El pre­sen­te in­cier­to de Hidroituango

Un pro­fe­sor dam­ni­fi­ca­do con­ver­ti­do en vo­lun­ta­rio, un fun­cio­na­rio de EPM y un ve­te­rano obre­ro, ex­per­to en pro­yec­tos de es­te ti­po, ofre­cen tres mi­ra­das muy dis­tin­tas so­bre la cri­sis y el fu­tu­ro que de­pa­ra.

Semana Sostenible - - CONTENIDO - da­niel ri­ve­ra marín por: da­vid es­tra­da la­rra­ñe­ta fo­to­gra­fías

De pie, en el puen­te que cru­za Puer­to Val­di­via y que co­nec­ta un úl­ti­mo es­tri­bor de la cor­di­lle­ra orien­tal con el ini­cio de una pla­ni­cie que va a dar con la cos­ta atlán­ti­ca, se pue­den ver unos 300 me­tros del río Cau­ca. Más allá, una mon­ta­ña y la cur­va del río gol­pean­do con­tra las pie­dras no de­jan ver có­mo vie­ne el cau­ce que se re­vuel­ca en sus en­tra­ñas. El 15 de ma­yo, una mul­ti­tud es­ta­ba pa­ra­da en ese puen­te y lo que más le preo­cu­pa­ba era que esa cur­va les im­pe­día cual­quier an­ti­ci­pa­ción.y al­guien di­jo que así era la muer­te, no te­nía avi­so. Tres días atrás, el 12 de ma­yo, el tú­nel de des­via­ción de Hidroituango se des­ta­pó por la fuer­za del agua e inun­dó Puer­to­val­di­via. Un mes des­pués de des­en­ca­de­na­da la cri­sis, to­da la zo­na es­ta­ba su­mi­da en un es­ta­do con­fu­so entre la ten­sa cal­ma y el to­tal caos. Los obre­ros pre­su­ro­sos, los al­ber­gues ates­ta­dos y la gen­te sin rum­bo pro­ta­go­ni­za­ban la agi­ta­ción, le­jos de las ofi­ci­nas don­de se to­man las de­ci­sio­nes.yo es­ta­ba en un res­tau­ran­te de Puer­to Val­di­via cuan­do, mi­nu­tos an­tes del me­dio­día, so­nó la alarma en­sor­de­ce­do­ra. to­do el mun­do se arro­jó en des­ban­da­da a las ca­lles y

el caos ven­ció abrup­ta­men­te cual­quier for­ma de cal­ma. El hom­bre en­ju­to que aten­día el res­tau­ran­te te­nía una Bi­blia de los Tes­ti­gos de Jeho­vá en la mano, se pu­so de pie y la me­tió en una mo­chi­la, nos co­bró rá­pi­do la cuen­ta y ce­rró la per­sia­na me­tá­li­ca de un gol­pe. –¿Us­ted qué lle­va ahí? ¿Pa­ra dón­de va? –le pre­gun­té. –Agua, una lin­ter­na, un pi­to, unos cal­zon­ci­llos.voy ya por mi mu­jer y mi hi­ja –di­jo y salió co­rrien­do. Hom­bres de la De­fen­sa Ci­vil, del Ejér­ci­to y de los Bom­be­ros ar­ma­ron rá­pi­da­men­te una ruta de evacuación: to­dos a ca­mi­nar por el puen­te ha­cia la mon­ta­ña, en dirección a Me­de­llín, a tie­rra segura. Pe­ro en el gran puen­te ama­ri­llo so­bre el que ya no pa­sa­ba nin­gún ca­rro se em­pe­zó a arre­mo­li­nar la mul­ti­tud pa­ra ver lo que traía el río: si la cre­cien­te, si ár­bo­les arre­mo­li­na­dos, si gran­des ro­cas des­li­zán­do­se so­bre la su­per­fi­cie turbia; to­dos que­rían una evi­den­cia de que es­ta vez la ava­lan­cha era cier­ta y gran­de. Mu­chos se preo­cu­pa­ban si se lle­va­ría el puen­te en el que es­tá­ba­mos pa­ra­dos. Mien­tras tan­to co­rrían pa­re­jas con ni­ños de bra­zos, ni­ños arras­tran­do pe­rros, mu­chos llo­ran­do de mie­do. Entre ellos es­ta­ba Adolfo Cas­ta­ño –63 años, pro­fe­sor, en­fer­me­ro, una

cal­vi­cie in­ci­pien­te, los ojos ver­des de in­dig­na­ción–, lle­va­ba de la mano a su hi­ja Han­na Cas­ta­ño, una ni­ña de 9 años. Mi­nu­tos an­tes, cuan­do so­nó la alarma, es­ta­ba en la Ins­ti­tu­ción Edu­ca­ti­va Marco A. Ro­jo, co­le­gio en el que tra­ba­ja y que tie­ne dos sa­lo­nes me­nos des­de que el 12 de ma­yo el río en­tró y con len­guas de agua los se tra­gó, con sus pu­pi­tres, de­jan­do a su pa­so la mar­ca de tie­rra. Cas­ta­ño es­ta­ba en el co­le­gio con tres sol­da­dos sal­van­do lo que se pu­die­ra: ca­jas de lá­pi­ces, de pin­tu­ras, de cra­yo­las, y cuan­do el so­ni­do de la alarma se hi­zo in­so­por­ta­ble salió a co­rrer por su hi­ja y por Mar­ta Li­gia Arro­ya­ve,

su es­po­sa, que tra­ba­ja co­mo en­fer­me­ra en un pro­gra­ma de pre­ven­ción que tie­ne EPM con el Hos­pi­tal local. Mi­nu­tos des­pués lo en­con­tré en el puen­te: –¿Nos re­ga­la un tes­ti­mo­nio? –le pre­gun­té. –To­do es cul­pa de EPM, que sa­bía que es­to po­día ocu­rrir y nos es­tu­vo min­tien­do. Des­de ha­ce va­rias se­ma­nas se ha­bían ta­po­na­do los tú­ne­les y aho­ra es­ta­mos a mer­ced de la na­tu­ra­le­za, de lo que pue­da pa­sar. Aho­ra lo te­ne­mos que de­jar to­do. Dos días des­pués en Val­di­via, la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal de Puer­to Val­di­via, ubi­ca­da 20 ki­ló­me­tros mon­ta­ña arri­ba,

en­con­tré de nue­vo al pro­fe­sor.ve­nía co­rrien­do entre las car­pas ti­po mi­li­tar del co­li­seo, don­de más de 2000 per­so­nas se aco­mo­da­ban a pa­sar las ho­ras y des­de don­de ya sa­lía un olor a hu­me­dad de cuer­po. Cas­ta­ño es­ta­ba agi­ta­do des­pués de pa­sar ho­ras aten­dien­do an­cia­nos que em­pe­za­ban a en­fer­mar sin mo­ti­vo apa­ren­te: do­lo­res en las co­yun­tu­ras, los labios resecos, el ani­mal ron­co de una gri­pa. –No sir­vo pa­ra que­dar­me quie­to, yo vi­ne a po­ner es­te car­tón al ser­vi­cio del pue­blo, por­que de lo con­tra­rio no sir­ve pa­ra na­da. Ac­ti­vo, el pro­fe­sor iba a los co­mi­tés de ries­go que ha­cían EPM y las au­to­ri­da­des lo­ca­les; se reunía con los pro­fe­so­res pa­ra di­se­ñar un plan de dis­trac­ción pa­ra los es­tu­dian­tes ,“por­que se­nos em­pie­zan a es­tre­sar”, y no de­ja­ba de ver a los en­fer­mos, de lle­var­les al­gún me­di­ca­men­to, de ha­cer­les te­ra­pias de movimiento. Du­ró ocho días en el al­ber­gue y, can­sa­do,

“To­do es cul­pa de EPM, que sa­bía que es­to po­dría ocu­rrir”, Adolfo Cas­ta­ño.

bus­có hos­pe­da­je don­de un fa­mi­liar cam­pe­sino que te­nía la ca­sa ates­ta­da de bul­tos de cui­do y pes­ti­ci­das, una se­ma­na des­pués, ya en va­ca­cio­nes del co­le­gio, se fue pa­ra Me­de­llín. –Allá hay mu­cha gen­te aguan­tan­do ham­bre, her­mano, de­bi­do a que la can­ti­dad de co­mi­da de­sbor­da a las per­so­nas. Ade­más, uno se de­ses­pe­ra en esos al­ber­gues por­que uno vie­ne de vi­vir con mu­cho con­fort.yo en Puer­to­val­di­via vi­vía en una ca­sa muy am­plia, con ai­re acon­di­cio­na­do, y de un mo­men­to a otros nos sa­can y no sa­be­mos has­ta cuán­do. Eso es bien di­fí­cil y a ve­ces uno sien­te que EPM no en­tien­de esas co­sas.

El 27 de abril, John Al­ber­to Ma­ya –vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Ges­tión de Ne­go­cios de EPM– salió de su ofi­ci­na, en el edi­fi­cio in­te­li­gen­te, y se fue pa­ra su ca­sa tran­qui­lo, con al­gu­nas co­sas pen­dien­tes pe­ro nin­gu­na ur­gen­te. En sus 35 años de ex­pe­rien­cia en la em­pre­sa más im­por­tan­te de An­tio­quia, a la que lle­gó co­mo prac­ti­can­te en el área de elec­tri­fi­ca­ción ru­ral, nun­ca ha­bía te­ni­do la zo­zo­bra de que al­go an­da­ba mal, de que en la en­tra­ña de un pro­yec­to cre­cía un fru­to po­dri­do. Des­can­só el sá­ba­do con su familia y el do­min­go le avi­sa­ron que un tú­nel de des­via­ción se ha­bía ta­po­na­do en Hidroituango. Cual­quier per­so­na que ha­ya tra­ba­ja­do en una hi­dro­eléc­tri­ca sa­be que tal no­ti­cia es el prin­ci­pio de acon­te­ci­mien­tos peo­res.tu­vo que ir a la ofi­ci­na por ser par­te del gru­po pri­ma­rio de go­bierno y ana­li­zó la si­tua­ción, cuan­do caía la tar­de la fuer­za del agua se abrió pa­so entre el ta­pón de se­di­men­ta­ción y la ro­ca. La emer­gen­cia se ha­bía eva­po­ra­do co­mo por un so­pli­do mi­la­gro­so, pe­ro el mi­la­gro ca­du­có cuan­do ter­mi­nó el fin de se­ma­na: el pri­me­ro de ma­yo, fes­ti­vo, em­pe­zó la ver­da­de­ra cri­sis. –Mi­ra­mos la po­si­bi­li­dad de des­ta­po­nar los tú­ne­les ori­gi­na­les y se em­pe­za­ron a ta­la­drar y di­na­mi­tar esos ta­po­nes de con­cre­to, uno era co­mo de 23 me­tros, pe­ro to­do se com­pli­có por­que se em­pe­zó a fil­trar el agua, los tú­ne­les se inun­da­ron. tu­vi­mos que re­ti­rar a los obre­ros. Pa­sa­dos los días se des­ta­po­nó el tú­nel de­re­cho, eso fue el

12 de ma­yo y a raíz de eso fue im­po­si­ble en­trar a esos tú­ne­les. Ade­más se pre­sen­tó un de­rrum­be gran­de al fren­te de las bo­cas de los tú­ne­les y la si­tua­ción em­pe­zó a com­ple­ji­zar­se más, pa­re­cía que no ha­bía sa­li­da. Ma­ya ha si­do un es­cu­de­ro fiel de Jor­ge Lon­do­ño de la Cues­ta, ge­ren­te ge­ne­ral de EPM. En los mo­men­tos más di­fí­ci­les ha es­ta­do pa­ra res­pal­dar­lo an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y en los días en que a Lon­do­ño se le vio la ca­ra des­en­ca­ja­da de preo­cu­pa­ción, Ma­ya se en­car­gó de res­pon­der pre­gun­tas, de des­pe­jar du­das, de tran­qui­li­zar a quie­nes han creí­do que es­te pue­de ser el fin de EPM. En el úl­ti­mo mes ha lle­ga­do a tra­ba­jar has­ta 22 ho­ras dia­rias, no ha co­no­ci­do el des­can­so: no pue­de, es in­ca­paz.

–Han si­do días di­fí­ci­les en los que, prác­ti­ca­men­te, ha to­ca­do se­guir de­re­cho. O cuan­do me voy a la ca­sa no pue­do dor­mir, cie­rro los ojos una o dos ho­ras y lle­ga el so­bre­sal­to, rá­pi­do lle­ga la an­sie­dad de mi­rar el ce­lu­lar, de ave­ri­guar en cuál cota de al­tu­ra va la pre­sa. Ade­más, se me ve­nía a la ca­be­za la gen­te, pen­sa­ba en qué ha­cía­mos, por­que si hu­bie­ra pa­sa­do lo peor es­tá­ba­mos ha­blan­do de 120.000 per­so­nas pa­ra eva­cuar. Era to­da una pe­lí­cu­la de te­rror, pe­ro en vi­vo. El peor día fue el mis­mo 15 de ma­yo –Freddy Za­pa­ta es­ta­ba arri­ba del mu­ro, mien­tras el pro­fe­sor Adolfo Cas­ta­ño es­ta­ba en el puen­te de Puer­to Val­di­via– cuan­do el agua se es­ca­pó por la galería 284 y el obre­ro se pro­te­gía en una hen­di­du­ra que ha­bía entre las ro­cas

“Han si­do días di­fí­ci­les en los que, prác­ti­ca­men­te, ha to­ca­do se­guir de­re­cho”, John Ma­ya.

y la alarma so­na­ba en el pue­blo. En ese mo­men­to cre­yó que no ha­bía na­da que ha­cer, que el desas­tre era in­mi­nen­te. –Ese día no dor­mí.ade­más te­nía el pa­so can­ce­la­do, no po­día en­trar a ver qué ha­bía pa­sa­do. Tam­bién fue muy du­ro el día del de­rrum­be en la cota 600. Fue­ron tres de­rrum­bes se­gui­dos, y es­te era muy de­li­ca­do por­que ocurrió al fren­te del ver­te­de­ro y lle­ga­mos a pen­sar que si caía más tie­rra se iba a obs­truir. La na­tu­ra­le­za ta­pan­do lo que no­so­tros ne­ce­si­tá­ba­mos abrir. El 13 de ma­yo, Ma­ya tu­vo que ad­mi­tir que lo su­ce­di­do en Hidroituango su­pe­ra­ba los cálcu­los de los ex­per­tos. La pre­sión del agua so­bre la mon­ta­ña no se po­día con­tro­lar; la na­tu­ra­le­za ha­bía to­ma­do control de la obra. Se­ma­nas más tar­de, la mon­ta­ña le dio la ra­zón: su in­te­rior co­men­zó a mo­ver­se tra­yen­do de­rrum­bes. –EPM ha di­cho va­rias ve­ces que no tie­ne el control del pro­yec­to, ¿es di­fí­cil de­cir eso en un pro­yec­to de in­ge­nie­ría? –Ha­bla­mos de un cau­dal de más de 2.000 me­tros cú­bi­cos por se­gun­do, unos agua­ce­ros to­rren­cia­les co­mo nun­ca en la vi­da, una mon­ta­ña con des­li­za­mien­tos y mo­vi­mien­tos. Es muy com­pli­ca­do por­que to­do es­to es­tá ba­sa­do en la téc­ni­ca, en los cálcu­los, en las ecua­cio­nes, y uno lle­gar a un mo­men­to de im­po­ten­cia, de saber que es­tá a mer­ced de la na­tu­ra­le­za, en ma­nos de Dios.

LA PRE­SA

Freddy Za­pa­ta tie­ne 40 años y na­ció en Amal­fi, un pue­blo del nor­des­te an­tio­que­ño don­de los her­ma­nos Cas­ta­ño em­pe­za­ron esa má­qui­na de gue­rra que fue el blo­que me­tro de las Au­to­de­fen­sas Unidas de Co­lom­bia (AUC). Qui­zá por eso –di­ce– es que no le ha da­do mie­do es­tar en un mu­ro de pre­sa, ya pa­só mu­chos mie­dos, ya vio el ho­rror de la muer­te, ya vio mu­cha san­gre.ade­más – di­ce va­rias ve­ces cuan­do ha­bla­mos– es­tá muy con­fia­do en la pre­sa, eso no lo hi­cie­ron im­pro­vi­san­do.

Ha­ce más de diez años, Za­pa­ta em­pe­zó a tra­ba­jar en pro­yec­tos de EPM. An­tes de Hidroituango es­tu­vo en Por­ce II y Por­ce III, dos pro­yec­tos hi­dro­eléc­tri­cos que apro­ve­chan las rá­pi­das caí­das de agua del río Por­ce, ubi­ca­do entre el norte y el nor­des­te de An­tio­quia. Fue con­tra­ta­do co­mo obre­ro en la cons­truc­ción de los cam­pa­men­tos y años des­pués ter­mi­nó co­mo en­car­ga­do de la pre­sa, que es lo que ha­ce en Hidroituango, don­de tie­ne a car­go 110 obre­ros que tra­ba­jan do­ce ho­ras dia­rias pa­ra –aho­ra– lle­gar a la cota 425 en el mu­ro. –Las dos o tres ve­ces que he­mos te­ni­do que eva­cuar me ha to­ca­do tra­ba­jan­do, ahí pa­ra­do en el mu­ro. La pri­me­ra fue cuan­do la re­pre­sa se ta­po­nó y to­có ac­ti­var un plan de emer­gen­cia. Ahí co­men­za­mos a cam­biar el día a día por­que el agua no te­nía sa­li­da, la pre­sión fue mu­cha: ha­bía que ha­cer ese lleno prio­ri­ta­rio y su­bir el mu­ro an­tes de que el agua lle­ga­ra a la pre­sa. El plan era ti­rar­la por el ver­te­de­ro, pe­ro nos vi­mos tra­ba­jan­do con el agua en las bo­tas. La se­gun­da vez fue cuan­do el agua salió por la galería 284, el día que eva­cua­ron de­fi­ni­ti­va­men­te a Puer­to Val­di­via, el 15 de ma­yo. Des­de el mu­ro, ese 15 de ma­yo, y mien­tras en Puer­to Val­di­via los po­bla­do­res co­rrían por el puen­te, Freddy Za­pa­ta veía a sus ami­gos co­rrer aba­jo, huir co­mo las hor­mi­gas que en­lo­que­cen cuan­do se les bo­rra el ras­tro del ca­mino.aun­que no tu­vo mie­do, lle­gó a pen­sar que en al­gún mo­men­to el agua se iba a lle­var a al­gún com­pa­ñe­ro. –Al­gu­nos cre­ye­ron que la pre­sa ha­bía ce­di­do, yo no. In­me­dia­ta­men­te pen­sé que se tra­ta­ba de una fu­ga por una galería. Es­tos tú­ne­les tienen unos res­pi­ra­de­ros, cuan­do un tú­nel se ta­po­na el agua bus­ca su sa­li­da. La so­lu­ción fue coor­di­na­da con los je­fes: eva­cuar a la gen­te lo más rá­pi­do po­si­ble. Ese día ha­bló con ca­da uno de sus hi­jos sie­te hi­jos –Ma­nue­la Ale­jan­dra,

Lau­ra Isa­bel, Es­te­fa­nía, Ka­ren, Da­nie­la, Li­seth y Ma­tías Za­pa­ta Sepúlveda–, les di­jo que es­tu­vie­ran tran­qui­los, que el pro­yec­to no se iba a ir al tras­te por lo que ellos veían en las noticias. Su hi­ja ma­yor le ha­bló del video más po­pu­lar de Fa­ce­book en el que se veía a un obre­ro que, de no ha­ber­se res­guar­da­do entre un gru­po de ro­cas, ha­bría si­do arras­tra­do por un fe­roz cho­rro de agua. Él so­lo le di­jo que ya to­do es­ta­ba con­tro­la­do, que te­nían que se­guir tra­ba­jan­do pa­ra evi­tar que la si­tua­ción em­peo­ra­ra.

Su familia sa­be que es­tá en­car­ga­do del gru­po A, que tra­ba­ja do­ce ho­ras dia­rias en el mu­ro de pre­sa, aho­ra so­lo es­pe­ran que lle­gue el 19 de ju­nio pa­ra que vuel­va por una se­ma­na a la ca­sa. Pe­ro Za­pa­ta so­lo pien­sa en lo que pa­sa ca­da día, no va más allá. Ha­bla­mos un miér­co­les, esa no­che las co­sas no ha­bían ido tan bien. –Ano­che llo­vió mu­cho, el agua afec­ta so­bre to­do la aplicación del se­llo pa­ra im­per­mea­bi­li­zar que va entre los ma­te­ria­les del lle­na­do de pre­sa, un plas­ti­fi­can­te que no deja pa­sar el agua. En es­te mo­men­to es­ta­mos en la cota

412,40. Nues­tro pro­me­dio de tra­ba­jo es de un me­tro en 24 ho­ras, pe­ro cuan­do llue­ve tan­to no po­de­mos avan­zar, se di­fi­cul­ta to­do. –¿A us­ted no le da mie­do? –La ver­dad no. Ha­blo mu­cho en las char­las que te­ne­mos, y di­go que si me die­ra mie­do lo com­par­ti­ría, no me lo guar­da­ría. Uno co­mo en­car­ga­do tie­ne que tra­tar de so­cia­li­zar lo que pa­sa, pa­ra que si lle­ga a su­ce­der al­go uno no se sien­ta cul­pa­ble. Mie­do no. La ver­dad, si sin­tie­ra mie­do no es­ta­ría acá. Freddy no sien­te mie­do, pe­ro en el úl­ti­mo mes le han re­nun­cia­do on­ce

tra­ba­ja­do­res, to­dos le han di­cho que pre­fie­ren es­tar cer­ca a su ca­sa y no mon­ta­dos allá, en el mu­ro que sa­le to­dos los días en te­le­vi­sión. Aguas aba­jo na­die sa­be con cla­ri­dad qué es­tá pa­san­do ni qué pue­de pa­sar. Hidroituango ha de­ja­do de ser una pro­me­sa de pro­gre­so y ha lle­ga­do a con­ver­tir­se en si­nó­ni­mo de in­cer­ti­dum­bre. Des­de el al­ber­gue, des­de la ofi­ci­na re­mo­ta y des­de la pre­sa, ver­sio­nes muy dis­tin­tas de “ha­cer to­do lo po­si­ble” y de afron­tar lo in­cier­to se cier­nen so­bre ca­da uno de los in­vo­lu­cra­dos.

El 15 de ma­yo, las au­to­ri­da­des des­alo­ja­ron Puer­to Val­di­via por­que creían que la ca­sa de má­qui­nas, inun­da­da pa­ra sal­var la pre­sa, ha­bía ce­di­do y po­dría oca­sio­nar una ava­lan­cha de 26 me­tros de al­tu­ra.

Más de 2.000 per­so­nas vi­ven des­de ha­ce un mes en al­ber­gues tem­po­ra­les ubi­ca­dos en el co­li­seo y en el co­le­gio de Val­di­via, ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal a 20 ki­ló­me­tros de la zo­na de emer­gen­cia.

El 12 de ma­yo los lu­ga­re­ños mi­ra­ban des­de el puen­te de Puer­to Val­di­via có­mo la cre­cien­te oca­sio­na­da por el des­ca­po­ta­mien­to de un tú­nel se lle­va­ba va­rias ca­sas ubi­ca­das en la ri­be­ra.

Ade­más de los dam­ni­fi­ca­dos de Puer­to Val­di­via, quie­nes han es­ta­do so­me­ti­dos a los em­ba­tes de vi­vir en car­pas mi­li­ta­res, tam­bién han si­do eva­cua­das fa­mi­lias de Cá­ce­res y Ta­ra­zá a al­ber­gues tem­po­ra­les en zo­nas al­tas de la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.