FAN­TA­SÍAS

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA Los ro­les den­tro de la re­la­ción de pa­re­ja SÍ | DEL 16 AL 22.08.2013 |

Si - - Hay Sexualidad - POR SUE LAO

Que las fan­ta­sías se­xua­les son nor­ma­les, eso es fá­cil de en­ten­der. Pe­ro lo que no se lo­gra per­ci­bir to­da­vía es que al­gu­nas de ellas sean tan di­fí­ci­les de cum­plir.

Más aho­ra cuan­do des­pués de ha­ber si­do con­si­de­ra­das por mu­cho tiem­po co­mo ta­bú o ver­gon­zo­sas, hom­bres y mu­je­res asu­men mu­cho me­jor sus fan­ta­sías se­xua­les.

Las ra­zo­nes prin­ci­pa­les de que mu­chos es­pe­cia­lis­tas las uti­li­cen en las te­ra­pias de pa­re­ja son que, ade­más de par­ti­ci­par en el equi­li­brio psí­qui­co, ali­men­tan el de­seo, in­ten­si­fi­can el pla­cer y son el vec­tor de una se­xua­li­dad más abier­ta y desa­rro­lla­da. Por otro la­do, tam­bién po­drían ser la fór­mu­la pa­ra reavi­var una re­la­ción amo­ro­sa.

“Las fan­ta­sías se­xua­les son par­te im­por­tan­te de la vida de un ser hu­mano, son re­pre­sen­ta­cio­nes men­ta­les don­de se ex­pre­san los de­seos de ca­da uno, lo que ge­ne­ra sen­sa­cio­nes pla­cen­te­ras. En es­tas no hay lí­mi­tes, to­do es­tá per­mi­ti­do. Tan­to hom­bres co­mo mu­je­res las re­gis­tran, pe­ro en di­fe­ren­te for­ma”, afir­ma Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez, se­xó­lo­go clí­ni­co ba­rran­qui­lle­ro.

De acuer­do a un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, los hom­bres res­pon­den de me­jor for­ma a los es­tí­mu­los y pen­sa­mien­tos se­xua­les, y los acep­tan con ma­yor fa­ci­li­dad que las mu­je­res.

El Ins­ti­tu­to Me­xi­cano de Se­xo­lo­gía ( Ime­sex), por su par­te, di­ce que los ele­men­tos pre­do­mi­nan­tes en las re­pre­sen­ta­cio­nes men­ta­les de las mu­je- res son los be­sos, las ca­ri­cias, los abra­zos, la sen­sua­li­dad, la des­nu­dez y el amor. En po­cas pa­la­bras, exis­ten más re­fe­ren­cias al cuer­po que al coi­to. En tan­to, que pa­ra los va­ro­nes es im­por­tan­te la pe­ne­tra­ción y la música. La mas­tur­ba­ción es un buen mo­men­to pa­ra po­ner­las en prác­ti­ca.

Por otro la­do, se­gún la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, la fan­ta­sía más co­mún en­tre las mu­je­res es te­ner se­xo con un des­co­no­ci­do. Pe­ro tam­bién es uno de los fe­ti­ches de los hom­bres.

En el se­gun­do pues­to es­tá la su­mi­sión y un po­co de do­lor. Mu­chas mu­je­res desean ser do­mi­na­das, sue­ñan con que el hom­bre to­ma las rien­das de la re­la­ción y las tra­ta co­mo ‘chi­cas ma­las’. A al­gu­nos hom­bres, sin em­bar­go, les gus­ta el rol de la mu­jer po­de­ro­sa que ha­ce con ellos lo que se le an­to­je. Y otros van más allá y fan­ta­sean con el do­lor.

El vo­yeu­ris­mo es una de las fan­ta­sías más re­cu­rren­tes. El hom­bre siem­pre ha si­do un gran usua­rio de imá­ge­nes por­no­grá­fi­cas, o sea que so­lo con ver se ex­ci­ta. Y ha­cer­lo sin ser vis­to, pue­de ex­ci­tar­lo aún más. La ma­yo­ría de mu­je­res ha fan­ta­sea­do al­gu­na vez con ha­cer el amor o mos­trar su cuer­po en pú­bli­co, mien­tras otras per­so­nas es­tán mi­ran­do. Es la emoción del jue­go de es­piar y ser es­pia­do en el mo­men­to más ín­ti­mo.

Los tríos son otra fan­ta­sía. A los hom­bres les re­sul­ta tre­men­da­men­te ex­ci­tan­te ver a dos mu­je­res to­car­se y be­sar­se. Te­ner a am­bas en la mis­ma ca­ma les pro­vo­ca una sen­sa­ción de do­mi­nio, así co­mo tam­bién la de ser el cen­tro de aten­ción y no te­ner ri­va­les.

En la po­si­ción fi­nal de es­te pe­que­ño lis­ta­do se en­cuen­tra el se­xo anal, so­bre to­do en lo que res­pec­ta a los hom­bres, pro­fun­da­men­te atraí­dos por es­ta prác­ti­ca. Tal vez por­que el se­xo si­gue sien­do un ta­bú en el la­do B y hay un cier­to te­mor a con­fe­sar es­te de­seo a la pa­re­ja.

Se­xó­lo­gos y ex­per­tos coin­ci­den en los múl­ti­ples be­ne­fi­cios de las fan­ta­sías se­xua­les: apor­tan con­cen­tra­ción, li­be­ran tensión y me­jo­ran la irri­ga­ción san­guí­nea.

Ade­más, la ima­gi­na­ción es el me­jor alia­do con­tra la mo­no­to­nía: per­mi­te crear un sin­fín de es­ce­na­rios fic­ti­cios, es­ti­mu­lan­do la re­la­ción se­xual (o la mas­tur­ba­ción) y ayu­dan­do a eva­dir­te.

Así que ya sa­bes, ¡de­ja vo­lar tu ima­gi­na­ción!

«Du­ran­te mu­cho tiem­po fue­ron con­si­de­ra­das ta­bú, hoy en día hom­bres y mu­je­res asu­men mu­cho me­jor las fan­ta­sías se­xua­les»

JO­SÉ MA­NUEL GON­ZÁ­LEZ Se­xó­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.