EL HERALDO La pa­ti­ne­ta

En­tre las par­tes prin­ci­pa­les de la pa­ti­ne­ta se en­cuen­tran: la li­ja, que ge­ne­ra la fric­ción y sos­tie­ne al ska­ter; la ta­bla, que es la par­te prin­ci­pal de la pa­ti­ne­ta y por lo ge­ne­ral se ha­ce de ma­de­ra; las rue­das, que tie­nen un tiem­po de uso re­la­cio­na­do con

Si - - Hay Hobby -

de­di­ca seis ho­ras dia­rias de su día a prac­ti­car lo que lle­va ha­cien­do des­de ha­ce 3 años, si le pre­gun­tan ex­pli­ca que es­to no ha­ce par­te de su vi­da, es su es­ti­lo de vi­da, pues pa­sa gran par­te de su tiem­po li­bre con los pies so­bre la pa­ti­ne­ta.

Juan Ja­co­bo Frey­le, por otra par­te, es un po­co más no­va­to, to­da­vía le tie­ne mie­do a la ram­pa, lle­va nue­ve me­ses prac­ti­can­do y es­tá con­fia­do en que se­gui­rá me­jo­ran­do, con­tra­rio a lo que se po­dría pen­sar, pa­ra ellos la maes­tría es una cues­tión ló­gi­ca, no es al­go pa­ra pri­vi­le­gia­dos ge­né­ti­cos, es un de­por­te en el que la ha­bi­li­dad se cons­tru­ye con ca­da ho­ra in­ver­ti­da, y con ca­da caí­da.

Aun­que am­bos coin­ci­den en que lo ha­cen co­mo un hobby, no sue­ñan con lle­gar a las gran­des li­gas de los deportes ex­tre­mos, lo cier­to es que el ska­te­boar­ding cuen­ta con su pro­pio mun­do pro­fe­sio­nal al que no es tan des­ca­be­lla­do as­pi­rar. En el 2012, el pai­sa Da­vid Gonzales fue ga­lar­do­na­do con el tí­tu­lo de ska­ter del año que otor­ga la re­vis­ta Th­ras­her, y que han re­ci­bi­do al­gu­nas fi­gu­ras tan im­por­tan­tes co­mo Tony Alva o Tony Hawk.

Mues­tra in­sig­ne de su pro­fe­sio­na­li­dad es la jer­ga téc­ni­ca que ma­ne­ja, ca­da una de las pi­rue­tas y sal­tos que ve­mos ha­cer tie­nen nom­bre pro­pio; por ejem­plo el Ollie es el sal­to bá­si­co so­bre la pa­ti­ne­ta sin aga­rrar­la con las ma­nos, el No­llie es una es­pe­cie de sal­to ha­cia atrás, un Flip es uno (o va­rios) gi­ros en el ai­re y a su vez se pue­den cla­si­fi­car en de­ce­nas di­fe­ren­tes.

Pa­ra ser ska­ter no se ne­ce­si­ta mu­cho, con la pa­ti­ne­ta bas­ta y su cos­to va­ría en­tre unos ase­qui­bles 70.000 pe­sos has­ta los 800.000. En­tre los ele­men­tos de se­gu­ri­dad el más im­por­tan­te es el cas­co, que del ti­po pro­fe­sio­nal, pa­ra al­to im­pac­to, pue­de con­se­guir­se en 60.000 pe­sos. Aun­que mu­chos ska­ters no lo usan, es re­co­men­da­ble uti­li­zar­lo, pues las caí­das en es­te de­por­te pue­den su­po­ner le­sio­nes se­ve­ras.

¿Cuál es la cla­ve en­ton­ces? ¿Por qué no es­tán to­dos so­bre pa­ti­ne­tas ha­cien­do pi­rue­tas so­bre las ca­lles? Pues, en pri­mer lu­gar, es cues­tión de gus­tos, por al­go el de­por­te si­gue sien­do ‘al­ter­na­ti­vo’, sin em­bar­go, Juan Ca­mi­lo lo re­su­me más bien en una pa­la­bra: ac­ti­tud, y es que se ne­ce­si­ta va­lor pa­ra atra­ve­sé a sal­tar dos me­tros en el ai­re so­lo con la con­fian­za de que al caer la pa­ti­ne­ta es­ta­rá es­pe­ran­do. Ries­gos Las le­sio­nes En­tre las le­sio­nes más co­mu­nes que se pro­du­cen en el ska­te­boar­ding se en­cuen­tran los es­guin­ces de to­bi­llo y los es­guin­ces de ro­di­lla, que pue­den ser más de­li­ca­dos, tam­bién hay que te­ner en con­si­de­ra­ción los des­ga­rros mus­cu­la­res en los cuá­dri­ceps.

Los ska­ters pri­vi­le­gian la ac­ti­tud so­bre la ha­bi­li­dad pa­ra prac­ti­car el de­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.