CAS­TI­LLO

De Sal­gar

Si - - Hay Restaurante - POR ANGÉLICA CON­RA­DO CÚ­DRIZ TWIT­TER:

@An­gie­con­ra­do

dis­fru­tar­lo en to­do su es­plen­dor en el mu­ni­ci­pio de Puer­to Co­lom­bia.

En es­tos mo­men­tos, y des­pués de mu­cha lu­cha, con­ser­va los des­te­llos de los bríos de sus pri­me­ros años, cuan­do se lla­ma­ba Cas­ti­llo de San An­to­nio de Sal­gar.

Cuen­ta con unas mo­der­nas ins­ta­la­cio­nes —más de cin­co am­bien­tes dis­tin­tos— den­tro del his­tó­ri­co edi­fi­cio cons­trui­do en 1848 pa­ra fun­cio­nar co­mo Adua­na.

Com­fa­mi­liar Atlán­ti­co ma­ne­ja el cen­tro so­cial Cas­ti­llo de Sal­gar, que cuen­ta tam­bién con ser­vi­cio de bar y res­tau­ran­te pa­ra sus cin­co am­bien­tes: el Bar El Can­til, Pa­tio Ar­ca­da, res­tau­ran­te, el am­plio bal­cón que sir­ve pa­ra las ce­le­bra­cio­nes en gran­de, y la te­rra­za en la que se pue­de de­gus­tar unas co­pas de vino al son de la música tro­pi­cal.

En cuan­to a su gas­tro­no­mía, tam­bién es va­ria­da. “In­sis­ti­mos en lla­mar­la in­ter­na­cio­nal, pe­ro ca­be re­sal­tar que en la car­ta pre­do­mi­na la co­mi­da de mar, los pes­ca­dos y los ma­ris­cos, por­que —al es­tar cer­ca al mar— nues­tros vi­si­tan­tes eso es lo que nos so­li­ci­tan”, in­for­ma.

Va­rie­da­des cu­li­na­rias hay pa­ra to­dos los gus­tos. Los pla­tos es­tre­llas de la car­ta son Chu­le­tón de cer­do asa­do, Robalo fio­ren­ti­na, Ri­sot­to frut­ti di ma­re o el Ri­sot­to de cua­tro que­sos con cham­pi­ño­nes, Mo­te de ña­me, en­tre otros.

El Cas­ti­llo de Sal­gar atien­de to­dos los fi­nes de se­ma­na des­de el día jue­ves, a las 11:00 de la ma­ña­na.

Ob­via­men­te lo más im­por­tan­te del lu­gar es la aten­ción de su gru­po de me­se­ros y co­ci­ne­ros del lu­gar, que son cóm­pli­ces de los va­ria­dos mo­men­tos emo­cio­nan­tes que vi­ven sus vi­si­tan­tes.

“En es­te lu­gar he­mos si­do tes­ti­gos de pe­di­das de mano, ma­tri­mo­nios, gra­dos, cum­plea­ños y de­más fe­chas im­por­tan­tes de nues­tros clien­tes, y vi­vi­mos con ellos to­das las emo­cio­nes que es­tos acon­te­ci­mien­tos les pro­vo­can”, di­ce Ra­fael Vé­lez, coor­di­na­dor del cen­tro de ven­tos Cas­ti­llo de Sal­gar.

“Es muy gra­ti­fi­can­te y una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa que nos lla­men pa­ra pla­near una pedida de mano que pue­den lle­gar a ser in­clu­so exó­ti­cas. Nos in­mis­cui­mos tan­to que lle­ga­mos a ser cóm­pli­ces de una pa­re­ja y has­ta con­se­je­ros”, afir­ma el pro­fe­sio­nal.

Así mis­mo, pro­pios y ex­tra­ños vie­nen a es­pe­rar el oca­so mien­tras de­gus­tan de un buen vino, un coc­tel o un re­fres­co. “Sus múl­ti­ples las ex­pe­rien­cias que se pue­den vi­vir en es­te mo­nu­men­to del Atlán­ti­co”, agre­ga Vé­lez.

SA­BOR A ROBALO FIO­REN­TI­NA MIX­TO FUER­TE SAN­TA BÁR­BA­RA

Cual­quier mo­men­to es es­pe­cial en es­te mo­nu­men­to del Atlán­ti­co. | Fo­tos: Or­lan­do Ama­dor

El in­te­rior del Cas­ti­llo de Sal­gar com­bi­na va­rios am­bien­tes, en­tre ellos un sa­lón que se to­ma co­mo res­tau­ran­te. Pe­ro, el reali­dad, to­do el mo­nu­men­to es un cen­tro so­cial pa­ra eventos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.