Jai­me Ar­tea­ga: La me­jor in­ver­sión so­cial privada

Des­de ha­ce dos años, Jai­me Ar­tea­ga y Aso­cia­dos rea­li­za el Ín­di­ce de In­ver­sión So­cial Privada en alian­za con Se­ma­na Sos­te­ni­ble.

Semana Sostenible - - CONTENIDO - POR: JAI­ME AR­TEA­GA* * Di­rec­tor de Jai­me Ar­tea­ga y Aso­cia­dos

APE­NAS UNA FRAC­CIÓN DE LOS PRO­YEC­TOS QUE SE EJE­CU­TAN CON IN­VER­SIÓN SO­CIAL PRIVADA SE HA­CEN EN CON­JUN­TO CON EL SEC­TOR PÚBLICO.

Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que, a pe­sar de la fuer­za que tie­ne el sec­tor pri­va­do pa­ra ges­tio­nar su ca­pi­tal, ha­ya tan­to por for­ta­le­cer en cuan­to a la ca­li­dad con que rea­li­za su in­ver­sión so­cial. Es por es­to que, des­de ha­ce dos años, rea­li­za­mos el Ín­di­ce de In­ver­sión So­cial Privada en alian­za con Se­ma­na Sos­te­ni­ble, no con la in­ten­ción de li­mi­tar­nos a ran­quear las com­pa­ñías en fun­ción de los mon­tos que asig­nan a sus pro­gra­mas de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, sino de cons­truir un es­tán­dar de la for­ma en que ejer­cen su ciu­da­da­nía corporativa, a tra­vés de cin­co di­men­sio­nes: la ali­nea­ción, la ges­tión, la si­nap­sis, la fo­ca­li­za­ción y el re­co­no­ci­mien­to de su in­ver­sión so­cial privada. Las empresas en­tre­ga­ron ge­ne­ro­sa­men­te su in­for­ma­ción, mu­cha de ella con­fi­den­cial, pa­ra así po­der iden­ti­fi­car los gran­des re­tos que en­fren­ta el sec­tor pri­va­do del país al ir más allá de sus obli­ga­cio­nes, y com­pro­me­ter­se con me­tas de desa­rro­llo a lar­go pla­zo. Sin du­da, el re­to más no­to­rio pa­ra es­tas gran­des empresas es lograr pa­sar del re­por­te a la eva­lua­ción de sus in­ver­sio­nes so­cia­les pa­ra ga­ran­ti­zar la ges­tión del co­no­ci­mien­to y el apren­di­za­je. Aun­que se ha avan­za­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en los re­por­tes de sos­te­ni­bi­li­dad, no es co­mún mo­ni­to­rear y eva­luar la in­ver­sión so­cial, lo cual re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co al tra­tar­se de or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les al­ta­men­te en­fo­ca­das en resultados. Otra de las áreas de me­jo­ra es­tá en lograr si­ner­gias con el go­bierno y, es­pe­cial­men­te, con la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal. Ape­nas una frac­ción de los pro­yec­tos que se eje­cu­tan con in­ver­sión so­cial privada se ha­cen en con­jun­to con el sec­tor público o con la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal, per­dien­do gran­des opor­tu­ni­da­des de ma­xi­mi­zar resultados y ga­ran­ti­zar sos­te­ni­bi­li­dad. Evi­den­te­men­te, coope­rar con el go­bierno y las agencias in­ter­na­cio­na­les no es fá­cil: im­pli­ca un es­fuer­zo por ali­near ex­pec­ta­ti­vas, adap­tar el mo­de­lo de tra­ba­jo y, en especial, ajus­tar los tiem­pos (que no siem­pre son los mis­mos). Por otro la­do, las empresas que acier­tan en cons­truir alian­zas público-pri­va­das pa­ra el desa­rro­llo, no so­lo han ex­pan­di­do sus es­fuer­zos, sino que han me­jo­ra­do la fo­ca­li­za­ción de los re­cur­sos que, co­mo siem­pre, son fi­ni­tos. Es so­bre es­te úl­ti­mo pun­to, el de la fo­ca­li­za­ción, en el que hay tam­bién un gran mar­gen de me­jo­ra de la in­ver­sión so­cial privada. Des­afor­tu­na­da­men­te, ape­nas una ter­ce­ra par­te de los be­ne­fi­cia­rios de los es­fuer­zos so­cia­les de las com­pa­ñías es po­bla­ción que pue­da ser con­si­de­ra­da co­mo vul­ne­ra­ble. Aho­ra bien, va­le la pe­na re­sal­tar que los sec­to­res mi­ne­ro-ener­gé­ti­co y de pro­duc­ción de ali­men­tos y be­bi­das son un ejem­plo a se­guir en ma­te­ria de fo­ca­li­za­ción de po­bla­ción vul­ne­ra­ble. Des­de luego, to­das las empresas es­pe­ran que su in­ver­sión so­cial con­tri­bu­ya no so­lo al desa­rro­llo del en­torno, sino tam­bién a la cons­truc­ción de su pro­pia repu­tación. Ese re­co­no­ci­mien­to úni­ca­men­te es po­si­ble cuan­do la em­pre­sa es am­bi­cio­sa, y na­da de­be ser más gran­dio­so que los pro­pó­si­tos que per­si­ga In­ver­sión So­cial Privada: ya no se tra­ta de lograr la sos­te­ni­bi­li­dad de la em­pre­sa, sino del mer­ca­do al cual ella le sir­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.