Ca­ro­li­na Gar­cía: Hay que me­ter­le el ace­le­ra­dor a la tran­si­ción

Aho­ra que se ha­bla de la po­si­bi­li­dad de al­te­rar el sis­te­ma climático pa­ra en­friar la at­mós­fe­ra, es más im­por­tan­te que nun­ca re­afir­mar el com­pro­mi­so con la tran­si­ción ener­gé­ti­ca.

Semana Sostenible - - CONTENIDO - POR: CA­RO­LI­NA GAR­CÍA* * Abo­ga­da y pe­rio­dis­ta

Ha­ce un par de se­ma­nas es­tu­ve en un even­to sin­gu­lar: dos­cien­tas per­so­nas de di­fe­ren­tes lugares del mun­do fui­mos a Es­to­col­mo pa­ra dis­cu­tir có­mo crear un sis­te­ma de go­ber­nan­za glo­bal ca­paz de so­lu­cio­nar de for­ma efec­ti­va los ries­gos que ame­na­zan a la hu­ma­ni­dad. Fue­ron char­las in­ten­sas so­bre la inequi­dad y el sór­di­do he­cho de que ocho hom­bres en el mun­do po­seen la mi­tad de la ri­que­za glo­bal; so­bre el ries­go de en­fren­tar nue­vas pan­de­mias co­mo el ébo­la, y so­bre el cam­bio climático, el re­to que la ma­yo­ría iden­ti­fi­có co­mo el más ate­rra­dor y com­ple­jo. En es­te con­tex­to un tan­to fu­tu­ris­ta, se re­to­mó con una se­rie­dad im­pac­tan­te un te­ma que has­ta aho­ra no ha­bía vis­to tras­cen­der los cen­tros de investigación: la ne­ce­si­dad de apos­tar­le a la geo­in­ge­nie­ría so­lar, una téc­ni­ca que bus­ca al­te­rar in­ten­cio­nal­men­te el sis­te­ma climático pa­ra en­friar el pla­ne­ta. ¿Có­mo? In­tro­du­cien­do en la es­tra­tos­fe­ra car­bo­na­tos de cal­cio y sul­fa­tos, entre otros quí­mi­cos, pa­ra que au­men­ten la ca­pa­ci­dad que tie­ne la Tie­rra de re­fle­jar la ra­dia­ción so­lar al es­pa­cio. “Al pa­so que es­ta­mos re­du­cien­do las emi­sio­nes, no se­rá po­si­ble ha­cer­le fren­te al cam­bio climático”, afir­mó Ja­nos Pasz­tor, un re­co­no­ci­do ex­per­to en cam­bio climático que ase­so­ró a Ban Ki-moon du­ran­te su man­da­to co­mo secretario ge­ne­ral de la ONU. “Un mun­do en el que uti­li­ce­mos geo­in­ge­nie­ría so­lar pue­de ser ate­rra­dor, pe­ro uno en el que la tem­pe­ra­tu­ra so­bre­pa­se los 2°C pue­de ser aún peor”. La dis­cu­sión me de­jó fría, pues me hi­zo vis­lum­brar un fu­tu­ro de me­di­das ex­tre­mas y con­se­cuen­cias des­co­no­ci­das. Sa­be­mos per­fec­ta­men­te có­mo evi­tar ese fu­tu­ro. Si que­re­mos man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal pro­me­dio muy por de­ba­jo de 2°C, tal co­mo as­pi­ra el Acuer­do de Pa­rís so­bre Cam­bio Climático, se deben re­du­cir las emi­sio­nes glo­ba­les de car­bono en un 70% an­tes de me­dia­dos del si­glo. Es­to so­lo se pue­de lograr con un cam­bio en la for­ma en la que pro­du­ci­mos ener­gía en el mun­do. Va­mos por el ca­mino co­rrec­to: la tran­si­ción ener­gé­ti­ca. Des­de 2013 la nue­va ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de ener­gía re­no­va­ble su­pera la fó­sil. La in­dus­tria au­to­mo­tor pla­nea in­ver­tir 90.000 mi­llo­nes de dó­la­res en vehícu­los eléc­tri­cos o hí­bri­dos. El pa­pa Fran­cis­co le pi­dió a las gran­des pe­tro­le­ras apos­tar­le a las ener­gías lim­pias, y empresas co­mo Shell han aca­ta­do es­te men­sa­je con un in­for­me con­tun­den­te que ase­gu­ra que la tran­si­ción ener­gé­ti­ca es el úni­co ca­mino po­si­ble. Co­lom­bia no se que­da atrás en es­te movimiento. La Ley 1715 de 2014 y la reciente re­gu­la­ción pa­ra una subas­ta de ener­gía re­no­va­ble son pa­sos fa­vo­ra­bles. De he­cho, la Mi­sión de Cre­ci­mien­to Ver­de en Co­lom­bia pro­po­ne in­tro­du­cir 600.000 vehícu­los eléc­tri­cos pa­ra 2030 y un 15% de ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les. El pro­ble­ma no es el ca­mino sino la ve­lo­ci­dad y la es­ca­la. Ha­ce unos me­ses, el cien­tí­fi­co Ken Cal­dei­ra, del Ins­ti­tu­to de Cien­cia Car­ne­gie, cal­cu­ló que al pa­so que va­mos nos to­ma­rá cer­ca de 400 años trans­for­mar por com­ple­to el sis­te­ma ener­gé­ti­co, pues dia­ria­men­te ins­ta­la­mos 151 me­ga­va­tios de ener­gía re­no­va­ble cuan­do de­be­ría­mos ins­ta­lar 1.100 pa­ra lograr la trans­for­ma­ción a me­dia­dos del si­glo. La cru­da reali­dad nos obli­ga a to­mar me­di­das más au­da­ces. Los pró­xi­mos go­bier­nos de Co­lom­bia ten­drán que li­de­rar esa tran­si­ción en el país.to­dos lo sa­ben. La reali­dad aplas­tan­te del cam­bio climático sim­ple­men­te no es mo­ti­vo de de­ba­tes ideo­ló­gi­cos. Lo que es­tá en dis­cu­sión no es el qué (cam­bio climático), es el có­mo va­mos a evi­tar­lo.y ese có­mo exi­ge que sea­mos am­bi­cio­sos, crea­ti­vos y apren­da­mos a tra­ba­jar jun­tos más allá de nues­tras in­cli­na­cio­nes po­lí­ti­cas. Aquí es­ta­mos ha­blan­do de lo fun­da­men­tal. Na­die quie­re vi­vir ba­jo un cie­lo re­ga­do ar­ti­fi­cial­men­te con car­bo­na­tos de cal­cio, sul­fa­tos y otros quí­mi­cos.

AL PA­SO QUE VA­MOS, NOS TO­MA­RÁ CER­CA DE 400 AÑOS TRANS­FOR­MAR POR COM­PLE­TO EL SIS­TE­MA ENER­GÉ­TI­CO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.