Maes­tro del ci­ne

Allan Ste­wart Kö­nigs­berg, me­jor co­no­ci­do co­mo Woody Allen, es uno de los di­rec­to­res más ga­lar­do­na­dos en la his­to­ria del ci­ne; ha rea­li­za­do más de 40 lar­go­me­tra­jes a lo lar­go de su ca­rre­ra y ha re­ci­bi­do 23 no­mi­na­cio­nes a los pre­mios Ós­car, de las cua­les ha

Si - - Hay Cine -

Fran­cis­co que ha­ce fuer­te con­tras­te con to­dos los lu­jos que per­dió lue­go de que el go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos le em­bar­ga­ra.

La pro­ta­go­nis­ta se de­ba­te en­ton­ces en­tre los ma­los em­pleos, la es­ca­la so­cial y la di­fi­cul­tad de es­ta­ble­cer re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les apro­pia­das mien­tras tra­ta de se­guir ade­lan­te. Woody Allen jue­ga con maes­tría con los tiem­pos, al­ter­nan­do en­tre el pa­sa­do y el pre­sen­te a dis­cre­ción, es­ta­ble­cien­do un la­zo en- tre el pa­sa­do de pri­vi­le­gios ex­tra­va­gan­tes y el des­per­tar a una reali­dad de vi­da me­dia, fue­ra de la pro­tec­ción de su bur­bu­ja de co­mo­di­da­des.

Des­de el co­mien­zo de la pe­lí­cu­la, en el que ve­mos a Jas­mi­ne desaho­gán­do­se com­pul­si­va­men­te con­si­go mis­ma mien­tras va lle­gan­do a la ter­mi­nal en el avión que lle­va a su nue­va vi­da, has­ta las es­ce­nas de desolación con las que se co­ro­na el fi­nal del fil­me, la pre­sen­cia de la pro­ta­go­nis­ta se sien­te pro­gre­si­va­men­te más de­ses­pe­ra­da. El re­tra­to de Blue Jas­mi­ne ( jue­go de pa­la­bras in­tra­du­ci­ble al es­pa­ñol) es el de una mu­jer al­cohó­li­ca, al pun­to del quie­bre emo­cio­nal; un pa­pel ago­ta­dor pa­ra el pú­bli­co y, sin du­da, mu­cho más pa­ra Ca­te Blan­chett, que des­de ya se per­fi­la co­mo una de las can­di­da­tas al Ós­car por me­jor ac­triz.

En todo ca­so los aplau­sos no van tan so­lo pa­ra la ac­triz aus­tra­lia­na, el re­par­to com­ple­to se desen­vuel­ve bas­tan­te bien. La her­ma­na de Jas­mi­ne, Gin­ger (in­ter­pre­ta­da por Sally Haw­kins) tam­bién se ha ga­na­do las palmas de la crí­ti­ca, que la ba­ra­ja co­mo una de las po­si­bles can­di­da­tas al ga­lar­dón por me­jor ac­triz de re­par­to, gracias a un pa­pel en el que com­bi­na ale­gría con un ca­rác­ter fuer­te pe­ro cá­li­do, sin du­da la per­fec­ta con­tra­par­te pa­ra el pa­pel de Blan­chett.

Pe­ro no so­lo las ac­tri­ces de Blue Jas­mi­ne es­tán en bue­na for­ma dra­má­ti­ca, los mé­ri­tos van tam­bién pa­ra Allen, quien, lue­go de Me­dia­no­che en Pa­rís y A Roma con amor (am­bas bien re­ci­bi­das por los me­dios y la ta­qui­lla), no de­ja de con­ven­cer y sa­be en­tre­gar­nos un coc­tel de emo­cio­nes agri­dul­ces que sin du­da nos de­ja es­pe­ran­do más, de­mos­tran­do que es­te gran­de del ci­ne tie­ne mu­cha te­la por cor­tar aún.

«Tra­ba­jar con Woody fue fas­ci­nan­te, la ma­gia de su di­rec­ción es­tá en co­mo di­bu­ja sus per­so­na­jes.» CA­TE BLAN­CHETT In­ter­pre­ta a Jas­mi­ne

Alec Bald­win in­ter­pre­ta al es­po­so de la pro­ta­go­nis­ta, un cri­mi­nal de cue­llo blan­co que des­pier­ta re­pul­sión.

El con­tras­te en­tre el pre­sen­te y el pa­sa­do man­tie­ne el dra­ma al­to en la pe­lí­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.