LA VI­DA RE­FLE­JA­DA EN UNA CASA, LO NUE­VO DE FER­NAN­DO VALLEJO

Si - - Hay Lectura - POR JE­NIF­FER VA­RE­LA R.

Siem­pre po­lé­mi­co, pe­ro tam­bién siem­pre aplau­di­do, Fer­nan­do Vallejo ge­ne­ra ex­pec­ta­ti­va con ca­da una de las obras que pu­bli­ca. En es­ta oca­sión Ca­sa­blan­ca la be­lla atrae la mis­ma aten­ción, con la na­rra­ti­va ca­rac­te­rís­ti­ca de su au­tor, sus me­tá­fo­ras y re­la­tos.

“Ca­sa­blan­ca no es una ciu­dad, es una casa: blan­ca co­mo su nom­bre lo in­di­ca, con puer­tas y ven­ta­nas de co­lor ca­fé y una pal­me­ra en el cen­tro de un an­te­jar­dín ver­de ver­de. Y así ha si­do siem­pre y así siem­pre se­rá, in­cam­bia­da, in­cam­bia­ble”. De es­ta for­ma, el ini­cio de la his­to­ria mar­ca una di­fe­ren­cia sim­ple: real­men­te se ha­bla de una casa. No obs­tan­te, es­ta se eri­ge co­mo un re­fle­jo de las vi­ven­cias de Vallejo, sus de­li­rios y su­fri­mien­tos.

Por es­ta casa (que exis­te en reali­dad), pa­san per­so­na­jes de su vi­da y de su na­tal Me­de­llín y en ge­ne­ral re­cuer­dos de pa­tria.

Es una obra que vie­ne in­clu­so con una pro­pues­ta sin­gu­lar. En ella, Vallejo pi­de a las aca­de­mias de la Len­gua en Amé­ri­ca y Es­pa­ña su­pri­mir ocho le­tras, las til­des y la dié­re­sis, pues se es­tá ce­dien­do ca­da vez más es­pa­cio al idio­ma in­glés y no se es­tán es­cri­bien­do las pa­la­bras co­mo en reali­dad sue­nan, lo que “es­tán ha­cien­do los mu­cha­chos en los ce­lu­la­res y Twit­ter”.

«Su ira ex­plo­si­va es tan bri­llan­te, so­no­ra, real, sin­ce­ra, di­ver­ti­da a ve­ces, cruel ca­si siem­pre, que su lec­tu­ra es al­go go­zo­so y to­ni­fi­can­te» PE­DRO AL­MO­DÓ­VAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.