IGUI­FLOK

Pin­ce­la­das de amor y tra­zos de ar­te

Si - - Hay Voz - POR RA­FAEL PABÓN

Todo co­men­zó en el año 1995, cuan­do Iván Fló­rez, pu­bli­cis­ta de pro­fe­sión, de­ci­dió vol­ver de Ca­ra­cas ha­cia su na­tal Puer­to Co­lom­bia. En el mu­ni­ci­pio le re­ci­bie­ron la bri­sa y el mar que no cam­bian, el mue­lle, ca­da vez más vie­jo, y el amor, con nom­bre pro­pio.

Lorena Pá­ja­ro era di­se­ña­do­ra tex­til y cu­ña­da de un ami­go de Iván, les pre­sen­ta­ron y em­pe­za­ron a tra­ba­jar jun­tos, en­con­tran­do un com­ple­men­to el uno en el otro. “En un prin­ci­pio em­pe­za­mos a tra­ba­jar ha­cien­do fra­ne­las a mano”, afir­ma Iván, mien­tras Lorena in­ter­vie­ne pa­ra ex­pli­car que la ac­ti­vi­dad empezó cuan­do él le re­ga­lo una ca­mi­se­ta pin­ta­da a mano. Es­te fue el co­mien­zo de su so­cie­dad laboral y su his­to­ria de amor.

“De­ci­di­mos em­pe­zar a ven­der las ca­mi­sas, tra­ba­já­ba­mos Iván, mi her­ma­na, una ami­ga y yo; sin em­bar­go, en un mo­men­to se fue­ron mi her­ma­na y mi ami­ga y que­da­mos so­lo no­so­tros”, re­la­ta Lorena. Si­guie­ron jun­tos, ya con el ro­man­ce de por me­dio, ven­dien­do ca­mi­se­tas de car­na­val con es­tam­pa­dos; sin em­bar­go las co­sas no iban siem­pre bien, al­gu­nos años ven­dían y otros no.

La ley de la ofer­ta y la de­man­da no les arras­tró a otro ne­go­cio, por el con­tra­rio, los afian­zó, pues se que­da­ron so­lo con el di­bu­jo. Iván desa­rro­lló un es­ti­lo de pin­tu­ra ca­rac­te­rís­ti­co (al que de­no­mi­nan Pop-ca­ri­be) y Lorena la for­ma de co­lo­rear es­tas obras pa­ra dar­les el aca­ba­do jus­to que las ter­mi­na de traer a la vi­da.

Es­to fue ha­ce cin­co años, sin em­bar­go, lle­van co­mo pa­re­ja 18; no caen en de­ter­mi­nis­mos, no es cues­tión de que es­tu­vie­ran des­ti­na­dos a co­no­cer­se, sino que el ar­te los unió. Es­te es el sig­ni­fi­ca­do más pro­fun­do que han en­con­tra­do en es­ta for­ma de amar­se; aun­que no siem­pre rea­li­za­ron cua­dros y obras ar­tís­ti­cas, el di­bu­jo y la pin­tu­ra siem­pre han es­ta­do

AM­BOS TRA­BA­JAN

BA­JO UN SO­LO NOM­BRE, ÉL DI­BU­JA Y ELLA CO­LO­REA, TODO EN­MAR­CA­DO EN UN ES­TI­LO AL QUE DE­NO­MI­NAN

POP-CA­RI­BE, SO­BRE EL CUAL HAN CONS­TRUI­DO UNA RE­LA­CIÓN DE

18 AÑOS, CU­YO PRIN­CI­PAL MO­TOR ES EL AMOR Y EL

AR­TE.

ahí pa­ra man­te­ner­los jun­tos.

Si les pre­gun­tan por aque­llo que más ca­rac­te­ri­za su obra no lo du­dan ni por un se­gun­do, la ale­gría. Los co­lo­res vi­vos, que son de la com­pe­ten­cia de Lorena, pre­do­mi­nan en ca­da uno de sus cua­dros, siem­pre lle­nos de es­pí­ri­tu Ca­ri­be, sin em­bar­go po­ner­se de acuer­do no es tan fá­cil. “A ve­ces sa­li­mos de pe­lea”, ase­gu­ra rien­do Iván. “A ve­ces él me da car­ta blan­ca a mí pa­ra que use los co­lo­res que quie­ra, otras sí me di­ce que se ima­gi­na el cua­dro de una for­ma u otra e in­ten­ta­mos en­con­trar los co­lo­res más cer­ca­nos a esa idea”, ex­pli­ca Lorena.

De las ideas, los di­bu­jos que ilus­tran los cua­dros y con­for­man su es­que­le­to, el en­car­ga­do es Iván, quien tie­ne más de 300 bo­ce­tos ade­lan­ta­dos de po­si­bles cua­dros que se le han ocu­rri­do en los mo­men­tos más va­rio­pin­tos, los cua­les con­ser­va in­clu­so en pa­pel pe­rió­di­co.

Las po­si­bi­li­da­des son ili­mi­ta­das, ca­si siem­pre gi­ran al­re­de­dor de te­má­ti­cas ca­ri­be­ñas: una bal­sa de pes­ca­do­res afro­des­cen­dien­tes per­di­dos en una tormenta en al­ta­mar; pa­ro­dias al car­na­val, co­mo un cua­dro en el que la muer­te le ga­na la ba­ta­lla al ga­ra­ba­to y se que­da con su esposa o uno en el que cum­biam­be­ros ala­dos to­can ins­tru­men­tos con som­bre­ros que se ex­tien­den ha­cia el in­fi­ni­to. Las te­má­ti­cas so­cia­les tam­bién es­tán pre­sen­tes, prin­ci­pal­men­te con men­sa­jes alu­dien­do a vir­tu­des co­mo el amor y la paz, ya sea en for­mas fan­tás­ti­cas co­mo dra­go­nes que se lan­zan fue­go mu­tua­men­te, uno de igual­dad y paz, y otro de muer­te di­ne­ro y lo­cu­ra, o más rea­lis­tas co­mo una se­rie de be­sos en­tre mu­je­res que alu­den al res­pe­to a la iden­ti­dad se­xual.

Has­ta aho­ra han par­ti­ci­pa­do en tres ex­po­si­cio­nes en Puer­to Co­lom­bia: Eros en el ar­te, Mo­men­tos Por­te­ños y Ar­te Sa­cro. Sus obras se en­cuen­tran ex­clu­si­va­men­te en la ga­le­ría Alian­za Ar­tís­ti­ca de Ba­rran­qui­lla, y en la ac­tua­li­dad en la ex­po­si­ción En­tre cie­lo y mar que ade­lan­ta la fun­da­ción Puer­to Co­lom­bia has­ta el pró­xi­mo 15 de no­viem­bre.

Iván y Lorena ase­gu­ran que se­gui­rán vi­vien­do del ar­te y, aun­que a ve­ces hay mo­men­tos en que las ven­tas de sus cua­dros dis­mi­nu­yen, po­co a po­co se van ha­cien­do más re­co­no­ci­dos en es­te mun­do de di­bu­jos y co­lo­res por el que tran­si­tan no so­lo por vo­ca­ción ar­tís­ti­ca, sino tam­bién por­que en él han en­con­tra­do una for­ma pro­pia de amar­se.

«El ar­te es una for­ma de ex­pre­sar sen­ti­mien­tos, de des­per­tar en los de­más lo que uno sien­te». IVÁN FLO­RES Pin­tor

En el año 2009, me­dios de todo el mun­do re­por­ta­ron el se­cues­tro y es­pec­ta­cu­lar res­ca­te del ca­pi­tán del bar­co mer­can­te Maersk Ala­ba­ma, Ri­chard Phi­llips, a ma­nos de pi­ra­tas so­ma­líes. Las no­ti­cias no so­lo sir­vie­ron pa­ra in­for­mar so­bre el he­cho, sino que re­ve­la­ron la reali­dad de es­tos hom­bres que sa­quean bar­cos co­mo lo hi­cie­ran los pi­ra­tas in­gle­ses en pleno re­na­ci­mien­to,

pe­li­gro que re­pre­sen­tan los pi­ra­tas de es­ta zo­na y con­du­ce al­gu­nos ejer­ci­cios de en­tre­na­mien­to y, co­mo si tu­vie­ra el don de la pro­fe­cía, los pi­ra­tas apa­re­cen.

A par­tir de ahí la tri­pu­la­ción del Maersk Ala­ba­ma in­ten­ta­rá es­ca­par de sus asal­tan­tes, has­ta que son abor­da­dos por un gru­po de cua­tro de ellos, ar­ma­dos con AK-47 y an­sias de di­ne­ro. De ahí ve­re­mos los es­fuer­zos del ca­pi­tán y los de­más tri­pu­lan­tes del bar­co por li­be­rar su na­ve y sa­lir con vi­da de todo el asun­to.

La ac­tua­ción de Tom Hanks re­sul­ta ex­ce­len­te, acla­ma­da por la crí­ti­ca en ge­ne­ral, es po­si­ble que es­te­mos an­te uno de los me­jo­res pa­pe­les de su ca­rre­ra, el dos ve­ces ga­na­dor del Ós­car asu- me el rol de un hom­bre prác­ti­co, de­ci­di­do, va­lien­te y rí­gi­do en ex­tre­mo. Du­ran­te el de­sa­rro­llo de todo el fil­me el ca­pi­tán no co­me­te nin­gún error apre­cia­ble y sin em­bar­go se en­fren­ta a un destino in­ape­la­ble.

La an­sie­dad que cau­sa la pe­lí­cu­la no vie­ne de la sor­pre­sa y las si­tua­cio­nes ines­pe­ra­das, sino de la ca­pa­ci­dad de los per­so­na­jes pa­ra ha­cer­nos sen­tir lo que ellos vi­ven en piel pro­pia, en es­te sen­ti­do me­re­cen es­pe­cial men­ción los ac­to­res re­clu­ta­dos pa­ra in­ter­pre­tar a los cua­tro mal­he­cho­res so­ma­líes: Bark­had Ab­di, Bark­had Ab­di­rah­man, Fay­sal Ah­med, and Mahat M. Ali.

El ros­tro de los ‘vi­lla­nos’ del fil­me nos ha­bla de múl­ti­ples fal­tas, fal­ta de co­mi­da, de po­der, de se­gu­ri­dad y de una vi­da me­jor. De he­cho, es­tos cua­tro as­pi­ran­tes a se­cues­tra­do­res son ma­ne­ja­dos a su vez por gru­pos de cri­mi­na­les ar­ma­dos has­ta los dien­tes con las mis­mas Ka­lash­ni­kov que ellos por­tan.

Qui­zá es­ta sea la ma­yor cua­li­dad de la pe­lí­cu­la que, sin to­car­la di­rec­ta­men­te, nos ha­bla de una reali­dad eco­nó­mi­ca y so­cial ma­yor a lo que ve­mos en pan­ta­lla, don­de no es­tá cla­ra­men­te di­bu­ja­da la fron­te­ra en­tre lo bueno y lo ma­lo y la ne­ce­si­dad es la pun­ta de lan­za de la mo­ral.

«Todo lo que hi­ci­mos en el fil­me fue muy, em­pí­ri­ca­men­te, apro­xi­ma­do al li­bro» TOM HANKS Capt. Phi­llips

Ma­ria Cla­ra. Es el pri­mer cua­dro que Iván y Lorena rea­li­za­ron jun­tos, una ver­sión crio­lla de la Mo­na Li­sa.

Las es­ce­nas en al­ta­mar fue­ron rea­li­za­das en bo­tes igua­les a los que usa­ron los pi­ra­tas en el 2009.

LA TRA­MA:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.