Otra ca­ra de la pal­ma

El pro­yec­to Pai­sa­je Pal­me­ro Bio­di­ver­so es­tu­vo en dos re­gio­nes pal­me­ras del país: la orien­tal y la norte. En es­ta úl­ti­ma, el ma­ne­jo efi­cien­te del agua es fun­da­men­tal pa­ra una pro­duc­ción más sos­te­ni­ble.

Semana Sostenible - - CONTENIDO -

En la zo­na norte co­lom­bia­na el pro­ble­ma es de agua. La cri­sis am­bien­tal que en­fren­ta la Cié­na­ga Gran­de de San­ta Mar­ta es el re­fle­jo de re­tos que en­fren­tan los ríos que nu­tren a es­te im­por­tan­te eco­sis­te­ma por cuen­ta de la ga­na­de­ría, agri­cul­tu­ra y obras de in­fra­es­truc­tu­ra. Hoy, la pal­ma de acei­te se ha con­ver­ti­do en un cul­ti­vo fun­da­men­tal en de­par­ta­men­tos co­mo el Mag­da­le­na. Su pro­duc­ción apor­ta el 51,4% del PIB agrí­co­la de­par­ta­men­tal y ge­ne­ra ca­si 18.000 em­pleos en la re­gión. En los úl­ti­mos años, en la ri­be­ra del río Ara­ca­ta­ca han au­men­ta­do los cul­ti­vos de pal­ma de acei­te que de­man­dan, co­mo cual­quier cul­ti­vo, dis­po­ni­bi­li­dad de agua pa­ra su desa­rro­llo. La zo­na, que ha­ce dé­ca­das em­pe­zó una trans­for­ma­ción de pro­duc­ción de ba­nano a pal­ma acei­te­ra, ha con­so­li­da­do la pre­sen­cia de di­chos cul­ti­vos. En 2017 exis­tían 57.222 hec­tá­reas sem­bra­das en to­do el de­par­ta­men­to del Mag­da­le­na, ubi­ca­dos la ma­yo­ría en las cuen­cas de los ríos que flu­yen de la Sie­rra Ne­va­da has­ta la cié­na­ga. Por eso es tan im­por­tan­te que las fin­cas pal­mi­cul­to­ras adop­ten un ma­ne­jo sos­te­ni­ble y mi­ni­mi­cen su im­pac­to me­dioam­bien­tal. An­tes de que lle­ga­ra el pro­yec­to Pai­sa­je Pal­me­ro Bio­di­ver­so (PPB) a la re­gión, mu­chas fin­cas pal­me­ras be­ne­fi­cia­rias de es­ta ini­cia­ti­va no im­ple­men­ta­ban he­rra­mien­tas pa­ra un ade­cua­do ma­ne­jo del agua. Co­mo es cos­tum­bre en to­do el país, mu­chos pal­me­ros sem­bra­ron de­jan­do po­ca pro­tec­ción con ve­ge­ta­ción na­tu­ral en las ori­llas de los ríos. Era cos­tum­bre de­jar el cul­ti­vo con po­ca co­ber­tu­ra ve­ge­tal, in­clu­so era una re­co­men­da­ción de al­gu­nos ase­so­res en te­mas agro­nó­mi­cos. Lo gra­ve es que es­ta co­ber­tu­ra, ade­más de ser­vir pa­ra man­te­ner la sa­li­ni­dad del sue­lo, apor­tar­le nu­trien­tes y con­tro­lar pla­gas, ayu­da a pre­ve­nir la ero­sión de la ri­be­ra en las zo­nas ale­da­ñas a los ríos y re­gu­la el cau­dal del

El pro­yec­to iden­ti­fi­có 558 es­pe­cies de plan­tas y 316 de ani­ma­les en tres nú­cleos pal­me­ros en el Mag­da­le­na.

agua en las cuen­cas.“por eso ca­da vez que se cre­cía el Ara­ca­ta­ca nos inun­da­ba”, cuen­ta Jai­der Sán­chez, pal­me­ro de la re­gión y uno de los be­ne­fi­cia­dos por los Pla­nes Fin­ca del PPB. Aho­ra, los pal­me­ros que han he­cho sus pla­nes de fin­ca siem­bran a más dis­tan­cia de los ríos. La idea es que lle­guen a de­jar has­ta 30 me­tros de las fuen­tes de agua al cul­ti­vo. El te­rreno ya no lo po­dan y lo cu­bren con di­ver­sas es­pe­cies de ár­bo­les y plan­tas nec­ta­rí­fe­ras. Ade­más, el pro­gra­ma les pro­por­cio­nó he­rra­mien­tas y co­no­ci­mien­to pa­ra me­dir el ni­vel freá­ti­co de la tie­rra y el vo­lu­men de agua que les en­tra del dis­tri­to de rie­go, por lo que cuen­tan con más me­ca­nis­mos pa­ra no usar más agua de la que ne­ce­si­tan. Gra­cias a es­tas me­di­das, los ve­ci­nos de Ara­ca­ta­ca ya em­pie­zan a ver ani­ma­les que an­tes no se ob­ser­va­ban en los cul­ti­vos de pal­ma acei­te­ra.“se es­tá ha­cien­do re­fo­res­ta­ción de es­pe­cies na­ti­vas pa­ra que vuel­van los ani­ma­li­tos y me­jo­re el río, que se han es­ta­do aca­ban­do por cul­pa de no­so­tros mis­mos.aho­ra han lle­ga­do bas­tan­tes aves, co­ne­jos, nu­trias, osos hor­mi­gue­ros y zo­rros; se ha vis­to ese cam­bio a fa­vor”, cuen­ta Ro­ge­lio Cha­rris, ad­mi­nis­tra­dor de la fin­ca pal­me­ra Cos­ta Ri­ca. En to­tal, el PPB ha iden­ti­fi­ca­do has­ta 558 es­pe­cies de plan­tas y 316 de ani­ma­les que vi­ven o tran­si­tan por los cul­ti­vos de pal­ma en su área de tra­ba­jo en la zo­na norte.“eso se da por­que es­ta­mos pro­te­gien­do la fau­na. Si nos po­ne­mos la mano en el co­ra­zón, no ta­la­mos y sem­bra­mos, va­mos a lograr que nues­tros hi­jos pue­dan co­no­cer to­dos esos ani­ma­les”, ase­gu­ra Cha­rris.

SEM­BRAR LA SE­MI­LLA

Aun­que, qui­zá, el lo­gro más in­tere­san­te del PPB en la zo­na norte ha si­do de­jar esa con­cien­cia am­bien­tal entre los pro­duc­to­res de pal­ma, acos­tum­bra­dos a po­dar la ‘ma­le­za’ y a ca­zar y ali­men­tar­se de los ani­ma­les sil­ves­tres que ron­da­ban el cul­ti­vo. Roberto Pa­di­lla, por ejem­plo, cre­ció en un cul­ti­vo de pal­ma y ha tra­ba­ja­do en ella to­da su vi­da, pe­ro nun­ca ha­bía en­ten­di­do la im­por­tan­cia que tie­ne pre­ser­var la di­ver­si­dad de fau­na y flo­ra y usar res­pon­sa­ble­men­te la tie­rra y el re­cur­so hí­dri­co. Has­ta aho­ra. El pro­gra­ma, ade­más, se­du­ce a los pal­me­ros por don­de más les im­por­ta: el bol­si­llo.así, por ejem­plo, se les en­se­ñó a me­dir el ni­vel freá­ti­co de la tie­rra. Mu­chas ve­ces, aun­que se ve se­ca en la su­per­fi­cie, por den­tro tie­ne la hu­me­dad su­fi­cien­te pa­ra sos­te­ner el cul­ti­vo. Pe­ro co­mo los pro­duc­to­res no sa­bían, pro­ce­dían a gas­tar más agua de la ne­ce­sa­ria. Aho­ra, con los frea­tí­me­tros no pier­den ni agua ni di­ne­ro. “Eso ha si­do muy bueno por­que así sa­be­mos el ni­vel de hu­me­dad en la tie­rra y la can­ti­dad de agua que se le pue­de co­lo­car a la pal­ma. Y tam­bién apren­der a ade­cuar los ca­na­les de rie­go, ya que si uno tie­ne una bue­na ins­ta­la­ción, va a ne­ce­si­tar me­nos agua y va a pa­gar me­nos. Esas he­rra­mien­tas fa­vo­re­cen mu­cho al pro­duc­tor”, ex­pli­ca Pa­di­lla. Ma­rit­za Mo­reno, pro­pie­ta­ria de una pe­que­ña fin­ca de cin­co hec­tá­reas de pal­ma, con­clu­ye que aho­ra el cul­ti­vo “es más sos­te­ni­ble y nos es­tá dan­do más resultados”. Los pro­duc­to­res be­ne­fi­cia­dos por el PPB son los pri­me­ros in­tere­sa­dos en mi­ni­mi­zar los da­ños am­bien­ta­les so­bre el río Ara­ca­ta­ca.“no­so­tros mis­mos po­de­mos con­tro­lar esas co­sas. Por eso he plan­tea­do con la Jun­ta de Ac­ción Co­mu­nal que nos con­cien­ti­ce­mos y re­fo­res­te­mos la ori­lla. Que ca­da familia pon­ga si­quie­ra diez ar­bo­li­tos de cual­quier es­pe­cie”, cuen­ta Jai­der Sán­chez. Eso sí, esos co­no­ci­mien­tos de pro­duc­ción sos­te­ni­ble tienen que re­gar­se por el res­to de la re­gión pal­me­ra pa­ra que re­dun­de en be­ne­fi­cios am­bien­ta­les que se no­ten. En la cuen­ca del río Ara­ca­ta­ca la se­mi­lla de la pro­duc­ción sos­te­ni­ble va echan­do raí­ces de a po­co.

Iden­ti­fi­car las es­pe­cies na­ti­vas, pro­mo­ver su cul­ti­vo y con­ser­va­ción es una de las ta­reas im­por­tan­tes que per­mi­ten la pro­tec­ción de los eco­sis­te­mas con Al­to Va­lor de Con­ser­va­ción (AVC).

El PPB le per­mi­te a los pal­me­ros iden­ti­fi­car ac­cio­nes pa­ra pro­te­ger la bio­di­ver­si­dad, que ade­más se con­vier­ten en he­rra­mien­tas cla­ve pa­ra ha­cer cul­ti­vos más pro­duc­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.