Es­pe­jos de la na­tu­ra­le­za

Semana Sostenible - - Tendencias -

La in­no­va­ción bus­ca re­sol­ver pro­ble­mas con ideas crea­ti­vas. La bio­mí­me­sis, cam­po de las cien­cias bio­ló­gi­cas, su­gie­re que las so­lu­cio­nes se en­cuen­tren ins­pi­rán­do­se en la na­tu­ra­le­za.

La crea­ción humana pa­re­ce ir en con­tra de la Tie­rra misma. Lo que cons­tru­ye y có­mo se or­ga­ni­za es siem­pre dis­rup­ti­vo pa­ra su en­torno y, a juz­gar por el cam­bio cli­má­ti­co, la con­ta­mi­na­ción y la de­fo­res­ta­ción, ya es in­sos­te­ni­ble. An­te es­te pa­no­ra­ma, hay un acer­ca­mien­to a la in­no­va­ción que se co­no­ce co­mo bio­mi­micry, bio­mí­me­sis en es­pa­ñol, que bus­ca que los ma­te­ria­les, las es­truc­tu­ras y los sis­te­mas hu­ma­nos se mol­deen de acuer­do a los sis­te­mas y ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za. Las pre­mi­sas de la bio­mí­me­sis no son nue­vas ni des­co­no­ci­das pa­ra la hu­ma­ni­dad. Siem­pre se ha mi­ra­do a la na­tu­ra­le­za pa­ra mo­de­lar so­lu­cio­nes prác­ti­cas y du­ra­de­ras. La agri­cul­tu­ra misma se ori­gi­na gra­cias a la ob­ser­va­ción del ciclo de vi­da de las plan­tas, que lue­go se imi­tó de ma­ne­ra con­tro­la­da pa­ra ase­gu­rar el su­mi­nis­tro de ali­men­tos per­ma­nen­te­men­te. Ejem­plos hay por mon­to­nes. Los pá­ja­ros fue­ron las mu­sas del avión mo­derno, que ya se lo ima­gi­na­ba Leo­nar­do da Vin­ci des­de el Re­na­ci­mien­to. El ge­nio ita­liano in­ves­ti­gó a pro­fun­di­dad la ana­to­mía de las cria­tu­ras ala­das, con­ven­ci­do de que allí es­ta­ba la cla­ve pa­ra el di­se­ño de un apa­ra­to vo­la­dor. Aun­que tar­dó un par de si­glos más en con­ver­tir­se en reali­dad, el pri­mer vue­lo de los her­ma­nos Wright y los mu­chos otros que fra­ca­sa­ron an­tes que ellos se hi­cie­ron ins­pi­ra­dos en las aves. Incluso, al pen­sar en in­ven­tos que ha­cen parte de la vi­da dia­ria en­con­tra­mos que na­cie­ron pa­ra apro­ve­char aque­llo que ya apli­ca­ba la na­tu­ra­le­za. El vel­cro fue con­ce­bi­do des­pués de que el in­ge­nie­ro Geor­ge de Mes­tral en­con­tró que las se­mi­llas de la plan­ta de la bar­da­na se en­gan­cha­ban per­fec­ta­men­te al pe­la­je de su pe­rro cuando lo sa­ca­ba a pa­sear en el bos­que. Emu­ló, en­ton­ces, esa in­ter­ac­ción pa­ra crear un sis­te­ma de cie­rre que es, al mis­mo tiem­po, re­sis­ten­te y fá­cil de unir. Ni ha­blar del que en re­tros­pec­ti­va fue un ex­per­to en la bio­mí­me­sis apli­ca­da en la ar­qui­tec­tu­ra: Gaudí. El bri­llan­te ar­qui­tec­to ca­ta­lán di­se­ña­ba sus edi­ficios co­mo una ex­ten­sión del pai­sa­je me­di­te­rrá­neo, con alu­sio­nes eco­ló­gi­cas por do­quier. La Sa­gra­da Fa­mi­lia es­tá plan­tea­da co­mo si fue­ra un bos­que, ya que veía al ár­bol co­mo la me­jor es­truc­tu­ra exis­ten­te. Gaudí afir­ma­ba que las co­lum­nas irre­gu­la­res “fa­vo­re­cen la in­ci­den­cia de la luz y son ri­cas en ma­ti­ces, de ma­ne­ra que se vuel­ve in­ne­ce­sa­ria la or­na­men­ta­ción”. El tér­mino en sí se con­ci­bió en los años ochen­ta y se po­pu­la­ri­zó con la pu­bli­ca­ción del li­bro Bio­mi­micry: In­no­va­tion Ins­pi­red by Na­tu­re (In­no­va­ción ins­pi­ra­da por la na­tu­ra­le­za) en 1997. Su au­to­ra, Ja­ni­ne Ben­yus, plan­tea que la bio­mí­me­sis es “una nue­va cien­cia que ve a la na­tu­ra­le­za co­mo mo­de­lo, me­di­da y men­to­ra”. En­fa­ti­za que el principal ob­je­ti­vo de es­te cam­po ha­cia el fu­tu­ro es bus­car la sos­te­ni­bi­li­dad. Su sim­ple pe­ro re­vo­lu­cio­na­ria teo­ría la lle­vó a con­ver­tir­se en con­sul­to­ra de nu­me­ro­sas em­pre­sas que que­rían in­te­grar la bio­mí­me­sis a sus ope­ra­cio­nes. apren­di­ces del en­torno Po­co se pien­sa acer­ca de la coor­di­na­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que el mun­do fun­cio­ne. Ima­gi­ne or­ques­tar la pri­ma­ve­ra: coor­di­nar el na­ci­mien­to de las flo­res, re­di­ri­gir los vien­tos, ha­cer que las es­pe­cies mi­gren y des­per­tar a los osos. O bien su­mer­gir­se en el agua a al­ta ve­lo­ci­dad sin crear nin­gu­na on­da o ha­cer un mí­ni­mo rui­do pa­ra que na­die lo no­te. Incluso crear una es­truc­tu­ra que so­lo algunos po­cos pue­dan ver. To­do es­to lo hace la na­tu­ra­le­za, de ma­ne­ra for­tui­ta y en per­fec­to equi­li­brio. Mu­chos pro­ble­mas que te­ne­mos ya los tiene re­suel­tos, y brin­da la cla­ve pa­ra en­con­trar me­jo­res so­lu­cio­nes. Por ejem­plo: las pal­me­ras so­bre­vi­ven a hu­ra­ca­nes, por lo que de­be­ría­mos es­tu­diar su es­truc­tu­ra pa­ra cons­truir edi­ficios más re­sis­ten­tes. El ba­lan­ce na­tu­ral se ha ido cons­tru­yen­do me­dian­te la se­lec­ción na­tu­ral, el pla­ni­fi­ca­dor de even­tos que ha mol­dea­do la vi­da, fa­vo­re­cien­do las ca­rac­te­rís­ti­cas que me­jor les sir­ven a sus ob­je­ti­vos. “To­das las es­pe­cies de la Tie­rra son el pro­duc­to de mi­les de mi­llo­nes de años de evo­lu­ción, que ha re­sul­ta­do en adap­ta­cio­nes a una va­rie­dad in­men­sa de con­di­cio­nes, que pue­den dar ideas úti­les a los se­res hu­ma­nos”, ex­pli­ca el bió­lo­go Ro­ber­to Már­quez.

vi­sión pa­ra el fu­tu­ro

En el ám­bi­to co­lom­biano, la bio­mí­me­sis es­tá sien­do ex­plo­ra­da a ni­vel más sis­te­má­ti­co que tec­no­ló­gi­co. Es decir, los prin­ci­pios se es­tán apli­can­do en in­no­va­ción so­cial. Bus­can la coor­di­na­ción in­ter­de­pen­dien­te en­tre se­res vi­vos. El bos­que es una em­pre­sa que nun­ca se ha que­bra­do, así que po­dría ver­se co­mo un mo­de­lo a se­guir pa­ra el sec­tor pri­va­do y el pú­bli­co, y sus in­te­rac­cio­nes po­drían me­jo­rar las re­la­cio­nes den­tro de co­mu­ni­da­des. Me­li­na Án­gel es la úni­ca cien­tí­fi­ca es­pe­cia­li­za­da en bio­mí­me­sis en Co­lom­bia, cer­ti­fi­ca­da por el Bio­mi­micry Ins­ti­tu­te de Mon­ta­na. Di­ce que la apli­ca­ción del cam­po en el ám­bi­to so­cial se da por­que es una ne­ce­si­dad pri­mor­dial pa­ra el país. Sin em­bar­go, cree que hace fal­ta com­pro­mi­so em­pre­sa­rial por­que el sec­tor pri­va­do sue­le con­fun­dir op­ti­mi­zar con ma­xi­mi­zar. Un pro­yec­to que quie­re im­ple­men­tar la bio­mí­me­sis, ge­ne­ral­men­te, re­que­ri­rá de mayor in­ver­sión y no ne­ce­sa­ria­men­te fa­vo­re­ce­rá la ex­pan­sión de un ne­go­cio. Sus be­ne­fi­cios vie­nen por­que se po­ne por de­lan­te el bien co­mún y obli­ga a pen­sar más allá del be­ne­fi­cio pro­pio. “Un mo­de­lo bio­mi­mé­ti­co ve a la na­tu­ra­le­za co­mo el más al­to es­tán­dar de sos­te­ni­bi­li­dad; bus­ca in­ter­fe­rir con los sis­te­mas he­ge­mó­ni­cos eco­nó­mi­cos, de ma­ne­ra que desis­tan de sus prác­ti­cas ex­trac­ti­vas”, cuen­ta Án­gel. Apos­tar­le a la bio­mí­me­sis le da un va­lor agre­ga­do a ca­da pro­yec­to hu­mano, que en es­tos tiem­pos de cri­sis tiene la res­pon­sa­bi­li­dad de tra­ba­jar por el bien del pla­ne­ta.

LA SA­GRA­DA FA­MI­LIA DE GAUDÍ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.