SOFT COM­BAT

El me­dioe­vo en el pre­sen­te

Si - - Hay Hobbie - POR RA­FAEL PA­BÓN

Dos fi­gu­ras se re­cor­tan in­mó­vi­les con­tra el oca­so, la bri­sa, la hier­ba y el si­len­cio es­pe­ran el pri­mer mo­vi­mien­to. En sus ma­nos las ar­mas tan­tean el mo­men­to de blan­dir­se la una con­tra la otra, o con­tra la car­ne in­de­fen­sa. Tras una or­den de due­lo se lan­zan al ai­re, bus­can­do vic­to­ria.

Po­cos son los lí­mi­tes que se le pue­den im­po­ner a la ima­gi­na­ción cuan­do se re­fu­gia en sus pro­pios mun­dos, en el te­rreno de lo que so­ña­mos to­do es po­si­ble. Que vuel­van a la vida cos­tum­bres del me­dioe­vo, que Ba­rran­qui­lla se con­vier­ta en te­rri­to­rio de jus­tas y due­los, es so­lo cues­tión de ver con otros ojos lo sim­ple y crear nues­tras pro­pias re­glas de jue­go; eso es lo que ha he­cho un gru­po de ami­gos ba­rran­qui­lle­ros, ba­jo el nom­bre He­ral­dos del Gehe­na, pio­ne­ros del soft­com­bat en la ciu­dad.

Es­te de­por­te com­bi­na ele­men­tos de la es­gri­ma mo­der­na, es­gri­ma an­ti­gua, las

EL DE­POR­TE, QUE SE ORI­GI­NÓ EN ALE­MA­NIA, RE­VI­VE LOS COM­BA­TES ME­DIE­VA­LES CON

RE­GLAS MO­DER­NAS Y

AR­MAS DE GO­MAES­PU­MA, EL

PA­SA­TIEM­PO PER­FEC­TO PA­RA LOS AMAN­TES DE

DI­CHA ÉPO­CA.

ar­tes mar­cia­les que usan ar­mas blan­cas y los jue­gos de rol.

Sus orí­ge­nes se re­mon­tan a la pe­lí­cu­la The Blood of He­roes, un fil­me de 1989 si­tua­do en un fu­tu­ro postapo­ca­líp­ti­co don­de los se­res hu­ma­nos se en­tre­tie­nen prac­ti­can­do Jug­ger, un de­por­te en­tre ju­ga­do­res ar­ma­dos, quie­nes com­pi­ten por lo­grar ano­tar pun­tos en el ar­co enemi­go. Es­ta prác­ti­ca fic­ti­cia fue adap­ta­da al mun­do real en Ale­ma­nia. “Al co­mien­zo era al­go mu­cho más vio­len­to, don­de la gen­te se las­ti­ma­ba, sin em­bar­go cuan­do el de­por­te se fue ex­ten­dien­do por el mun­do em­pe­zó a re­la­cio­nar­se más con el rol en vi­vo”. Ase­gu­ran.

El in­gre­dien­te de es­tos jue­gos de fan­ta­sía ter­mi­nó por su­pri­mir el pa­re­ci­do que el Jug­ger te­nía con el rugby y se cen­tró más en la par­te del com­ba­te, las ar­mas se re­fi­na­ron y re­cu­brie­ron con pro­tec­ción pa­ra evi­tar las­ti­mar al con­trin­can­te, dan­do ori­gen al Soft­com­bat.

El gru­po He­ral­dos del Gehe­na tra­jo el de­por­te a Ba­rran­qui­lla tras una oca­sión en la que uno de sus in­te­gran­tes tu­vo la opor­tu­ni­dad de prac­ti­car­lo en Bo­go­tá. En prin­ci­pio su in­ten­ción era in­cluir las re­pre­sen­ta­cio­nes de com­ba­tes en el uni­ver­so fic­ti­cio de Kanz, una his­to­ria de rol in­ven­ta­da por Ca­mi­lo Mo­ra, miem­bro del gru­po que se en­car­ga de la am­bien­ta­ción en los com­ba­tes.

Lo cier­to es que, al me­nos por el mo- men­to, el in­gre­dien­te de na­rra­ción y re­pre­sen­ta­ción de his­to­rias se en­cuen­tra re­le­ga­do fren­te al in­te­rés por los com­ba­tes, los cua­les es­tán a la al­tu­ra de cual­quier otro de­por­te en exi­gen­cia fí­si­ca. “Ha­bía per­so­nas que al co­mien­zo da­ban dos es­pa­da­zos y se can­sa­ban, una de las co­sas más sa­tis­fac­to­rias ha si­do ver có­mo, mo­ti­va­dos por las ga­nas de ser me­jo­res en el soft­com­bat, han me­jo­ra­do tam­bién su ren­di­mien­to fí­si­co”. Ase­gu­ra Mar­cos Lara, quien se en­car­ga del apoyo logístico y la coor­di­na­ción de eventos.

So­bre la se­gu­ri­dad, to­dos coin­ci­den en afir­mar que es la máxima prio­ri­dad al mo­men­to de com­ba­tir; las es­pa­das son fa­bri­ca­das por uno de los in­te­gran­tes del gru­po, En­ri­que Ru­bio, quien se ase­gu­ra que si­gan los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les pa­ra ha­cer el mí­ni­mo da­ño, aun­que ha­cen én­fa­sis en que el ob­je­ti­vo es ha­cer pun­tos, no gol­pear al otro.

Las reunio­nes, que sue­len ser los do­min­gos en el par­que Sa­gra­do Co­ra­zón, son anun­cia­das a tra­vés de sus pá­gi­nas en Fa­ce­book. En la ac­tua­li­dad ya cuen­tan con un gru­po re­la­ti­va­men­te gran­de de prac­ti­can­tes asi­duos. “Siem­pre hay es­pa­cios pa­ra nue­vas ideas y for­mas de en­tre­te­ni­mien­to, y eso es lo que bus­ca­mos no­so­tros, po­der brin­dar a Ba­rran­qui­lla una for­ma de en­tre­te­ni­mien­to sa­na y di­fe­ren­te”.

El prin­ci­pal ob­je­ti­vo es ano­tar pun­tos to­can­do las pier­nas, bra­zos o el tor­so del enemi­go, el ex­ce­so de fuer­za es pe­na­li­za­do. | Fo­tos Ra­fael Pa­bón

La prác­ti­ca es, ade­más, un buen ejer­ci­cio que me­jo­ra la con­di­ción fí­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.