¿Có­mo le fue a San­tos en tér­mi­nos am­bien­ta­les?

Un análisis de­ta­lla­do que con­tras­ta pla­nes con resultados per­mi­te ha­cer un ba­lan­ce am­bien­tal de 2014 a 2018. ¿Cuán­to se ha lo­gra­do y qué que­da pen­dien­te? Un ex­per­to ha­ce su diag­nós­ti­co.

Semana Sostenible - - CONTENIDO - por: er­nes­to guhl nan­net­ti Di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Qui­na­xi

En su se­gun­do pe­rio­do, el go­bierno cam­bió la agre­si­va vi­sión de las lo­co­mo­to­ras de la “Pros­pe­ri­dad pa­ra to­dos” por “To­dos ha­cia un nue­vo país. Paz, se­gu­ri­dad y edu­ca­ción”, una pro­pues­ta más hu­ma­na e in­te­gral, pe­ro po­co con­cre­ta, que adop­tó el cre­ci­mien­to ver­de co­mo es­tra­te­gia “en­vol­ven­te” pa­ra el Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo 2014-2018 y cum­plir con los ob­je­ti­vos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble. El cui­da­do­so in­for­me de la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral so­bre el es­ta­do de los re­cur­sos na­tu­ra­les, Ier­na 2016-2017, se­ña­la de­fi­cien­cias en el cum­pli­mien­to de la es­tra­te­gia, plan­tea du­das so­bre si es el ca­mino ade­cua­do pa­ra el desa­rro­llo del país y res­pec­to a la ca­pa­ci­dad del Es­ta­do pa­ra rea­li­zar las trans­for­ma­cio­nes de fon­do que im­pli­ca. Des­ta­ca que al­gu­nas me­tas coin­ci­den con re­co­men­da­cio­nes de la Ocde, pe­ro no ex­pli­ca la se­lec­ción ni men­cio­na que las no in­clui­das se re­fie­ren a te­mas esen­cia­les co­mo la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, la ar­ti­cu­la­ción in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal y los diá­lo­gos re­gio­na­les. Si bien la vi­sión sis­té­mi­ca se in­tro­du­jo en los ins­tru­men­tos de pla­ni­fi­ca­ción pa­ra ha­cer del me­dioam­bien­te un eje trans­ver­sal del desa­rro­llo, es­tos no con­si­de­ran ade­cua­da­men­te la he­te­ro­ge­nei­dad so­cial y na­tu­ral de las re­gio­nes, que im­pli­ca for­mas es­pe­cí­fi­cas de apro­ve­cha­mien­to y coor­di­na­ción in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal pa­ra lograr resultados sos­te­ni­bles. Tam­bién se­ña­la la sub­es­ti­ma­ción de al­gu­nas me­tas pro­pues­tas, co­mo la de ge­ne­ra­ción hi­dro­eléc­tri­ca lo­gra­da con los pro­yec­tos de Quim­bo y So­ga­mo­so, ini­cia­dos en go­bier­nos an­te­rio­res, y la fal­ta de in­for­ma­ción pa­ra sus­ten­tar al­gu­nas de ellas y ve­ri­fi­car su cum­pli­mien­to. Se si­guió en­fa­ti­zan­do más en el diag­nós­ti­co de los pro­ble­mas que en las so­lu­cio­nes. Por ejem­plo, la tran­si­ción efec­ti­va ha­cia una eco­no­mía ba­ja en car­bono, esen­cial en la lu­cha con­tra el cam­bio climático, ape­nas se ini­cia, y el mo­de­lo ex­trac­ti­vis­ta si­gue con­so­li­dán­do­se a cos­ta del me­dioam­bien­te. Los in­gre­sos del Es­ta­do co­lom­biano de­pen­den del pe­tró­leo y el car­bón, lo que cen­tra nues­tra eco­no­mía en ener­gé­ti­cos que se es­tán re­em­pla­zan­do a ni­vel glo­bal por sus im­pac­tos am­bien­ta­les, por lo cual de­be­ría ini­ciar­se ur­gen­te­men­te la tran­si­ción ha­cia una eco­no­mía ba­ja en car­bono co­mo lo pi­de el cre­ci­mien­to ver­de.

LA INS­TI­TU­CIO­NA­LI­DAD Y LA GO­BER­NAN­ZA

La crea­ción del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, en 2011, fue una es­pe­ran­za pa­ra re­cu­pe­rar el ni­vel po­lí­ti­co y téc­ni­co del mi­nis­te­rio y la in­te­gra­li­dad de las va­ria­bles so­cio­am­bien­ta­les. Des­afor­tu­na­da­men­te es­tos pro­pó­si­tos no se lo­gra­ron ple­na­men­te; la ges­tión del agua, esen­cial pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad, que­dó di­vi­di­da en dos mi­nis­te­rios, lo que rom­pió su ci­clo de uso. No se re­cu­pe­ró la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca lo­gra­da has­ta 2003 y la Au­to­ri­dad Na­cio­nal de Li­cen­cias Am­bien­ta­les (An­la) le qui­tó su fun­ción más im­por­tan­te pa­ra pro­mo­ver el desa­rro­llo sos­te­ni­ble: la ex­pe­di­ción de li­cen­cias am­bien­ta­les. Ade­más, des­de 2010 hu­bo seis mi­nis­tros con los más va­ria­dos per­fi­les, lo que afec­tó la con­so­li­da­ción del mi­nis­te­rio. Con re­la­ción a la coor­di­na­ción del Sis­te­ma Na­cio­nal Am­bien­tal (Si­na), el go­bierno adop­tó una ten­den­cia cen­tra­lis­ta, bus­can­do re­du­cir la au­to­no­mía de las CAR, ini­cia­ti­va muy dis­cu­ti­ble que no pros­pe­ró. Es no­to­rio que las CAR no se apro­ve­cha­ron co­mo ac­to­res im­por­tan­tes en los “te­rri­to­rios de la paz” ni en el abor­da­je de los desafíos am­bien­ta­les. Se des­co­no­cie­ron su

ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to del te­rri­to­rio que, a pe­sar de sus li­mi­ta­cio­nes, son una ba­se real de apo­yo. La fal­ta de cohe­ren­cia entre los in­tere­ses na­cio­na­les y re­gio­na­les ha­ce que Co­lom­bia sea el país con más con­flic­tos so­cio­am­bien­ta­les de La­ti­noa­mé­ri­ca. Es­to se ma­ni­fies­ta en el re­cha­zo de los ha­bi­tan­tes de las re­gio­nes a los pro­yec­tos mi­ne­ros ener­gé­ti­cos, me­dian­te consultas po­pu­la­res, pues la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na se si­guió en­ten­dien­do co­mo un obs­tácu­lo al pro­gre­so y los cam­bios pa­ra ha­cer­la po­si­ti­va y efi­caz no se pro­du­je­ron.

LA CON­SER­VA­CIÓN

Con­ser­var los eco­sis­te­mas y los bie­nes y ser­vi­cios que ge­ne­ran son me­tas vi­ta­les, más aún con un mo­de­lo ex­trac­ti­vis­ta co­mo el ac­tual. Sin em­bar­go, dos de nues­tras ma­yo­res for­ta­le­zas, el agua y la bio­di­ver­si­dad, su­fren gra­ves pro­ce­sos de de­te­rio­ro. La con­ta­mi­na­ción del agua pro­du­ci­da por los cen­tros ur­ba­nos es un pro­ble­ma gra­ve que exi­ge so­lu­cio­nes nor­ma­ti­vas y tec­no­ló­gi­cas ur­gen­tes, y la mi­ne­ría ile­gal afec­ta las cuen­cas y en­ve­ne­na mu­chos ríos. El Mi­nis­te­rio no lo­gró tra­mi­tar exi­to­sa­men­te el pro­yec­to de ley pa­ra la des­con­ta­mi­na­ción del río Bogotá. En lo que res­pec­ta al sec­tor agrí­co­la, la Ocde opi­na que li­mi­ta­cio­nes co­mo las muy ba­jas ta­ri­fas del agua y el uso ex­ce­si­vo

de agro­quí­mi­cos im­pi­den su ges­tión sos­te­ni­ble. La de­li­mi­ta­ción de los pá­ra­mos es un pa­so im­por­tan­te pa­ra pro­te­ger­los, man­te­ner la ri­que­za hí­dri­ca y la re­si­lien­cia al cli­ma. La prin­ci­pal es­tra­te­gia del go­bierno pa­ra con­ser­var la bio­di­ver­si­dad ha si­do la am­plia­ción de las áreas pro­te­gi­das y cum­pli­rá la me­ta. Sin em­bar­go, el Ier­na 2016-2017 en­cuen­tra que 18 áreas del sis­te­ma pre­sen­tan tras­la­pes con 29 blo­ques pe­tro­le­ros en eje­cu­ción y otras 12 con 15 blo­ques re­ser­va­dos o dis­po­ni­bles, lo cual ha­ce vi­si­ble la fal­ta de cohe­ren­cia de las po­lí­ti­cas am­bien­tal y mi­ne­ro-ener­gé­ti­ca. El eco­tu­ris­mo se ha in­cen­ti­va­do co­mo fuen­te de ge­ne­ra­ción de in­gre­sos, pe­ro ha fal­ta­do re­gla­men­tar­lo y con­tro­lar­lo pa­ra mi­ti­gar sus im­pac­tos. La fal­ta de pre­sen­cia del Es­ta­do en los te­rri­to­rios que con­tro­la­ban las Farc en Ca­que­tá, Gua­via­re, Me­ta, Ca­ta­tum­bo y Pa­cí­fi­co ha per­mi­ti­do su ocu­pa­ción por gru­pos que prac­ti­can la mi­ne­ría ile­gal, los nar­co­cul­ti­vos y la de­fo­res­ta­ción, con efec­tos so­cio­am­bien­ta­les ate­rra­do­res. Tal ha si­do su ra­pi­dez y gra­ve­dad, que el mi­nis­tro Luis Mu­ri­llo ma­ni­fes­tó que la me­ta de de­fo­res­ta­ción ce­ro en 2020, con la cual se com­pro­me­tió el país, no se cum­pli­rá, y el pre­si­den­te San­tos ma­ni­fes­tó que las vías que in­du­cen la de­fo­res­ta­ción en la Ama­zo­nía, co­mo la Mar­gi­nal de la Sel­va, no se cons­trui­rán o se des­trui­rán, co­mo las abier­tas por las Farc. Por el la­do po­si­ti­vo, el co­no­ci­mien­to de es­tas re­gio­nes, an­tes inac­ce­si­bles, ha au­men­ta­do me­dian­te las ex­pe­di­cio­nes BIO. La ex­pan­sión sin control de las gran­des ciu­da­des obe­de­ce a de­fi­cien­cias en la pla­ni­fi­ca­ción, el control real de los usos del sue­lo y la co­rrup­ción, y ge­ne­ra gra­ves pro­ble­mas so­cio­am­bien­ta­les, co­mo la ca­ren­cia de una pers­pec­ti­va re­gio­nal e in­te­gra­do­ra de lo ur­bano y lo ru­ral ba­sa­da en los de­ter­mi­nan­tes am­bien­ta­les. Así, el Atlas del fin del mun­do (Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia) ca­li­fi­ca a Bogotá co­mo una ciu­dad in­sos­te­ni­ble, que se ex­pan­de so­bre los me­jo­res sue­los agrí­co­las y eco­sis­te­mas irreem­pla­za­bles.

LA FI­NAN­CIA­CIÓN

El go­bierno man­tu­vo un do­ble dis­cur­so: pro­cla­mó sus lo­gros y avan­ces en ma­te­ria am­bien­tal, pe­ro los re­cur­sos pa­ra lograr las me­tas y man­te­ner el avan­ce del Si­na fue­ron in­su­fi­cien­tes. La par­ti­ci­pa­ción del sec­tor am­bien­tal en el Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Na­ción (PGN) se man­tu­vo en un es­ca­so 0,3%, mien­tras que a la del sec­tor de mi­nas y ener­gía, uno de los que ma­yo­res es­fuer­zos de vi­gi­lan­cia y control am­bien­tal de­man­dan, se le asig­nó entre el 1,3% y 1,8% (ver ta­bla ad­jun­ta, ela­bo­ra­da por Guillermo Ru­das). En 2016, los apor­tes del Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Na­ción al Sis­te­ma Na­cio­nal Am­bien­tal se es­tan­ca­ron (2.989.789 mi­llo­nes de pesos) y dis­mi­nu­ye­ron en 2017 y 2018, en especial los asig­na­dos a los ins­ti­tu­tos de investigación y al sis­te­ma de áreas pro­te­gi­das. Es­to se tra­tó de sub­sa­nar bus­can­do re­em­pla­zar­los por in­cier­tas e ines­ta­bles fuen­tes de coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal, ig­no­ran­do la res­pon­sa­bi­li­dad esen­cial del Es­ta­do con los ciu­da­da­nos de hoy y del fu­tu­ro de lograr y man­te­ner un me­dioam­bien­te sano. El Ier­na 2016-2017 ana­li­za los prin­ci­pa­les he­chos en es­te cam­po entre los cua­les se des­ta­can: Las asig­na­cio­nes pre­su­pues­ta­les reales fue­ron in­fe­rio­res a los re­cur­sos es­ti­ma­dos en el PND, di­fi­cul­tan­do el cum­pli­mien­to de las me­tas, lo mis­mo que la tra­di­cio­nal subeje­cu­ción del sec­tor y la dis­per­sión de los re­cur­sos pa­ra in­ver­sión am­bien­tal en otros sec­to­res, usa­dos en “ac­ti­vi­da­des di­fe­ren­tes a la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te”. Los re­cur­sos pa­ra el gas­to en 2016 pro­vi­nie­ron el 23% del PGN y el 77 % de los re­cur­sos pro­pios de las CAR y se reite­ra la ne­ce­si­dad de ma­yor efi­cien­cia y trans­pa­ren­cia. Pre­ci­sa que de­bi­do a la fuer­te con­cen­tra­ción de los re­cur­sos, las sie­te CAR am­bien­tal­men­te más ri­cas re­ci­bie­ron ape­nas el 25% del to­tal. Se lo­gró la apro­ba­ción del im­pues­to al car­bono, pe­ro los re­cur­sos que ge­ne­ra no se apli­can pa­ra es­ti­mu­lar las ener­gías al­ter­na­ti­vas y se des­co­no­ció la re­la­ción entre las ac­ti­vi­da­des ex­trac­ti­vas y el es­ta­do del me­dioam­bien­te, eli­mi­nan­do to­tal­men­te la par­ti­ci­pa­ción de las CAR en los re­cur­sos de re­ga­lías. En sín­te­sis, se pue­de afir­mar que los es­fuer­zos rea­li­za­dos por el go­bierno en los úl­ti­mos cua­tro años pa­ra mo­di­fi­car la tra­yec­to­ria de Co­lom­bia ha­cia la in­sos­te­ni­bi­li­dad fue­ron in­su­fi­cien­tes, da­do que las va­ria­bles so­cio­am­bien­ta­les se si­guen con­si­de­ran­do co­mo obs­tácu­los al desa­rro­llo y no co­mo ba­ses pa­ra cons­truir te­rri­to­rios di­ver­sos y sos­te­ni­bles.

La prin­ci­pal es­tra­te­gia del go­bierno pa­ra con­ser­var la bio­di­ver­si­dad ha si­do la am­plia­ción de las áreas pro­te­gi­das.

La de­cla­ra­ción de Chi­ri­bi­que­te co­mo Par­que Na­tu­ral Na­cio­nal fue uno de los he­chos más aplau­di­dos en el go­bierno San­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.