MI­LA­GRO­SA

El tru­co es ‘pe­car’ en La güe­ra

Si - - Hay Restaurante - FO­TO­GRA­FÍAS OR­LAN­DO AMADOR POR AN­GÉ­LI­CA CON­RA­DO CÚDRIZ TWIT­TER @AN­GIE­CON­RA­DO

Mé­xi­co en­con­tró un nue­vo es­pa­cio en Ba­rran­qui­lla. Des­pués de con­quis­tar el pa­la­dar y el gus­to de los car­ta­ge­ne­ros, el Res­tau­ran­te La güe­ra mi­la­gro­sa abrió sus puer­tas en la ca­rre­ra 53 con ca­lle 76 es­qui­na de es­ta ciu­dad.

Su chef, Ca­mi­la Var­gas —más co­no­ci­da co­mo Mi­la—, qui­so car­gar con to­da esas es­pe­cia­li­da­des de la gas­tro­no­mía az­te­ca a las que le ha da­do su to­que per­so­nal, y en­ri­que­cer­las con otros sa­bo­res pa­ra que sean tam­bién los pre­fe­ri- dos en La Are­no­sa.

Es­te pun­to de en­cuen­tro es el pri­me­ro crea­do por la chef y em­pre­sa­ria bo­go­ta­na en Ba­rran­qui­lla, el cuar­to des­pués de los tres lu­ga­res em­ble­má­ti­cos en La He­roi­ca: Mi­la Pas­te­le­ría, La Güe­ra Mi­la­gro­sa y El Ga­lli­ne­ro, que tie­nen seis años.

En cuan­to a la de­co­ra­ción, co­mo en Car­ta­ge­na de In­dias, la idea es que sea un lu­gar pla­cen­te­ro en el que los co­men­sa­les se sien­tan có­mo­dos y con ga­nas de que­dar­se, lo que han lo­gra­do so­lo con ‘sin­to­ni­zar’ a los co­men­sa­les con los co­lo­res del pue­blo na­va­jo, una ten­den­cia de la mo­da que co­bra vi­da en es­te si­tio gas­tro­nó­mi­co.

El to­que del lu­gar La de­co­ra­ción Un va­lor agre­ga­do que en­can­ta de es­te lu­gar es que des­de que en­tras te sien­tes trans­por­ta­do a Mé­xi­co. Y no es so­lo lo que se ve a sim­ple vis­ta, la de­co­ra­ción de todo el si­tio gas­tro­nó­mi­co, es tam­bién la pre­sen­ta­ción de ca­da uno de los pla­tos, los que se en­ri­que­cen con el co­lo­ri­do de los de­ta­lles.

Por­que es que en­trar en La güe­ra mi­la­gro­sa es ca­si co­mo tras­la­dar a los vi­si­tan­tes al país az­te­ca. Su de­co­ra­ción es una mez­cla en­tre una tí­pi­ca ta­que­ría me­xi­ca­na y una can­ti­na, es por ello que se pro­cla­man res­tau­ran­te-bar.

Por otro la­do, la car­ta no po­día es­tar sino car­ga­da de los tí­pi­cos pla­tos de la gas­tro­no­mía az­te­ca.

Co­mo di­ji­mos an­tes, Mi­la le ha pues­to todo el amor a ca­da uno de las de­li­cias de la car­ta en­ri­que­ci­da con su co­ci­na de au­tor.

Es por ello que es co­mún en­con­trar en ella los tra­di­cio­na­les ta­cos al pas­tor, cu­yo in­gre­dien­te prin­ci­pal es la car­ne de cer­do ado­ba­da con na­ran­ja, vi­na­gre, es­pe­cias, pi­mien­ta y achio­te o chi­le po­blano —que no es pi­can­te—, y en­vuel­ta en tor­ti­lla de maíz. Por lo ge­ne­ral, se acom­pa­ña de tro­zos de pi­ña, li­món y sal­sa.

Otras de­li­cias de la car­ta son el chi­lan­gui­to, el Mol­ca­ge­te Mix­to, las Tostadas de atún, Ta­cos de pes­ca­do ca­pea­do o los de ca­ma­rón, las cua­les de­ben ser las pró­xi­mas ta­reas pa­ra el pa­la­dar de los ba­rran­qui­lle­ros, sa­bien­do que La güe­ra mi­la­gro­sa abre de mar­tes a do­min­go des­de las 7:00 p. m.

Por su­pues­to, el gua­ca­mo­le es una re­ce­ta in­sig­nia de Mé­xi­co. En La güe­ra mi­la­gro­sa se ador­na con ob­je­tos es­pe­cial­men­te traí­dos de las pla­zas de mer­ca­do de Gua­da­la­ja­ra, To­na­lá y San Mi­guel de Allen­de.

Y co­mo es­te res­tau­ran­te tam­bién es bar, La mi­che­la­da —cer­ve­za con li­món y sal— es una de las op­cio­nes pa­ra ba­jar un po­co el pi­can­te que ca­rac­te­ri­za a la co­ci­na me­xi­ca­na. Y, ob­vio, que tam­bién es­tá el po­pu­lar Te­qui­la pa­ra los que quie­ren una mues­tra más osa­da.

HA­CE PO­COS DÍAS ABRIÓ SUS PUER­TAS EN LA CIU­DAD EL RES­TAU­RAN­TE LA GÜE­RA MI­LA­GRO­SA, UN SI­TIO QUE PRI­ME­RO CON­QUIS­TÓ LOS PA­LA­DA­RES DE LOS CAR­TA­GE­NE­ROS Y AHO­RA QUIE­RE SA­TIS­FA­CER EL DE LOS BA­RRAN­QUI­LLE­ROS.

Las no­ches az­te­cas to­man un nue­vo ‘co­lor’ en Ba­rran­qui­lla. Ca­da uno de los de­ta­lles en la de­co­ra­ción re­sal­tan con la ilu­mi­na­ción, la que jue­ga un pa­pel pri­mor­dial en ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.