Co­lom­bia sin mer­cu­rio

El sec­tor pal­me­ro co­lom­biano bus­ca for­ta­le­cer la ges­tión agroam­bien­tal de sus cul­ti­vos. Una ini­cia­ti­va in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal li­de­ra­da por Fe­de­pal­ma re­fuer­za las ba­ses pa­ra una pro­duc­ción sos­te­ni­ble de acei­te de es­ta plan­ta con par­ti­ci­pa­ción de pal­me­ros del M

Semana Sostenible - - CONTENIDO -

Co­lom­bia tie­ne al­re­de­dor de 40 mi­llo­nes de hec­tá­reas den­tro de su fron­te­ra agrí­co­la, que in­clu­ye áreas pa­ra ac­ti­vi­da­des pe­cua­rias y agrí­co­las co­mo los cul­ti­vos de ca­fé, arroz, pa­pa, maíz, ca­ña de azú­car, pal­ma de acei­te, entre otros. Es­te úl­ti­mo se con­so­li­da co­mo uno de los más ren­ta­bles del país con cer­ca de 500.000 hec­tá­reas sem­bra­das y en pro­ce­so de ex­pan­sión. En el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, ex­pe­rien­cias de paí­ses pal­me­ros lí­de­res co­mo Indonesia y Ma­la­sia han ge­ne­ra­do que al cul­ti­vo de pal­ma se le ha­yan atri­bui­do im­pac­tos al en­torno na­tu­ral co­mo la de­fo­res­ta­ción, la afec­ta­ción de las es­pe­cies que vi­ven en los bos­ques tro­pi­ca­les, el gran con­su­mo de agua y la de­ser­ti­fi­ca­ción del sue­lo. Es­te an­te­ce­den­te re­ta al sec­tor pal­me­ro co­lom­biano en ma­te­ria am­bien­tal. Pa­ra ha­cer­le fren­te a es­te re­to, Fe­de­pal­ma, Ce­ni­pal­ma, el Ins­ti­tu­to Alexander von Hum­boldt y WWF Co­lom­bia for­mu­la­ron e ini­cia­ron en 2012 el pro­yec­to Pai­sa­je Pal­me­ro Bio­di­ver­so (PPB), fi­nan­cia­do con re­cur­sos del Fon­do pa­ra el Me­dio Am­bien­te Mun­dial (GEF), ad­mi­nis­tra­dos por el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID). Es­te bus­ca do­tar al sec­tor pal­me­ro de una ruta cla­ra pa­ra in­cor­po­rar va­ria­bles am­bien­ta­les en la pla­ni­fi­ca­ción, di­se­ño y ma­ne­jo de los cul­ti­vos e im­ple­men­tar prác­ti­cas agroe­co­ló­gi­cas que pro­te­jan la bio­di­ver­si­dad y a la vez con­tri­bu­yan al au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad del sec­tor. En no­viem­bre de 2015 em­pe­zó la fa­se in si­tu con la ela­bo­ra­ción de 134 Pla­nes de Fin­ca, ins­tru­men­tos de pla­ni­fi­ca­ción a ni­vel de pre­dio con el ob­je­ti­vo de orien­tar a los pal­me­ros en la adop­ción de bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las sos­te­ni­bles y el desa­rro­llo de es­tra­te­gias de ma­ne­jo pa­ra la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad adap­ta­das a las ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res de ca­da pro­duc­tor. ¿Có­mo fun­cio­na­ron? El PPB se alió con la Fundación Na­tu­ra, la cual se en­car­gó de desa­rro­llar los Pla­nes de Fin­ca de ma­ne­ra con­jun­ta con ca­da uno de los 134 pro­duc­to­res lo­ca­les y ade­lan­tó pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción a los fun­cio­na­rios de las Uni­da­des de Asis­ten­cia y Au­di­to­ría Téc­ni­ca, Am­bien­tal y So­cial (UAATAS), es­truc­tu­ras de los nú­cleos pal­me­ros en­car­ga­das de pro­veer asis­ten­cia téc­ni­ca in­te­gral a los pal­mi­cul­to­res con el fin de que el co­no­ci­mien­to se que­de en el te­rri­to­rio y sea re­pli­ca­do a más pro­vee­do­res y nú­cleos de las re­gio­nes. Es­te tra­ba­jo con los pal­mi­cul­to­res

par­tió del diag­nós­ti­co am­bien­tal y pro­duc­ti­vo de sus fin­cas, in­clu­yen­do el re­co­no­ci­mien­to de las ri­que­zas de fau­na y flo­ra pre­sen­tes, y pos­te­rior­men­te se acor­da­ron las ac­cio­nes a im­ple­men­tar en tres ejes fun­da­men­ta­les: me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad, el uso res­pon­sa­ble del re­cur­so hí­dri­co y el ma­ne­jo y con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad, me­dian­te es­tra­te­gias co­mo la im­ple­men­ta­ción de he­rra­mien­tas de ma­ne­jo del pai­sa­je, in­clu­yen­do el es­ta­ble­ci­mien­to de cer­cas vi­vas y co­rre­do­res de con­ser­va­ción. Así, por ejem­plo, se les en­se­ñó a cui­dar las fuen­tes hí­dri­cas, una prio­ri­dad en ma­te­ria am­bien­tal, es­pe­cial­men­te en de­par­ta­men­tos co­mo el Mag­da­le­na, en la re­gión norte de Co­lom­bia. Con es­te en­fo­que, el pro­yec­to ha im­ple­men­ta­do pi­lo­tos pa­ra la res­tau­ra­ción de ron­das de cuer­pos de agua co­mo ríos y que­bra­das con es­pe­cies de plan­tas na­ti­vas, y en ma­te­ria agroe­co­ló­gi­ca ha brin­da­do he­rra­mien­tas pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de un sis­te­ma de rie­go efi­cien­te y pa­ra el mo­ni­to­reo del ni­vel de hu­me­dad en el sue­lo, lo que ha per­mi­ti­do avan­zar ha­cia un uso más efi­cien­te del agua. A di­fe­ren­cia de la zo­na norte, el ma­yor desafío en el pie­de­mon­te lla­ne­ro, zo­na oriente, es la ba­ja fer­ti­li­dad del sue­lo, lo que tra­di­cio­nal­men­te se ha bus­ca­do con­tra­rres­tar con el uso de agro­quí­mi­cos. En es­te fren­te, des­de el pro­yec­to se les ha brin­da­do a los pal­me­ros una se­rie de al­ter­na­ti­vas pa­ra un me­jor ma­ne­jo agroe­co­ló­gi­co de los cul­ti­vos, co­mo el uso de bio­ma­sa, una téc­ni­ca que le pro­por­cio­na nu­trien­tes a la pal­ma a par­tir de desechos or­gá­ni­cos. Es­tos pro­vie­nen de las ho­jas, la tu­sa y la fi­bra del fru­to de la pal­ma al apli­car­se al­re­de­dor de ca­da una de las plan­tas.téc­ni­ca que no ge­ne­ra nin­gún cos­to adicional y se usa tam­bién pa­ra man­te­ner la hu­me­dad del sue­lo. De es­ta ma­ne­ra, se re­que­ri­rá me­nor can­ti­dad de agua. Otra de las prác­ti­cas agrí­co­las be­ne­fi­cio­sas im­pul­sa­das por el pro­yec­to es la siem­bra de nec­ta­rí­fe­ras, plan­tas que pro­du­cen néc­tar, co­mo la pa­ta de pe­rro, co­la de ala­crán y ba­ja­gua. Es­tas atraen y hos­pe­dan in­sec­tos que sir­ven co­mo con­tro­la­do­res bio­ló­gi­cos de pla­gas. De es­ta ma­ne­ra, los pal­mi­cul­to­res re­du­cen el uso de pla­gui­ci­das quí­mi­cos y en­ri­que­cen la bio­di­ver­si­dad. Por otra par­te, cier­tos ti­pos de co­ber­tu­ra ve­ge­tal, co­mo el kud­zú y la mu­cu­na, tam­bién al­ber­gan in­sec­tos que fa­vo­re­cen el control de pla­gas, evi­tan la ero­sión, mi­ti­gan las con­di­cio­nes de se­quía al con­ser­var la hu­me­dad del sue­lo y pue­den apor­tar ni­tró­geno y otros nu­trien­tes a la tie­rra. “Los resultados son ma­ra­vi­llo­sos. Aun­que en es­tos as­pec­tos gran par­te de los cam­bios se ve­rán re­fle­ja­dos a me­diano y lar­go pla­zo, la ta­rea de con­cien­ti­za­ción y de pe­da­go­gía rea­li­za­da has­ta aho­ra ha ge­ne­ra­do, des­de ya, va­lio­sos cam­bios en la ma­ne­ra de con­ce­bir y ma­ne­jar los cul­ti­vos de pal­ma de acei­te en re­la­ción con su en­torno”, ase­gu­ra Jens Me­sa, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Fe­de­pal­ma. Es­tas he­rra­mien­tas le per­mi­ten al sec­tor ser más com­pe­ti­ti­vo en un mer­ca­do que ca­da vez exi­ge una pro­duc­ción más sos­te­ni­ble del acei­te de la pal­ma. En efec­to, los com­po­nen­tes del Plan Fin­ca es­tán ali­nea­dos ca­si en su to­ta­li­dad con los re­qui­si­tos de la cer­ti­fi­ca­ción de la Me­sa Re­don­da de Acei­te de Pal­ma Sos­te­ni­ble (RSPO por su si­gla en in­glés), de tal ma­ne­ra que los pal­mi­cul­to­res be­ne­fi­cia­dos po­drán ac­ce­der más fá­cil­men­te a es­te cer­ti­fi­ca­do.

La siem­bra de nec­ta­rí­fe­ras es una prác­ti­ca que per­mi­te re­du­cir el uso de pla­gui­ci­das.

El PPB bus­ca pro­te­ger la bio­di­ver­si­dad a tra­vés de la aplicación de He­rra­mien­tas de Ma­ne­jo del Pai­sa­je (HMP), que per­mi­ta la con­vi­ven­cia del cul­ti­vo con la na­tu­ra­le­za de las re­gio­nes pal­me­ras.

Los pal­me­ros re­ci­bie­ron ca­pa­ci­ta­cio­nes que les brin­da­ron he­rra­mien­tas pa­ra iden­ti­fi­car la bio­di­ver­si­dad a su al­re­de­dor y có­mo con­ser­var­la en con­ni­ven­cia con sus cul­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.