Rum­ba Es­té­reo 99.1 1: Ni pun­to de com­pa­ra­ción

Si - - Hay Paseo - SIL­VES­TRE DAN­GOND

él y no­so­tros”, re­la­ta Ca­ro­li­na agre­gan­do que con el tiem­po la amis­tad en­tre Siam y Wil­fran Castillo fue cre­cien­do, has­ta que un día en Mon­te­ría, en el cum­plea­ños de un ami­go en un res­tau­ran­te las co­sas se die­ron.

“En el lu­gar es­ta­ba un mu­cha­cho con una gui­ta­rra y Wil­fran se la pi­dió pres­ta­da pa­ra can­tar­nos una can­ción. Empezó con Cuan­do tú me ama­bas, y no­so­tros con el nu­do en la gar­gan­ta de lo be­lla que era la can­ción. De in­me­dia­to le pe­di­mos que nos die­ra el ho­nor de agre­gar­la al nue­vo dis­co, y que nos per­mi­tie­ra can­tar­la y gra­bar­la”.

Ca­ro­li­na con­tó que la can­ción fue la nú­me­ro diez del dis­co y la gen­te la pe­día en las emi­so­ras, ha­bla­ba de ella en re­des so­cia­les y mos­tró una gran acep­ta­ción. Pe­ro el tra­ba­jo con Wil­fran no que­dó ahí, ya que el com­po­si­tor los in­vi­tó a par­ti­ci­par en su DVD, can­tan­do el te­ma Sa­pos y ci­ga­rras. “La gra­ba­mos en el Tea­tro He­re­dia en Car­ta­ge­na. Wil­fran aho­ra es­tá en su fa­ce­ta de can­tan­te y le po­ne mu­cho sen­ti­mien­to a lo que ha­ce. Él ad­mi­ra nues­tra par­te vo­cal, y no­so­tros su par­te de com­po­si­ción”.

Por otro la­do, la in­te­gran­te de Siam ase­gu­ró que el dis­co de oro que les die­ron, ha si­do “la ma­yor ale­gría” que han te­ni­do úl­ti­ma­men­te. “Ya uno no as­pi­ra tan fá­cil a es­tos re- co­no­ci­mien­tos, por­que se sa­be que los dis­cos fí­si­cos no se ven­den co­mo an­tes”. Fue por eso que de­ci­die­ron crear una es­tra­te­gia pa­ra ade­más de ha­cer una cam­pa­ña con­tra la pi­ra­te­ría, dar­se a co­no­cer y ven­der los ma­yo­res dis­cos po­si­bles.

“Lle­ga­mos a la con­clu­sión de ven­der dis­cos en los se­má­fo­ros de Bo­go­tá y en las sa­las de ci­ne Royal Films del país, a cin­co mil pe­sos. Una ver­sión eco­nó­mi­ca, pe­ro con to­das las can­cio­nes. Pa­ra­le­la­men­te, se ven­día la ver­sión ori­gi­nal del CD en las tien­das mu­si­ca­les, y la aco­gi­da fue gran­de. Lle­ga­mos a más de diez mil co­pias ven­di­das y cin­cuen­ta mil des­car­gas di­gi­ta­les”.

Los mu­ni­ci­pios del Atlán­ti­co se dan a co­no­cer re­gu­lar­men­te por sus fe­rias y fies­tas. Ba­ra­noa, por ejem­plo, es re­co­no­ci­da en todo el país por su ban­da y su Loa, que se ce­le­bra en enero de ca­da año con una asis­ten­cia ma­si­va. No obs­tan­te, la idea de sus ha­bi­tan­tes es que ca­da vez más, sus rin­co­nes ver­des y es­pa­cios don­de reina la na­tu­ra­le­za sean un gran atrac­ti­vo pa­ra los vi­si­tan­tes.

Ba­ra­noa es­tá ubi­ca­do a unos 40 mi­nu­tos des­de Ba­rran­qui­lla, en el cen­tro del de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co. En la ac­tua­li­dad, bus­ca con­ver­tir­se en una re­fe­ren­cia de zo­nas ver­des y op­cio­nes eco­tu­rís­ti­cas.

Una de esas zo­nas ha si­do re­co­no­ci­da por sus ha­bi­tan­tes por 20 años co­mo en­cuen­tro de gran­des y chi­cos: el Par­que Es­pe­jo de Agua, que fue re­mo­de­la­do ha­ce un año y se eri­ge co­mo un oa­sis en me­dio de las ca­sas y co­le­gios que lo ron­dan. Cuen­ta con un la­go, can­chas de vo­lei­bol y mi­cro­fút­bol, tea­trino y zo­nas de jue­gos pa­ra ni­ños, ade­más de am­plios es­pa­cios pa­ra ha­cer ejer­ci­cio. De acuer­do con la Al­cal­día, se ha con­ver­ti-

do en un es­pa­cio de in­te­gra­ción y cul­tu­ra ciu­da­da­na.

“Nues­tras fa­mi­lias ve­nían aquí ha­ce 20 años y lo si­guen ha­cien­do. Los ni­ños vie­nen a ju­gar y a ha­cer de­por­te, los gru­pos de baile en­sa­yan aquí. To­dos tie­nen su es­pa­cio”, ex­pre­só Alex Ti­lano, uno de sus fun­cio­na­rios

Ade­más de es­te lu­gar que es­tá en el cen­tro del mu­ni­ci­pio, la ad­mi­nis­tra­ción es­tu­dia el po­ten­cial de si­tios ale­da­ños, co­mo el co­rre­gi­mien­to de Si­bar­co, ubi­ca­do a unos 10 mi­nu­tos de re­co­rri­do. Aquí es fá­cil en­con­trar sen­de­ros de arro­yos vír­ge­nes y po­zos en los que las mu­je­res más ve­te­ra­nas si­guen lle­van­do a ca­bo la cos­tum­bre de la­var su ro­pa, don­de es fá­cil per­der­se en­tre el si­len­cio de la na­tu­ra­le­za y ani­mar­se a ex­plo­rar más.

La idea es que, a fu­tu­ro, se con­vier­tan en es­ce­na­rios pa­ra ca­mi­na­tas eco­ló­gi­cas (que ya se han rea­li­za­do en el pa­sa­do) y deportes ex­tre­mos.

“Así co­mo al­gu­nos lu­ga­res del país tie­nen es­tos es­pa­cios pa­ra la prác­ti­ca de Bun­gee Jum­ping, ca­nopy y otras ac­ti­vi­da­des, cree­mos que Ba­ra­noa tie­ne esa po­si­bi­li­dad”.

Adolfo Hitler es una de las fi­gu­ras más re­cor­da­das y te­mi­das de la his­to­ria. Du­ran­te su vi­da sem­bró un ré­gi­men que ate­rro­ri­zó a mu­chos. Pe­ro, ¿qué pa­sa­ría si el füh­rer vi­vie­ra hoy, sin alian­zas po­lí­ti­cas, sin ami­gos y sin que na­die su­pie­ra que en reali­dad es él?

Es­ta es la his­to­ria que, a gran­des ras­gos, se ha plan­tea­do con mu­cho hu­mor el es­cri­tor Ti­mur Ver­nes en Ha vuel­to.

“Es la pri­ma­ve­ra de 2011. Hitler des­pier­ta en un des­cam­pa­do en el cen­tro de Ber­lín. No hay sím­bo­los na­zis, reina la paz, las ca­lles es­tán in­va­di­das por ex­tran­je­ros, y Ale­ma­nia es­tá go­ber­na­da por una mu­jer re­chon­cha que ha­ce lo que quie­re en Eu­ro­pa”. De es­ta ma­ne­ra co­mien­za el re­la­to que mues­tra a un re­su­ci­ta­do Hitler que triun­fa en te­le­vi­sión co­mo imi­ta­dor de sí mis­mo, pe­ro que lo que en reali­dad quie­re es usar es­ta vía pa­ra re­gre­sar a la po­lí­ti­ca.

Ade­más del hu­mor con que es­tá ma­ne­ja­do, el li­bro ex­plo­ra la psi­co­lo­gía del per­so­na­je, lle­van­do al lec­tor por via­je que abar­ca des­de los pen­sa­mien­tos más só­li­dos, ló­gi­cos y prác­ti­ca­men­te irre­fu­ta­bles de Hitler has­ta sus ideas más de­men­cia­les y ex­tra­va­gan­tes. Todo por­que Ha vuel­to en nues­tros días.

«¿Qué mal po­dría ha­cer hoy Hitler? Es­ta dis­pa­ra­ta­da his­to­ria es­tá con­ta­da por él mis­mo, un hom­bre que ana­li­za te­naz­men­te su en­torno»

Pa­ra la pa­re­ja, vi­vir es­ta eta­pa pro­fe­sio­nal co­mo es­po­sos es una “gran ben­di­ción”.

El par­que Es­pe­jo de Agua es el más tra­di­cio­nal del mu­ni­ci­pio, y fue re­cu­pe­ra­do pa­ra dis­fru­te de to­das las ge­ne­ra­cio­nes. | Fo­tos Or­lan­do Amador

Los es­pa­cios abier­tos del par­que per­mi­ten en­sa­yos de gru­pos fol­cló­ri­cos.

El tea­trino del Es­pe­jo de Agua es uno de los es­ce­na­rios más con­cu­rri­dos.

QUÉ SON: Los sen­de­ros de los co­rre­gi­mien­tos ale­da­ños son lu­ga­res in­tere­san­tes pa­ra des­cu­brir y es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. A la ma­yo­ría de ellos se pue­de lle­gar lue­go de un tra­yec­to en ca­rro, pe­ro pa­sa­dos al­gu­nos me­tros de­be se­guir­se a pie. Las v

Cam­pe­che, su co­rre­gi­mien­to, es fa­mo­so por el Fes­ti­val de la Ci­rue­la. Es­ta es­ta­tua ha­ce ho­nor a la ac­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.