ODS y gé­ne­ro

De los 17 Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, el que me­nor cum­pli­mien­to ha te­ni­do en el país es el de gé­ne­ro. Pa­ra avan­zar, es ne­ce­sa­rio abor­dar el te­ma des­de una pers­pec­ti­va más am­plia que dé cuen­ta de la mul­ti­pli­ci­dad de las reali­da­des.

Semana Sostenible - - Javeriana Igualdad - POR Ma­ría Ade­lai­da Fa­rah Quijano De­ca­na y pro­fe­so­ra ti­tu­lar de la Fa­cul­tad de Es­tu­dios Am­bien­ta­les y Ru­ra­les. Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na

Igual­dad y em­po­de­ra­mien­to: ha­cia es­tos dos pro­pó­si­tos se en­fo­ca el ob­je­ti­vo de desa­rro­llo sos­te­ni­ble ODS 5, que afir­ma: “Po­ner fin a to­das las for­mas de dis­cri­mi­na­ción con­tra las mu­je­res y ni­ñas no es so­lo un de­re­cho hu­mano bá­si­co, sino que ade­más es cru­cial pa­ra ace­le­rar el desa­rro­llo sos­te­ni­ble. Ha si­do de­mos­tra­do una y otra vez que em­po­de­rar a las mu­je­res y ni­ñas tiene un efec­to mul­ti­pli­ca­dor y ayu­da a pro­mo­ver el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el desa­rro­llo a ni­vel mun­dial”. Un ob­je­ti­vo si­mi­lar es­ta­ba en los ocho Ob­je­ti­vos del Desa­rro­llo del Mi­le­nio. Co­lom­bia avan­zó, pe­ro en el aná­li­sis he­cho en 2015, el ob­je­ti­vo de gé­ne­ro fue el que tu­vo el me­nor por­cen­ta­je de cum­pli­men­to (so­lo 66,1 %). Lo que sig­ni­fi­ca que el país tiene to­da­vía mu­cho tra­ba­jo por ha­cer en tér­mi­nos de em­po­de­rar a las mu­je­res en es­tas di­men­sio­nes. Tam­bién se ne­ce­si­tan avan­ces en la com­pren­sión de qué es gé­ne­ro y qué sig­ni­fi­ca pro­pen­der y ac­tuar en pro de trans­for­ma­cio­nes po­si­ti­vas de es­te. Si­mo­ne de Beau­voir (1908-1986) nos lo ha­bía di­cho: “No se na­ce mujer, se llega a ser­lo”. Hoy po­dría­mos decir tam­bién: “No se hace hom­bre, se llega a ser­lo”, o “No se na­ce ho­mo­se­xual, se llega a ser­lo”, o “No se na­ce tran­se­xual, se llega a ser­lo”. Di­cho de otra ma­ne­ra, tal vez más di­ná­mi­ca: “No na­ce­mos mujer (hom­bre, ho­mo­se­xual, tran­se­xual…), nos va­mos ha­cien­do y trans­for­man­do”. Es­to sig­ni­fi­ca al me­nos cin­co co­sas. Pri­me­ro, gé­ne­ro es dis­tin­to a se­xo. Se­gun­do, el gé­ne­ro es una cons­truc­ción so­cio­cul­tu­ral, no na­tu­ral, que iden­ti­fi­ca y va­lo­ra las ca­rac­te­rís­ti­cas. Ter­ce­ro, el gé­ne­ro se con­fi­gu­ra siem­pre en las re­la­cio­nes so­cia­les en un lugar y tiem­po es­pe­cí­fi­cos. Cuar­to, te­ner una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro no es so­lo en­fo­car­se en mu­je­res, ni en su in­clu­sión en los aná­li­sis y po­lí­ti­cas, ni es una cues­tión de so­lo ellas. Pen­sar y tra­ba­jar por las equi­da­des de­be ser de to­dos los ciu­da­da­nos. Y quin­to, ha­blar de gé­ne­ro y bus­car equi­da­des de gé­ne­ro im­pli­ca ex­pli­ci­tar y con­si­de­rar di­ver­si­da­des: en­ten­der que no to­das las mu­je­res son igua­les, que no to­dos los hom­bres son igua­les, que no to­dos los y las ho­mo­se­xua­les y los y las tran­se­xua­les son igua­les en­tre sí, no to­dos y to­das tie­nen los mis­mos deseos, ex­pec­ta­ti­vas, ro­les, opor­tu­ni­da­des, ne­ce­si­da­des. To­do es­to es­tá cru­za­do por la et­nia, la cla­se so­cial y la edad. Y por lo tan­to de­be­mos ha­blar en plu­ral de igual­da­des en­tre gé­ne­ros y em­po­de­ra­mien­tos de los mis­mos, en di­ver­sos con­tex­tos te­rri­to­ria­les, cul­tu­ra­les e históricos. Por eso, mi lla­ma­do es a que el ODS 5 lo asu­ma­mos en Co­lom­bia con una pers­pec­ti­va más am­plia y di­ver­sa, que dé cuen­ta de la mul­ti­pli­ci­dad de gé­ne­ros en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.