PRÓ­XI­MA­MEN­TE

ES­TRENO

Si - - Hay Cine -

in­co­mo­di­dad mo­men­tá­nea.

Has­ta que un día los mons­truos se ha­cen más gran­des y más há­bi­les, y de re­pen­te los Jaeger se vuel­ven in­su­fi­cien­tes pa­ra de­te­ner­los. Es en una de es­tas batallas que nues­tro pro­ta­go­nis­ta, Ra­leigh Bec­ket (Char­lie Hun­nam), es de­rro­ta­do, vien­do mo­rir en el pro­ce­so a su her­mano y pi­lo­to com­pa­ñe­ro.

A par­tir de allí co­mien­za el nu­do de la pe­lí­cu­la, la pe­que­ña re­sis­ten­cia de los úl­ti­mos Jae­gers que que­dan en el mun­do de­ben ha­cer­le fren­te a la in­va­sión y des­truir­la de­fi­ni­ti­va­men­te. Su­fi­cien­te ex­cu­sa pa­ra po­ner fren­te a nues­tros ojos un des­plie­gue de ac­ción épi­ca, batallas co­lo­sa­les en las que la des­truc­ción es­tá a la or­den del día; el di­rec­tor no tie­ne gran­des as­pi­ra­cio­nes ar­gu­men­ta­les con es­te fil­me, y sin em­bar­go re­sul­ta muy en­tre­te­ni­do, pre­ci­sa­men­te por cen­trar­se en aque­llo que es su fuer­te.

Los ro­bots es­tán di­se­ña­dos de for­ma muy in­tere­san­te, una mez­cla en­tre Trans­for­mers y Gi­gan­tes de Ace­ro, ade­más la ani­ma­ción re­sul­ta bas­tan­te rea­lis­ta, li­te­ral­men­te se pue­den sen­tir las to­ne­la­das de ace­ro de los Jaeger mo­vién­do­se pe­sa­da­men­te al im­pac­tar con los Kaiju, en es­te sen­ti­do los ca­si 200 mi­llo­nes de dó­la­res que fue­ron in­ver­ti­dos en su rea­li­za­ción es­tán bien gas­ta­dos.

Las ac­tua­cio­nes no so­bre­sa­len, ape­nas sir­ven pa­ra lle­var ade­cua­da­men­te la ac­ción a tra­vés de las dos ho­ras que du­ra la pe­lí­cu­la, sin em­bar­go es­te no es un pe­ca­do im­per­do­na­ble, pues Ti­ta­nes del Pa­cí­fi­co es un fil­me pa­ra ver, di­ver­tir­se, ol­vi­dar al mun­do un ra­to y pos­te­rior­men­te ol­vi­dar­lo a él, no lo re­cor­da­re­mos en el fu­tu­ro, pe­ro sin du­da nos que­da­re­mos con un buen sa­bor de bo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.