CHE­LI­TO

De Castro

Si - - Hay Aplausos - POR ANA MI­LE­NA PU­GLIE­SE ARAÚ­JO TWIT­TER @ANAMILENAPUG

Di­cen por ahí que los ba­rran­qui­lle­ros —en su ma­yo­ría—, tie­nen la par­ti­cu­la­ri­dad de ge­ne­rar re­cor­da­ción por su ta­len­to y ca­ris­ma arro­lla­dor. Un ejem­plo de ello es el po­li­fa­cé­ti­co Che­li­to De Castro, un hom­bre que vi­ve y res­pi­ra música, y que no tie­ne na­da que en­vi­diar­le a ar­tis­tas del ex­te­rior.

No en vano fue el com­pa­ñe­ro de fór­mu­la del gran Joe Arro­yo, co­mo pia­nis­ta, en éxi­tos co­mo Re­be­lión, Cen­tu­rión de la no­che y En Ba­rran­qui­lla me que­do, en­tre otros te­mas, y ade­más, ha te­ni­do el ho­nor de tra­ba­jar con fi­gu­ras co­mo Ju­lio Igle­sias, Ana Ga­briel, El Pu­ma, Ri­car­do Mon­ta­ner, Ru­bén Blades, Iván Vi­lla­zón, Jor­ge Ce­le­dón, Pe­ter Manjarrés, Che­co Acos­ta y Juan Car­los Co­ro­nel.

Es­te hom­bre, de son­ri­sa cá­li­da y gran sen­ti­do hu­mano, com­par­tió su más re­cien­te pro­duc­ción con re­vis­ta Sí de EL HE­RAL­DO, la cual ase­gu­ra es­tá so­nan­do con fuer­za en las emi­so­ras de la Cos­ta Ca­ri­be. Se tra­ta de Te doy mi co­ra­zón, una can­ción que lo re­gre­sa a sus épo­cas de so­lis­ta, te­rre­nos que no pi­sa­ba des­de ha­ce unos 15 años, cuan­do su sen­ci­llo A dos pa­los, dio mu­cho de qué ha­blar.

“La pro­duc­ción no me de­ja­ba tiem­po pa­ra vol­ver a can­tar. Eso re­quie­re tiem­po pa­ra plan de pro­mo­ción, en­tre otros de­ta­lles. Es­te año, las co­sas se die­ron, cuan­do unos ami­gos pro­duc­to­res, que re­si­den en el ex­te­rior, me lla­ma­ron a pe­dir­me que can­ta­ra. La idea de ha­cer­lo reali­dad vino a mi men­te y me sen­té a com­po­ner la can­ción”, ex­pre­sa.

En Te doy mi co­ra­zón, Che­li­to in­te­gra las di­fe­ren­tes fa­ce­tas de su ca­rre­ra mu­si­cal. To­ca el piano, el acor­deón, pro­du­ce, es arre­glis­ta, can­ta y com­pu­so el sen­ci­llo.

“Jun­té las fa­ce­tas de mi vida y con­se­guí los mú­si­cos com­ple­men­ta­rios, pa­ra lo

que ha­cía fal­ta. Es un te­ma ale­gre rít­mi­ca­men­te, pe­ro ro­mán­ti­co de le­tra. Tra­ta so­bre la año­ran­za de una per­so­na que uno quie­re que lle­gue a nues­tra vida. La es­cri­bí en un mo­men­to sen­ti­men­tal, de so­le­dad, año­ran­do a una per­so­na a quien en­tre­gar­le mi vida en­te­ra y mis sue­ños”, cuen­ta el ba­rran­qui­lle­ro.

Ade­más re­la­ta que aca­ba de ha­cer el convenio con Dis­cos Fuen­tes y pró­xi­ma­men­te van a gra­bar el vi­deo y a ha­cer el plan de pro­mo­ción na­cio­nal. “La gen­te ya pue­de ad­qui­rir mi nue­vo tra­ba­jo en la tien­da vir­tual de Dis­cos Fuen­tes. Lo lan­cé ha­ce un mes y me­dio y su me­lo­día es tro­pi­cal y tie­ne ba­ses de me­ren­gue y música ca­ri­be­ña. Con mu­chos co­ros y pre­go­nes. Se pa­re­ce mu­cho a lo que es Che­li­to, en sí”, ma­ni­fies­ta.

A su vez, el ar­tis­ta men­cio­na el tra­ba­jo que hi­zo a fi­na­les del año 2012, del cual ha re­ci­bi­do los más gra­tos co­men­ta­rios. “An­tes de lan­zar mi sen­ci­llo, hi­ce una pro­duc­ción de esas que me ha­cen de­cir que soy to­do un aven­tu­re­ro mu­si­cal. Lan­cé al mer­ca­do, Ex­clu­si­vo, un ál­bum de música la­ti­noa­me­ri­ca­na, in­ter­pre­ta­da por mi acor­deón. No tie­ne an­te­ce­den­tes en el mun­do del acor­deón dia­tó­ni­co, que es con el que nor­mal­men­te se in­ter­pre­tan los va­lle­na­tos”.

Pa­ra Che­li­to, a tra­vés de su tra­ba­jo de música del mun­do se pue­de de­mos­trar to­do lo que se pue­de ha­cer con las me­lo­días de un acor­deón. “Hi­ce un re­co­rri­do a tra­vés de los gran­des éxi­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, es­ta es mi ter­ce­ra pro­duc­ción de es­te es­ti­lo. Son rit­mos tran­qui­los, sin le­tra, pa­ra es­cu­char. En la pro­duc­ción in­te­gré mú­si­cos de Cu­ba, Ve­ne­zue­la y Co­lom­bia, pa­ra dar­le el to­que in­ter­na­cio­nal que que­ría des­de un prin­ci­pio. En el ál­bum hay, por ejem­plo, un te­ma de sam­ba bra­si­le­ra en acor­deón, y un clá­si­co de música cu­ba­na”, apun­ta.

So­bre su es­ti­lo co­mo acor­deo­nis­ta, ex­pre­sa que es­tá in­fluen­cia­do a la música del mun­do y no al va­lle­na­to co­mún. “No tie­ne tan­to acen­to re­gio­nal y se adap­ta fá­cil­men­te a cual­quier rit­mo. Es por eso que he po­di­do gra­bar­le a ar­tis­tas de cual­quier par­te del mun­do, por­que mi es­ti­lo es mol­dea­ble a di­ver­sos rit­mos y ten­den­cias mu­si­ca­les”, con­fie­sa el ba­rran­qui­lle­ro, con una son­ri­sa de vic­to­ria.

SU FA­CE­TA CO­MO PRO­DUC­TOR. Che­li­to ex­pre­sa que su gran pa­sión es la pro­duc­ción mu­si­cal y que lle­va die­ci­ocho años sien­do pro­duc­tor de jin­gles de la ca­de­na ra­dial Olím­pi­ca y de sus di­fe­ren­tes emi­so­ras.

SU LA­DO PER­SO­NAL. La re­la­ción con su pa­dre, el pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo Che­lo De Castro, la de­fi­ne co­mo ex­ce­len­te. “Me sien­to a es­cu­char música con él por las tar­des, y bueno, pue­do ase­gu­rar que de él he apren­di­do mu­cho so­bre los rit­mos del mun­do. Mi pa­pá es aman­te de la música ins­tru­men­tal, aun­que tam­bién es­cu­cha te­no­res. De esas me­lo­días, se me han ocu­rri­do dis­tin­tas ideas. Él me con­ver­sa so­bre ar­tis­tas de an­ta­ño, por ejem­plo, me re­la­tó la his­to­ria de Agus­tín Lara y Vi­cen­ti­co Val­dés, en­tre otros. Hoy en día con­fie­so que a ve­ces lo que es­cu­cha­ba en el equi­po de so­ni­do de mi pa­dre o en la sala de mi ca­sa, me sir­vió co­mo ale­go­ría pa­ra mis so­los de piano con el Joe Arro­yo”. R Ya van a cum­plir­se dos años de su muer­te. Son co­sas que uno cree que es­tá pre­pa­ra­do, y cuan­do su­ce­den, uno se des­pier­ta y se da cuen­ta que no era así. Cuan­do el Joe mu­rió co­men­zó una pe­lí­cu­la en mi ca­be­za, via­jan­do por to­dos los ins­tan­tes de la vida que com­par­tí con él. Tu­ve la for­tu­na de es­tar con él des­de que re­fun­dó su or­ques­ta aquí en Ba­rran­qui­lla, vi­si­tan­do pue­bli­tos y ver­be­nas, has­ta que lle­ga­mos al Ma­di­son Squa­re Gar­den, y lue­go a In­gla­te­rra, Ita­lia y Fran­cia, en­tre otros lu­ga­res del mun­do. A él lo con­si­de­ro mi pa­dre mu­si­cal. Re­cuer­do cuan­do yo era ape­nas un mu­cha­chi­to y Joe le di­jo a Dis­cos Fuen­tes que se­ría el pia­nis­ta que iba a gra­bar con él. Sus men­cio­nes me hi­cie­ron cre­cer y me die­ron pro­ta­go­nis­mo. El me­jor ho­me­na­je que se le pue­de ha­cer a un hom­bre co­mo él, es man­te­ner vi­va su música.

EL MÚ­SI­CO BA­RRAN­QUI­LLE­RO, CON AM­PLIA TRA­YEC­TO­RIA, QUE HA TRA­BA­JA­DO PA­RA AR­TIS­TAS CO­MO JOE ARRO­YO, JU­LIO IGLE­SIAS Y ANA GA­BRIEL, PRE­SEN­TA EN SÍ SU RE­CIEN­TE TRA­BA­JO. «Es­te año vuel­vo co­mo so­lis­ta y es­pe­ro el apoyo de to­dos. Es la mues­tra de una ca­rre­ra de en­tre­ga, de­di­ca­ción, pa­sión y es­me­ro con­ti­nuo»

nom­bre que­da­rá grabado en los anales del de­por­te in­ter­na­cio­nal, y tam­po­co son de­ma­sia­dos los pues­tos exis­ten­tes en el círcu­lo de la pro­fe­sio­na­li­dad.

Aun así los ca­mi­nos exis­ten, mi­tad con­du­ci­dos por las fuer­zas au­tó­no­mas del des­tino que nos plan­tea po­si­bi­li­da- des, y mi­tad de­ter­mi­na­dos por nues­tro de­seo pro­pio de al­can­zar una me­ta y un ob­je­ti­vo es­pe­cí­fi­co; en el fútbol, co­mo en otras tan­tas dis­ci­pli­nas, la cla­ve se en­cuen­tra en ha­cer­se no­tar. Oto­niel Ve­ga, di­rec­tor de­por­ti­vo de la Es­cue­la Ba­rran­qui­lle­ra de Fútbol, no de­ja es­pa­cio a la du­da so­bre es­te res­pec­to “si un mu­cha­cho jue­ga bien no pue­de que­dar­se ju­gan­do en el equi­po del co­le­gio, ahí no lo va a ver na­die, lo ideal es que en­tra­ra a la se­lec­ción de su de­par­ta­men­to, pe­ro co­mo no hay mu­chos cu­pos en es­tas li­gas so­lo les que­dan las es­cue­las, que tam­bién par­ti­ci­pan en tor­neos, esa es la úni­ca for­ma de que lle­gue a ser pro­fe­sio­nal”.

Es­tos cen­tros de en­tre­na­mien­to de­por­ti­vo son el co­mien­zo de to­do, par­tien­do des­de allí lo que se­pa­ra a un pros­pec­to de Ma­ra­do­na del ano­ni­ma­to es la de­di­ca­ción y un po­co de suer­te, po­nien­do de la­do el ta­len­to na­tu­ral. So­bre es­te pun­to Oto­niel ase­gu­ra que exis­ten bá­si­ca­men­te tres pun­tos que cons­tru­yen al ju­ga­dor de fútbol. “En pri­mer lu­gar

AUN­QUE PA­REZ­CA UN SUE­ÑO RE­SER­VA­DO PA­RA PO­COS, SÍ ES PO­SI­BLE LLE­GAR A SER UN FUT­BO­LIS­TA PRO­FE­SIO­NAL,

TAN SO­LO SE NE­CE­SI­TA EM­PE­ÑO Y SE­GUIR EL CA­MINO CO­RREC­TO. IN­CLU­SO LAS MÁS GRAN­DES ES­TRE­LLAS DEL

DE­POR­TE CO­MEN­ZA­RON DES­DE CE­RO.

siem­pre es­ta­rán las ca­pa­ci­da­des con las que na­ce una per­so­na, pe­ro sin en­tre­na­mien­to es­to se pier­de, la de­di­ca­ción y la dis­ci­pli­na tam­bién ha­cen a los gran­des ‘cracks’ del fútbol, el otro pun­to es al­go más mé­di­co y se tra­ta de los cui­da­dos que se de­ben te­ner con el pro­pio cuer­po, so­bre­to­do la ali­men­ta­ción”.

So­bre la dis­ci­pli­na coin­ci­de tam­bién el ve­te­rano en­tre­na­dor de fut­bo­lis­tas Je­sus ‘To­to’ Ru­bio, quien re­cuer­da co­mo ju­ga­do­res de la ta­lla de Mi­chael Or­te­ga y el mis­mo Car­los Bac­ca se en­tre­na­ban en las fi­las de su es­cue­la. “Sin en­tre­ga, has­ta el más ha­bi­li­do­so de los ju­ga­do­res se pier­de” ase­gu­ra el ‘profe’. La prác­ti­ca ha­ce al maes­tro, y quien desea ser exi­to­so en el fútbol tie­ne que de­ci­dir­se a en­tre­gar­lo to­do en pri­mer lu­gar, sa­bien­do que aun así po­dría fa­llar.

La edad es otro pun­to que se de­be te­ner en cuen­ta, la­men­ta­ble­men­te no siem­pre el cuer­po es tan re­cep­ti­vo a los nue­vos con­di­cio­na­mien­tos y lle­ga un pun­to en el que to­do lo que pu­di­mos ser se que­da en eso, una po­si­bi­li­dad. ‘El To­to’ y Oto­niel afir­man que la edad ideal pa­ra que una per­so­na em­pie­ce a prac­ti­car el fútbol es des­de los cin­co años, sin em- bar­go mu­chas ve­ces lo ideal sue­le ser lo me­nos co­mún, por ello tam­bién coin­ci­den en que la máxima edad pa­ra en­tre­nar con fi­nes pro­fe­sio­na­les de­be ser has­ta los 16 años, lue­go sim­ple­men­te se­ría muy di­fí­cil en­trar a cual­quier ca­te­go­ría ju­ve­nil.

Sin im­por­tar cuál sea nues­tro ca­so, lo cier­to es que el de­por­te es una al­ter­na­ti­va sa­lu­da­ble, prac­ti­car­lo pue­de agre­gar- nos has­ta 14 años de vida, sin men­cio­nar la me­jo­ra en nues­tro es­ta­do fí­si­co, es­tas dos ra­zo­nes de­be­rían ser mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra so­ñar con ser quien que­ra­mos mien­tras ju­ga­mos.

«Es im­por­tan­te que las ha­bi­li­da­des se afian­cen con en­tre­na­mien­to cons­tan­te y dis­ci­pli­na». OTO­NIEL VE­GA Dir. De­por­ti­vo Es­cue­la Ba­rran­qui­lle­ra

| Fo­to­gra­fías: Fa­bri­cio Agui­rre

Pa­ra Che­li­to, el acor­deón es un ins­tru­men­to con el que se pue­den in­ter­pre­tar rit­mos de cual­quier gé­ne­ro.

Un ca­mino de dis­ci­pli­na y de­di­ca­ción de­be ser re­co­rri­do pa­ra triun­far en el fútbol, pe­ro tam­bién es ne­ce­sa­rio sa­ber cual es ese ca­mino. Fo­tos Or­lan­do Ama­dor

Car­los Bac­ca, re­cien­te­men­te ad­qui­ri­do por el Se­vi­lla F.C, co­men­zó su ca­rre­ra en una es­cue­la de fútbol.

DE AFI­CIO­NA­DOS A PRO­FE­SIO­NA­LES: Mi­chael Or­te­ga, nue­vo fi­cha­je del Ju­nior, y Freddy Mon­te­ro, ju­ga­dor del Spor­ting de Lis­boa en sus co­mien­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.