¿Es es­ta la era de los mun­dia­les de fút­bol sos­te­ni­bles?

En Ru­sia 2018, la FIFA es­tre­na­rá su nue­vo pro­to­co­lo: la Es­tra­te­gia de Sus­ten­ta­bi­li­dad, que prio­ri­za la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal y bus­ca op­ti­mi­zar la par­te es­truc­tu­ral de los es­ta­dios y re­du­cir 70% el gas­to ener­gé­ti­co.

Semana Sostenible - - CONTENIDO - por: ca­ro­li­na mo­ra­les pra­do

La Co­pa Mun­dial de Fút­bol Bra­sil 2014 se­rá re­cor­da­da co­mo el even­to ma­si­vo más con­ta­mi­nan­te, pues, de acuer­do con or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas, du­ran­te el cer­ta­men fue­ron emi­ti­das más de 2,7 mi­llo­nes de to­ne­la­das de CO2 y otros ele­men­tos tó­xi­cos. Las alar­mas co­men­za­ron en Ale­ma­nia 2006 y Su­dá­fri­ca 2010. Pe­ro fue jus­ta­men­te el es­fuer­zo del país ca­rio­ca lo que lle­vó a la FIFA a adop­tar un nue­vo pro­to­co­lo que ha­ga más ami­ga­ble la re­la­ción fút­bol-me­dioam­bien­te.

Pa­ra cum­plir sus com­pro­mi­sos, Bra­sil hi­zo una in­ver­sión cer­ca­na a los 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res, in­clu­yen­do la re­no­va­ción de ocho de los do­ce es­ta­dios se­de y la cons­truc­ción del Are­na Ama­zo­nia en el es­ta­do de Ma­naos. En ese es­ta­dio se ju­ga­ron cua­tro par­ti­dos. Hoy, cua­tro años des­pués, las crí­ti­cas con­ti­núan pues la ma­yo­ría de esos es­ce­na­rios es­tán des­ti­na­dos a otras ac­ti­vi­da­des: al­gu­nos se con­vir­tie­ron en se­des de des­pa­chos gu­ber­na­men­ta­les, en otros fun­cio­nan cen­tros co­mer­cia­les y par­quea­de­ros, y unos más sir­ven so­lo pa­ra con­cier­tos mu­si­ca­les, ya que el cam­peo­na­to de fút­bol in­terno no pro­du­ce los re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra su cos­to­so man­te­ni­mien­to. “La FIFA po­ne unas con­di­cio­nes mien­tras se rea­li­za el Mun­dial, pe­ro des­pués no tie­ne po­si­bi­li­dad de in­ter­ve­nir por­que los es­ta­dios son pro­pie­dad de ca­da país”, di­ce el ve­te­rano pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo Ja­vier Her­nán­dez Bon­net. Aho­ra, en el Mun­dial Ru­sia 2018, la fe­de­ra­ción es­tre­na­rá su nue­vo pro­to­co­lo Es­tra­te­gia de Sus­ten­ta­bi­li­dad, que in­clu­ye un pro­gra­ma especial de sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal pa­ra los ope­ra­do­res de es­ta­dios don­de se desa­rro­lla­rá el cam­peo­na­to. Se bus­ca op­ti­mi­zar la par­te es­truc­tu­ral de los es­ce­na­rios e im­ple­men­tar nue­vas tec­no­lo­gías que per­mi­tan re­du­cir has­ta en 70% el gas­to ener­gé­ti­co du­ran­te la ci­ta mun­dia­lis­ta. Es­ta es­tra­te­gia pre­vé un to­tal de 25 ob­je­ti­vos cen­tra­les de ren­di­mien­to re­la­cio­na­dos con as­pec­tos so­cia­les y eco­nó­mi­cos, y te­mas am­bien­ta­les co­mo la ges­tión de re­si­duos, la re­duc­ción y com­pen­sa­ción de las emi­sio­nes de CO2, las ener­gías re­no­va­bles y el cam­bio climático, entre otros. PRI­MER MUN­DIAL VER­DE El de Ru­sia 2018 se­rá el pri­mer cam­peo­na­to mun­dial de fút­bol ver­de. El país an­fi­trión no so­lo ad­mi­tió la Es­tra­te­gia de la FIFA, sino que creó su pro­pia cer­ti­fi­ca­ción -RU­SO- pa­ra la cons­truc­ción y re­no­va­ción de sus es­ta­dios. El prin­ci­pal or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal de fút­bol se ha ase­gu­ra­do de que los nue­vos es­ce­na­rios que ser­vi­rán de se­de pa­ra la com­pe­ten­cia de­por­ti­va cum­plan con la cer­ti­fi­ca­ción ver­de Breeam (Buil­ding Re­search Es­ta­blish­ment En­vi­ron­men­tal As­sess­ment Met­ho­do­logy), di­se­ña­da por el Reino Uni­do, y la cer­ti­fi­ca­ción LEED (Lea­ders­hip in Energy & En­vi­ron­men­tal De­sign), otor­ga­da a los edi­fi­cios con­si­de­ra­dos am­bien­tal­men­te sos­te­ni­bles. “Es­tas cer­ti­fi­ca­cio­nes per­mi­ten uti­li­zar es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les en te­mas co­mo transporte eléc­tri­co, lu­mi­na­rias in­te­li­gen­tes, ener­gías lim­pias, re­ci­cla­je de agua, ma­ne­jo de re­si­duos, con­ta­mi­na­ción vi­sual y au­di­ti­va, pro­to­co­los de se­gu­ri­dad y cos­tos ope­ra­ti­vos”, ex­pli­ca Nury Fo­re­ro Hur­ta­do, di­rec­to­ra de Cons­truc­cio­nes Nue­vas de la Es­cue­la Co­lom­bia­na de In­ge­nie­ría en Bogotá. Así, por ejem­plo, el nue­vo Ros­tov Sta­dium, con ca­pa­ci­dad pa­ra 45.000 afi­cio­na­dos, in­cor­po­ró tecnología de pun­ta que per­mi­te el pa­so de la luz na­tu­ral a tra­vés de una cor­ti­na blan­ca de te­la que fa­ci­li­ta la ven­ti­la­ción y pro­te­ger a los asis­ten­tes de la llu­via o el frío. Tam­bién cuen­ta con un sis­te­ma cen­tra­li­za­do pa­ra con­tro­lar el uso de ener­gía, de ven­ti­la­ción y ai­re acon­di­cio­na­do, al igual que el uso de lu­ces ti­po LED y me­ca­nis­mos de aho­rro y re­ci­cla­je de agua pa­ra el la­va­do de ba­ños y el rie­go del cés­ped. Otro as­pec­to que lo ha­ce un es­ta­dio am­bien­tal­men­te sus­ten­ta­ble es que, fi­na­li­za­do el Mun­dial de Fút­bol, a sus al­re­de­do­res se cons­trui­rá una ciu­dad sos­te­ni­ble. Por ello, se plan­ta­ron 1.050 ár­bo­les y 15.700 me­tros cua­dra­dos de jar­di­nes en su pe­ri­fe­ria. Pe­ro no es el úni­co, otros es­ta­dios co­mo el Luzh­ni­kí y el Spar­tak, am­bos de Mos­cú, ya re­ci­bie­ron la cer­ti­fi­ca­ción ver­de del or­ga­nis­mo or­bi­tal de fút­bol. In­clu­si­ve, el ba­lón que se uti­li­za­rá en to­dos los par­ti­dos, el Tels­tar 18, tie­ne va­rias novedades: es­tá he­cho con ma­te­ria­les re­ci­cla­bles, cuen­ta con par­ches de­gra­da­bles y en su in­te­rior tie­ne un chip que per­mi­te en­viar in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca en tiem­po real a un cen­tro in­te­li­gen­te. A lo an­te­rior se agre­ga que la FIFA anun­ció que com­pen­sa­rá cer­ca de tres to­ne­la­das de CO2 por ca­da asis­ten­te a los par­ti­dos que re­gis­tre su bo­le­ta en la pá­gi­na ofi­cial de la en­ti­dad.

Bra­sil 2014 se­rá re­cor­da­do co­mo el Mun­dial de Fút­bol más con­ta­mi­nan­te de la historia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.