SE­MI­NAL, ¿pue­de cau­sar aler­gia?

Flui­do

Si - - Hay Sexualidad - POR ANA PU­GLIE­SE ARAÚ­JO

A par­tir de los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio desa­rro­lla­do en el Reino Uni­do, que arro­jó que has­ta un do­ce por cien­to de las mu­je­res po­dría su­frir de aler­gia al semen, las re­des so­cia­les y di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción han en­tra­do en po­lé­mi­ca por es­ta te­má­ti­ca.

La in­ves­ti­ga­ción fue rea­li­za­da por Mi­chael Ca­rroll, pro­fe­sor de ciencia re­pro­duc­ti­va de la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na de Man­ches­ter, y fue pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Hu­man Fer­ti­lity.

El es­tu­dio de­ter­mi­nó que aun­que en oca­sio­nes se po­dían con­fun­dir los sín­to­mas con afec­cio­nes der­ma­to­ló­gi­cas, las reac­cio­nes alér­gi­cas se de­bían a un com­po­nen­te del flui­do se­mi­nal, pro­ba­ble­men­te una gli­co­pro­teí­na de la prós­ta­ta.

An­te la te­má­ti­ca, re­vis­ta Sí con­sul­tó al uró­lo­go y se­xó­lo­go Emi­li­ano Mo­ri­llo, quien afir­mó que “es­tos ca­sos no son tan fre­cuen­tes, pe­ro pue­den

LA RES­PUES­TA ES AFIR­MA­TI­VA, PE­RO LOS CA­SOS NO SON TAN

FRE­CUEN­TES. RE­VIS­TA SÍ CON­SUL­TÓ AL URÓ­LO­GO EMI­LI­ANO MO­RI­LLO, CON BA­SE EN LOS RE­SUL­TA­DOS DE UN ES­TU­DIO ADE­LAN­TA­DO EN REINO UNI­DO.

de­tec­tar­se cuan­do se des­car­tan otras pa­to­lo­gías co­mo en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, de­fec­tos anató­mi­cos que pue­den pro­du­cir ar­dor den­tro de la va­gi­na, in­fec­cio­nes y has­ta pro­ce­sos tu­mo­ra­les que ge­ne­ren cua­dros irri­ta­ti­vos a ni­vel de la va­gi­na. Es ahí cuan­do uno en la his­to­ria clí­ni­ca que le ha­ce a la pa­cien­te, se da cuen­ta que la irri­ta­ción den­tro de la va­gi­na, en la mu­jer, se da cuan­do es­ta tie­ne re­la­cio­nes se­xua­les con un pa­re­jo sin pre­ser­va­ti­vo”.

Asi­mis­mo, Mo­ri­llo ase­gu­ra que no con to­dos los hom­bres le va a su­ce­der lo mis­mo a la mu­jer, ya que “aun­que los lí­qui­dos se­mi­na­les pue­dan ser los mis­mos, los com­po­nen­tes de es­te flui­do no se en­cuen­tran en la mis­ma con­cen­tra­ción en to­das las per­so­nas. En­ton­ces no to­dos los pa­re­jos, por así de­cir­lo, le van a pro­du­cir a la mu­jer el pro­ce­so irri­ta­ti­vo va­gi­nal se­cun­da­rio al lí­qui­do se­mi­nal”.

De igual for­ma, ex­pre­sa que las con­cen­tra­cio­nes, aci­dez, Ph o al­ca­li­ni­dad de una va­gi­na, son dis­tin­tas en to­das las mu­je­res. “Y de­pen­de tan­to del Ph de la va­gi­na de la mu­jer, co­mo del Ph del lí­qui­do se­mi­nal del hom­bre, pa­ra que exis­ta es­ta reac­ción quí­mi­ca. En el ca­so del es­tu­dio men­cio­nan que pue­de ser una gli­co­pro­teí­na de la prós­ta­ta”.

A su vez, acla­ra que los es­per­ma­to­zoi­des no tie­nen na­da que ver con el com­po­nen­te del lí­qui­do se­mi­nal. “Es una di­fe­ren­cia im­por­tan­te. Los es­per­ma­to­zoi­des lo úni­co que ha­cen es su­mar­se al lí­qui­do se­mi­nal, pa­ra que sea su com­po­nen­te ener­gé­ti­co en el mo­men­to en que salen en bús­que­da del óvu­lo, pa­ra el pro­ce­so de fe­cun­da­ción. Pa­ra eso es el lí­qui­do se­mi­nal, el cual se pro­du­ce tan­to en la ve­sí­cu­la se­mi­nal, co­mo en la glán­du­la pros­tá­ti­ca y en unas que se en­cuen­tran en la ure­tra, lla­ma­das glán­du­las de Lit­tré. To­das ellas pro­du­cen es­te flui­do se­mi­nal, su­ma­do a los es­per­ma­to­zoi­des, que de por sí no tie­nen nin­gún com­po­nen­te quí­mi­co, so­lo la com­po­si­ción cro­mo­só­mi­ca de quien la es­tá eya­cu­lan­do”, agre­ga Mo­ri­llo.

Es ahí cuan­do des­pués del pro­ce­so de des­car­te, de cual­quier pa­to­lo­gía que pu­die­ra pro­du­cir la irri­ta­ción va­gi­nal, se en­cuen­tra la po­si­bi­li­dad de una aler­gia o un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio ge­ne­ra­do a par­tir de la reac­ción quí­mi­ca que hay en el mo­men­to de la emi­sión del lí­qui­do se­mi­nal, que se su­ma a la emi­sión del lí­qui­do va­gi­nal. “Y ello pro­du­ce los sín­to­mas de dis­pa­reu­nia, o do­lor en la mu­jer”, ex­pli­ca el uró­lo­go.

TRA­TA­MIEN­TO. Emi­li­ano Mo­ri­llo ex­pre­sa que pa­ra de­ter­mi­nar el tra­ta­mien­to ideal a la aler­gia, se de­be es­tu­diar pri­me­ro có­mo es­tá com­pues­to el lí­qui­do se­mi­nal, a tra­vés de un es­per­mo­gra­ma. A par­tir de los re­sul­ta­dos, si el lí­qui­do es muy áci­do, la ac­ción que se de­be to­mar es al­ca­li­ni­zar­lo. Si por el con­tra­rio, es muy al­ca­lino, se de­be aci­di­fi­car.

“Por su­pues­to, otro de los me­dios que se pue­den em­plear es el uso del pre­ser­va­ti­vo, o tam­bién el uso de la du­cha va­gi­nal, des­pués del pro­ce­so eya­cu­la­to­rio, pa­ra evi­tar que es­ta reac­ción quí­mi­ca se ad­hie­ra a las pa­re­des de la va­gi­na”, agre­ga Mo­ri­llo.

El ex­per­to ase­gu­ra que sí exis­ten ca­sos de mu­je­res que lo con­sul­tan por ar­dor en la va­gi­na, al mo­men­to en que su pa­re­ja eya­cu­la. “Hay un ejem­plo co­mún de una bac­te­ria lla­ma­da Gard­ne­re­lla Va­gi­na­lis, en la va­gi­na de la mu­jer, y que cuan­do el semen es ino­cu­la­do en ella, pro­du­ce una reac­ción que a su vez, ge­ne­ra un olor a pes­ca­do muer­to o ma­ris­cos en des­com­po­si­ción.

La du­cha va­gi­nal pue­de ser una so­lu­ción mo­men­tá­nea pa­ra el ar­dor, por­que al­ca­li­ni­za el pro­ce­so áci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.