vos ilí­ci­tos va en au­men­to, al igual que la de­fo­res­ta­ción y la de­gra­da­ción de los bos­ques, por no ha­blar de los ca­si 300 lí­de­res so­cia­les ase­si­na­dos des­de 2016. La fa­mo­sa fra­se de Humberto de la Ca­lle:“el acuer­do lo­gra­do es el me­jor acuer­do po­si­ble”, se que­dó en el dis­cur­so a la luz de la im­ple­men­ta­ción. La pér­di­da de bio­di­ver­si­dad y bos­ques, la es­pe­cu­la­ción y aca­pa­ra­mien­to de tie­rras, la ex­pan­sión de la fron­te­ra agro­pe­cua­ria y el au­men­to de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to no de­be­rían ser una sor­pre­sa pa­ra el go­bierno na­cio­nal. En paí­ses co­mo El Salvador, Ni­ca­ra­gua, Gua­te­ma­la, Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, Ruan­da y Ugan­da, don­de tam­bién se fir­ma­ron acuer­dos de paz, el gran sa­cri­fi­ca­do en los pe­rio­dos de pos­con­flic­to fue el me­dioam­bien­te. Co­lom­bia po­día ver el fu­tu­ro, tu­vo la ca­pa­ci­dad de pre­de­cir lo pre­de­ci­ble. El De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Pla­nea­ción ha­bló de Di­vi­den­dos Am­bien­ta­les de la Paz, sin si­quie­ra ha­ber fir­ma­do. Ci­ta­ron ejem­plos en el mun­do, un po­co aco­mo­da­dos al dis­cur­so co­mo las fa­mi­lias guar­da­par­ques en Gua­te­ma­la. Pe­ro se hi­cie­ron los cie­gos fren­te a re­fle­jos co­mo el que pre­sen­ta­ba la Au­to­ri­dad de Ges­tión Am­bien­tal de Ruan­da (Re­ma, por sus nom­bre en in­glés), que afir­ma­ba que de 1993 a 2006 las áreas pro­te­gi­das se re­du­je­ron 92% en el país afri­cano. El Par­que Na­cio­nal Aka­ge­ra, así co­mo los bos­ques de Gish­was­ti y Mu­ku­ra fue­ron al­gu­nas de las áreas par­cial­men­te des­pe­ja­das y re­du­ci­das en ta­ma­ño pa­ra cons­truir cam­pa­men­tos de re­fu­gia­dos y reasen­ta­mien­to de los re­pa­tria­dos. Las ci­fras tam­bién in­di­can que los bos­ques dis­mi­nu­ye­ron en ta­ma­ño en un 64% pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de la cre­cien­te po­bla­ción y pa­ra los pro­pó­si­tos de reasen­ta­mien­to. Cual­quier pa­re­ci­do con lo que es­tá pa­san­do en Co­lom­bia, en­ton­ces, no es una coin­ci­den­cia. En 2015, un año an­tes de la fir­ma del acuer­do de paz, se de­fo­res­ta­ron 124.035 hec­tá­reas, se­gún el Ideam. Un año des­pués, la ci­fra ha­bía au­men­ta­do a 178.597 hec­tá­reas, 44% más que el año an­te­rior. Pe­ro, 2017 fue de­vas­ta­dor: 219.973 hec­tá­reas de bos­que fue­ron arra­sa­das. La Ama­zo­nía con­cen­tra el 65% de la de­fo­rers­ta­ción na­cio­nal con 144.000 hec­tá­reas de sel­va en el pi­so; 60% del desas­tre fue cau­sa­do por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.