CAN­DÉ

La esen­cia de Car­ta­ge­na, en

Si - - Hay Restaurante - POR JE­NIF­FER VA­RE­LA R.

La his­to­ria de Car­ta­ge­na se pue­de ver, oler, es­cu­char, to­car y co­mer. Eso lo sa­ben sus vi­si­tan­tes, que se enamo­ran de sus re­la­tos y lu­ga­res, y lo sa­ben con ma­yor se­gu­ri­dad sus ha­bi­tan­tes. Pe­ro la his­to­ria a ve­ces ne­ce­si­ta ser res­ca­ta­da y mos­tra­da a un ma­yor ni­vel, pro­pó­si­to que to­ma­ron co­mo su­yo los crea­do­res del Res­tau­ran­te Can­dé.

Es­te lu­gar, ubi­ca­do en el má­gi­co Cen­tro His­tó­ri­co, es el re­fle­jo de la cul­tu­ra lo­cal a tra­vés de los cin­co sen­ti­dos, se­gún ex­pli­có su ge­ren­te ad­mi­nis­tra­ti­vo, Alberto Lla­mas. “Todo lo que ve­mos aquí es 100% car­ta­ge­ne­ro: lo que hue­les, to­cas y co­mes”.

La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca de Can­dé reúne lo me­jor la co­ci­na lo­cal, pla­tos que in­clu­so han de­ja­do de ha­cer­se en la ciu­dad.

“Te­ne­mos des­de en­sa­la­das, has­ta ce­vi­ches, pa­san­do por coc­te­les, car­nes, so­pas y pes­ca­dos”, con­tó Lla­mas. Al­gu­nos, son in­clu­so más tí­pi­cos, co­mo el ce­le­le (so­pa de fri­jol ca­be­ci­ta ne­gra con car­ne) y la fa­mo­sa pos­ta car­ta­ge­ne­ra.

El nom­bre se de­ri­va de la Vir­gen de la Can­de­la­ria, que ade­más es un nom­bre muy co­mún en la ciu­dad. La fa­mi­lia tie­ne ade­más una Can­de muy par­ti­cu­lar: su em­plea­da de to­da la vi­da, a la que siem­pre ad­mi­ra­ron su sa­zón.

La casa en la que es­tá si­tua­do el res­tau­ran­te fue res­tau­ra­da y con­ser­va as­pec­tos de su ar­qui­tec­tu­ra tí­pi­ca co­mo los te­chos en ma­de­ra y los pisos, ade­más de mue­bles en mim­bre y otros in­ter­ve­ni­dos por la di­se­ña­do­ra car­ta­ge­ne­ra, Ga­bi Are­nas.

Se ase­me­ja a aque­llas en las que las fa­mi­lias tra­di- cio­na­les re­ci­bían a sus in­vi­ta­dos.

“Lo que que­re­mos es emu­lar una casa. Aquí te­ne­mos el lu­gar don­de uno re­ci­be a los in­vi­ta­dos, lue­go el co­me­dor y un ter­cer am­bien­te que es el pa­tio, te­cha­do y des­te­cha­do, pa­ra aten­der a los vi­si­tan­tes co­mo an­tes, a man­tel: con sus co­pas, de ma­ne­ra muy ele­gan­te”.

|Fo­tos: Wil­fred Arias

Los mue­bles y los or­na­men­tos con­ser­van, por su­pues­to, la esen­cia de ciu­dad. Todo Can­dé re­cuer­da a la Car­ta­ge­na que enamo­ra a co­lom­bia­nos y ex­tran­je­ros.

Alberto Lla­mas, ge­ren­te ad­mi­nis­tra­ti­vo de Can­dé.

En­sa­la­das, coc­te­les, ce­vi­ches, so­pas y car­nes ha­cen par­te del me­nú. Tam­bién los ju­gos de fru­tas tra­di­cio­na­les y los dul­ces de es­tos, den­tro de los cua­les se ofre­ce un pos­tre con los más re­pre­sen­ta­ti­vos, co­mo el co­ro­zo y la pa­pa­ya. El pie de co­co y el en­yu

ES­TE RES­TAU­RAN­TE TÍ­PI­CO DE CAR­TA­GE­NA BUS­CA RES­CA­TAR LA ESEN­CIA DE LA GAS­TRO­NO­MÍA LO­CAL, A TRA­VÉS DE SUS PLA­TOS TÍ­PI­COS, SU AR­QUI­TEC­TU­RA Y COS­TUM­BRES EN LA ME­SA. UN RE­CO­RRI­DO POR LA HE­ROI­CA A TRA­VÉS DE LOS CIN­CO SEN­TI­DOS.

El lu­gar es ap­to pa­ra to­da la fa­mi­lia, pa­ra com­par­tir y de­gus­tar a to­da ho­ra.

Pa­ra sen­tir­se más cer­ca, los vi­si­tan­tes pue­den fir­mar un li­bro es­pe­cial pa­ra ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.