Club de La Adua­na

‘El guar­da­cos­ta’ en Ci­ne ‘Me­mo­ria de mis pu­tas

Si - - Hay Recorrido - POR DE­BO­RAH LEE FOXY

El mar­tes 12 de no­viem­bre, en el mar­co del ci­clo de ci­ne del di­rec­tor co­reano Kim Ki Duk, los aman­tes del mun­do ci­ne­ma­to­grá­fi­co po­drán ver la pe­lí­cu­la El guar­da­cos­ta, del año 2002. La fun­ción se­rá a las 2:30 p. m.

tris­tes’, en Ci­ne­ma­te­ca

Des­de hoy has­ta el 14 de no­viem­bre, es­ta­rá en car­te­le­ra la cin­ta Me­mo­ria de mis pu­tas tris­tes, en la Sa­la Country de la Ci­ne­ma­te­ca del Ca­ri­be. La pe­lí­cu­la es di­ri­gi­da por Hen­ning Carl­sen y su du­ra­ción es de 90 mi­nu­tos.

Son las nue­ve de la no­che y Mart­ha y Es­te­ban es­tán de aniver­sa­rio. Cum­plen 3 años de ca­sa­dos y ella or­ga­ni­zó una ve­la­da sor­pre­sa pa­ra su es­po­so. Pe­ro... ¡él es­tá con­cen­tra­do en el par­ti­do del Real Ma­drid! ¿Qué pa­sa por la ca­be­za de Mart­ha?, ¿por qué Es­te­ban pre­fi­rió ver el par­ti­do y to­mar­se unas cuan­tas cer­ve­zas, a te­ner un mo­men­to es­pe­cial con ella? Mien­tras tan­to, Mart­ha lo es­pe­ra en el so­fá, has­ta que se de­socu­pe, oyén­do­lo gri­tar ca­da gol.

El he­cho que el hom­bre le dé prio­ri­dad a otro ti­po de co­sas, an­tes del se­xo, es to­da una even­tua­li­dad pa­ra al­gu­nas mu­je­res. Pe­ro es más co­mún de lo que pa­re­ce. Los hom­bres son por na­tu­ra­le­za atraí­dos por los deportes y la co­mi­da.

Y eso lo de­be­mos en­ten­der las mu­je­res, y apren­der a ma­ne­jar­lo. ¡Has­ta po­de­mos sa­car­le el ju­go a esa con­di­ción! Sien­do as­tu­tas.

La au­to­ra nor­te­ame­ri­ca­na Sherry Ar­gov re­se­ña en su li­bro Por qué los hom­bres aman a las ca­bro­nas, o Why Men Lo­ve Bit­ches, que “una mu­jer se­rá apre­cia­da co­mo al­guien que ofre­ce un desafío men­tal, en la me­di­da en que un hom­bre no sien­ta que tie­ne el con­trol to­tal so­bre ella”.

La teo­ría que plan­tea Ar­gov, ate­rri­za­da a la te­má­ti­ca, pue­de apli­car­se al ca­so en el cual si la mu­jer se mues­tra ofen­di­da o re­sen­ti­da por­que su pa­re­ja pre­fie­re la co­mi­da, al­gún de­por­te, o sa­lir con sus ami­gos en ‘ plan de hom­bres’, an­tes de te­ner se­xo con ella, lo que va a ha­cer es que su hom­bre crea que tie­ne el con­trol. Y re­pe­ti­rá es­tas con­duc­tas.

Pe­ro, si por el con­tra­rio, la mu­jer se mues­tra se­gu­ra, y to­tal­men­te in­di­fe

ren­te al se­xo mien­tras

es­te la ig­no­ra por ver una fi­nal de Gran­des Li­gas, él la va a ex­tra­ñar. Y has­ta pue­de que des­pués del pri­mer tiem­po apa­gue el te­le­vi­sor y te in­vi­te a la ca­ma a ha­cer­te sen­tir es­pe­cial.

La es­cri­to­ra, psi­có­lo­ga y pe­rio­dis­ta Ana Von Rebeur, en una de las en­tra­das de su blog, a la que lla­mó Ma­nual bá­si­co pa­ra en­ten­der a los hom­bres, men­cio­na que si un hom­bre le di­ce a su mu­jer, “dé­ja­me ver có­mo ter­mi­nó el par­ti­do”, la ver­dad es que quie­re ver el par­ti­do com­ple­to, la re­pe­ti­ción de los go­les en las no­ti­cias, en los ca­na­les ex­tran­je­ros, en­tre otros de­ta­lles.

Da­vid Zin­czen­ko, au­tor del li­bro Los hom­bres, el amor y el se­xo, de­di­ca uno de los apar­tes a la te­má­ti­ca del fút­bol co­mo el cen­tro de aten­ción de los va­ro­nes, y acon­se­ja a las mu­je­res res­pe­tar ese re­ti­ro de no­ven­ta mi­nu­tos.

Pe­ro, la cien­cia tie­ne un por­qué pa­ra esa in­cli­na- ción. Jhon Mclean, cien­tí­fi­co de un ins­ti­tu­to de neu­ro­lo­gía, fue uno de los in­ves­ti­ga­do­res de un es­tu­dio que re­ve­ló que mi­rar a un equi­po me­ter gol ac­ti­va un área del cerebro que es­tá aso­cia­da con los sen­ti­mien­tos de pla­cer se­xual, se­gún re­se­ñó en su pá­gi­na web la Agen­cia Fe­de­ral de No­ti­cias, Derf, en Ar­gen­ti­na.

ADE­MÁS DEL FÚT­BOL. El hom­bre, ade­más del fút­bol, tie­ne otros in­tere­ses. Los vi­deo­jue­gos, la co­mi­da, y has­ta in­ven­tar­se pla­nes con su pro­pia pa­re­ja, ale­ja­do de una po­si­ble re­la­ción se­xual.

Tam­bién es­tá el te­mi­do “es­toy muy can­sa­do”, que po­ne a tam­ba­lear a más de una con pre­gun­tas co­mo ¿se­rá que no me desea?, ¿có­mo lo ten­dré que se­du­cir?

Pe­ro no todo es ne­ga­ti­vo. Es pro­ba­ble que des­pués de un lar­go día de tra­ba­jo, lle­gue can­sa­do a casa, pen­san­do en dor­mir. O por el con­tra­rio, si lle­gan ago­ta­dos lue­go de una aje­trea­da fies­ta de al­cohol y baile, es pro­ba­ble que es­té se­da­do y so­lo quie­ra echar­se a dor­mir.

No pre­ci­sa­men­te se de­ba a que ha­ya otra mu­jer de por me­dio.

José Ma­nuel Gon­zá­lez, se­xó­lo­go y te­ra­pis­ta de pa­re­ja, ase­gu­ró an­te la te­má­ti­ca que el he­cho de que un hom­bre no mues­tre in­ten­cio­nes de te­ner se­xo, pue­de dar­se por va­rias ra­zo­nes, a su pa­re­cer.

“La pri­me­ra pue­de ser por­que el hom­bre es­tá in­tere­sa­do en otra per­so­na. Sen­ci­lla­men­te se mues­tra rea­cio al se­xo y pre­fie­re ver te­le­vi­sión o em­plear su tiem­po en otra co­sa. La se­gun­da op­ción es que real­men­te el hom­bre es­té muy fa­ti­ga­do y dur­mien­do po­co por mu­cho tra­ba­jo. Él lo que va a que­rer es lle­gar a casa y des­can­sar. La ter­ce­ra ra­zón se­ría que ten­ga una en­fer­me­dad en su men­te. Que ten­ga ba­jo de­seo se­xual o el lla­ma­do de­seo se­xual hi­poac­ti­vo”, ex­pre­só el se­xó­lo­go.

Asi­mis­mo ase­gu­ró que cuan­do al hom­bre sí le in­tere­sa te­ner se­xo con su pa­re­ja, pe­ro hay un even­to muy im­por­tan­te pa­ra él, co­mo un par­ti­do del Ju­nior o de la Se­lec­ción Co­lom­bia, él se con­cen­tra­rá en el fút­bol y apla­za­rá el en­cuen­tro se­xual.

“Es que de pron­to el se­xo se pue­da re­tra­sar un po­co, pe­ro el par­ti­do em­pie­za a una ho­ra. Y, en los za­pa­tos de la mu­jer, cuan­do ve que el hom­bre pre­fie­re de­por­te, co­mi­da, o sa­li­das con ami­gos, en vez de se­xo, pue­de lle­gar a pen­sar di­ver­sas co­sas. Es en­ten­di­ble”, con­clu­ye Gon­zá­lez.

EL HOM­BRE ES UN SER HU­MANO Y ASÍ CO­MO PA­RA ELLOS EL SE­XO, ES

UNA NE­CE­SI­DAD FI­SIO­LÓ­GI­CA, TAM­BIÉN TIE­NEN OTROS IN­TERE­SES A LOS QUE DE­DI­CAN SU

TIEM­PO Y ATEN­CIÓN. MU­JER, ¡NO TE ALAR­MES!

ANA VON REBEUR

SHERRY AR­GOV «Hay mu­chas ra­zo­nes pa­ra que un hom­bre pre­fie­ra al­go en vez de se­xo. De­pen­de de ca­da ca­so»

JOSÉ GON­ZÁ­LEZ Se­xó­lo­go y te­ra­pis­ta de pa­re­ja

Fabián He­ra­zo, Ti­co Cris­sién, Nel­son Gar­cía, Lin­da Pa­la­cio, Ro­sa Caia­fa, Jenny Imi­to­la y Fa­riath Lu­na.

Gei­sa Mer­ca­do y Al­bert Ro­sa­les. She­rin Che­re­nek y Ál­va­ro Fer­nán­dez.

Kat­he­ri­ne Gar­cía, Jaime Ch­ris­tian­sen y María José Da­guer.

Edi­son Már­quez, Li­na Puc­ci­ni, Lau­ra Gómez y Luis Pal­met.

Pao­la Ven­dríes, Katy Da­za y Adria­na Ven­dríes.

Roy­ban La­ra y Da­ya­na Acos­ta.

DÓN­DE: Au­di­to­rio Ma­rio San­to­do­min­go, en el An­ti­guo Edi­fi­cio de La Adua­na

DÓN­DE: Ca­lle 76 # 57-71 HO­RA: 4:30 p.m. - 7 p.m.

| Fo­tos Shutterstock

Si hay pre­sión pa­ra el se­xo, a cam­bio de aban­do­nar lo que el hom­bre ha­cía, de se­gu­ro es­te ac­ce­de­rá, pe­ro con una al­ta pro­ba­bi­li­dad de que lo ha­ga sin in­te­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.