To­dos pa­san por el agua

La Agen­da 2030, pro­pues­ta por el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo (PNUD), bus­ca, me­dian­te 17 me­tas lo­grar que el mun­do se en­ca­mi­ne ha­cia un mo­de­lo de desa­rro­llo más sos­te­ni­ble. Lo­grar­lo im­pli­ca una ges­tión am­bi­cio­sa del agua.

Semana Sostenible - - Uniandes Ecosistemas - POR German I. An­dra­de Pro­fe­sor Fa­cul­tad de Ad­mi­nis­tra­ción de la Uni­ver­si­dad de los An­des.

Los 17 Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble y sus me­tas es­tán pro­fun­da­men­te re­la­cio­na­dos. Pe­ro hay algunos que son fun­da­men­ta­les pa­ra el lo­gro de los demás. La dis­po­ni­bi­li­dad del agua, su ges­tión sos­te­ni­ble y el sa­nea­mien­to (ODS 6) es uno de los ob­je­ti­vos que de­ter­mi­nan a los demás. De­pen­de de la ges­tión del te­rri­to­rio. Por­que el agua, tan­to en can­ti­dad co­mo en ca­li­dad, de­no­ta la sa­lud de los eco­sis­te­mas o la fal­ta de ella. En es­te sen­ti­do, es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­do con el ODS 15, en es­pe­cial los sis­te­mas eco­ló­gi­cos que sus­ten­tan el ciclo del agua. No son so­lo unos po­cos de los lla­ma­dos “eco­sis­te­mas es­tra­té­gi­cos”. La me­ta del ODS 6 di­ce: “Pro­te­ger y res­ta­ble­cer los eco­sis­te­mas re­la­cio­na­dos con el agua, in­clui­dos los bos­ques, las montañas, los hu­me­da­les, los ríos, los acuí­fe­ros y los la­gos”, o sea prác­ti­ca­men­te to­do el te­rri­to­rio en el que el agua dis­cu­rre, mien­tras re­gre­sa a la at­mós­fe­ra. Los asen­ta­mien­tos ur­ba­nos y las co­mu­ni­da­des (ODS 11) ha­cen parte de ese te­rri­to­rio, y de la pro­duc­ción y con­su­mo res­pon­sa­bles (ODS 12) y el ti­po de in­dus­tria e in­fra­es­truc­tu­ra (ODS 9) de­pen­de de si el agua re­gre­sa con ca­li­dad su­fi­cien­te. Cuando hay es­ca­sez cró­ni­ca del lí­qui­do en co­mu­ni­da­des ru­ra­les, usual­men­te la lu­cha por con­se­guir­lo ge­ne­ra car­gas ha­cia los más vul­ne­ra­bles (ODS 5) y de­sigual­da­des (ODS 10); en es­ca­la su­pe­rior na­cio­nal o re­gio­nal, ge­ne­ra los con­flic­tos, en­tre ellos las lla­ma­das “gue­rras del agua” (ODS 16). Su ges­tión ade­cua­da de­be con­tri­buir a la sos­te­ni­bi­li­dad. Con bue­na agua te­ne­mos ener­gía re­no­va­ble (ODS 7), opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas li­ga­das con el desa­rro­llo de sec­to­res de­pen­dien­tes del re­cur­so (ODS 12) y, en fin, bie­nes­tar (ODS 3). La in­te­gri­dad de la bio­di­ver­si­dad acuá­ti­ca con­ti­nen­tal (ODS 15) es el in­di­ca­dor de alerta tem­pra­na más cla­ro de có­mo va­mos. Sin agua no hay vi­da. Sin vi­da acuá­ti­ca, el agua no es la misma. Fi­nal­men­te, el ODS 13, Ac­ción por el clima, in­te­gra­do con la ges­tión eco­ló­gi­ca del te­rri­to­rio, a la lar­ga de­ter­mi­na la dis­po­ni­bi­li­dad del agua pa­ra uso hu­mano y pa­ra el so­por­te de las fun­cio­nes de los eco­sis­te­mas. Así las co­sas, la ges­tión del agua es an­te to­do so­cio­eco­sis­té­mi­ca, en es­ca­la glo­bal y lo­cal, y de­ter­mi­na la po­si­bi­li­dad de al­can­zar to­dos los ob­je­ti­vos. Sin ges­tión in­te­gral del agua, el desa­rro­llo sos­te­ni­ble se hace más cos­to­so, inequi­ta­ti­vo o sim­ple­men­te im­po­si­ble, por­que el agua es fi­ni­ta. Flu­ye en los te­rri­to­rios, y de su ca­li­dad, can­ti­dad y dis­po­ni­bi­li­dad es­ta­cio­nal, ade­más de la vi­da que con­tie­ne, po­dría­mos in­fe­rir si es­ta­mos dis­cu­rrien­do en una vía ha­cia la in­sos­te­ni­bi­li­dad. Por ahora ya sabemos del lar­go ca­mino que fal­ta por recorrer.

CAS­CA­DA DE SAN CURÍ, SAN­TAN­DER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.