ERO­TIS­MO

Po­do­fi­lia, el en­can­to y de los pies

Si - - Hay Sexualidad - POR DE­BO­RAH LEE FOXY PUG

Pa­ra unas per­so­nas los pies son so­lo la par­te in­fe­rior del cuer­po que les per­mi­te sos­te­ner­se y ca­mi­nar. Pa­ra otros, los pies son todo un ob­je­to de de­seo. Tan­to así, que se han con­ver­ti­do en un fe­ti­che con mu­chas his­to­rias que han na­ci­do de ellos, en aven­tu­ras eró­ti­cas.

De he­cho, ca­da vez más se ha­ce no­to­ria la pre­sen­cia de los pies y su ero­tis­mo fe­roz en di­ver­sas na­rra­cio­nes li­te­ra­rias, y en fo­to­gra­fías y es­ce­nas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas y te­le­vi­si­vas con con­te­ni­dos eró­ti­cos.

Es que ade­más, en las re­des so­cia­les ha na­ci­do una es­pe­cie de fe­nó­meno fe­ti­chis­ta y al­go ob­se­si­vo por es­tas dos ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res del cuer­po hu­mano.

En Twit­ter, por ejem­plo, exis­ten cuen­tas ba­jo seu­dó­ni­mos re­la­cio­na­dos con los pies, que pi­den a sus se­gui­do­res y a las per­so­nas que si­guen que por fa­vor les en­víen fo­tos de sus “her­mo­sos” o “be­llos” pies. Se­gui­do a es­to, cuan­do la per­so­na ac­ce­de y com­par­te una fo­to de sus pies con ellos, sue­len ‘re­tui­tear’ o res­pon­der­le con un ha­la­go. Mu­chas se pre­gun­ta­rán ¿por­qué? Chi­cas: es­to se ha con­ver­ti­do en un gran atrac­ti­vo pa­ra al­gu­nos in­di­vi­duos.

Ra­món Ló­pez, psi­có­lo­go de la Uni­ver­si­dad Simón Bo­lí­var, ase­gu­ra an­te la te­má­ti­ca que te­ner una fi­ja­ción con los pies es per­fec­ta­men­te nor­mal. “Las per­so­nas desa­rro­llan cier­to in­te­rés ha­cia un ob­je­to o ele­men­to, de­pen­dien­do la re­cor­da­ción que es­te les trai­ga, o al­gún sim­bo­lis­mo que les agra­de”.

Por su par­te, Ben­ja­mín Ca­rre­ño, se­xó­lo­go clí­ni­co es­pe­cia­lis­ta en psi­coa­ná­li­sis, psi­co­te­ra­pia, psi­coa­dic­cio­nes y per­tur­ba­cio­nes men­ta­les, ex­pre­sa que es­to de los pies tie­ne una con­no­ta­ción de la for­ma y la fi­gu­ra, y de la atrac­ción.

“La for­ma en que la per­so­na ten­ga el pie, va re­la­cio­na­da con sus ener­gías. Tie­ne que ver con la bioe­ner­gé­ti­ca y los es­ta­dos de áni­mo que la per­so­na es­té desa­rro­llan­do. Hay que to­mar­lo des­de el ám­bi­to de la sen­sua­li­dad, que es di­fe­ren­te a la par­te se­xual. Exis­ten pies con fi­gu­ras que trans­mi­ten ar­mo­nía y be­lle­za, y hay otros que trans­mi­ten un de­seo, por el mis­mo con­trol de la lim­pie­za y be­lle­za”.

Ca­rre­ño agre­ga que el no­ven­ta por cien­to del co­mún de­no­mi­na­dor de pa­cien­tes, ma­ne­ja el pie co­mo una ob­se­sión se­xual no ade­cua­da. “Fi­ja­cio­nes se­xua­les, que van con lo que es la psi­co­pa­to­lo­gía. Hay unas ca­rac­te­rís­ti­cas que mar­can, fi­jan y ob­se­sio­nan a la per­so­na con los pies. Les pro­du­cen pla­cer, de­seo y or­gas­mos. Es que exis­ten in­di­vi­duos que ma­ne­jan la par­te se­xual del pie, y lo to­man co­mo si fue­ra una bo­ca, un la­bio o has­ta un clí­to­ris”.

Cris­tian Ci­pria­ni, di­rec­tor y pro­duc­tor de con­te­ni­do adul­to pa­ra ci­ne y te­le­vi­sión, el cual tra­ba­ja tam­bién en la pá­gi­na San­ta­la­ti­na.com, dio su opi­nión a re­vis­ta Sí so­bre la te­má­ti­ca.

“En el mun­do del porno hay al­go muy cla­ro. Los pies pue­den ser un atrac­ti­vo, o tam­bién, des­truc­ti­vos. Es sú­per im­por­tan­te a la ho­ra de gra­bar, los za­pa­tos de las mu­je­res y los pies de las ac­tri­ces. Hay gen­te que tie­ne fe­ti­ches por los pies, en­ton­ces hay unos si­tios es­pe­cia­les que no­so­tros ha­ce­mos que son de foot fe­tish, que son mas­tur­ba­cio­nes a los hom­bres con pies fe­me­ni­nos. En­ton­ces el error de un pro­duc­tor que des­co­noz­ca la im­por­tan­cia del pie en la sim­bo­lo­gía y la ma­gia del ero­tis­mo en las es­ce­nas, aga­rra cual­quier pie de una mu­jer y lo uti­li­za en una gra­ba­ción, sin sa­ber si real­men­te le es­tá fun­cio­nan­do”.

El di­rec­tor de con­te­ni­dos por­no­grá­fi­cos agre­ga que el porno aun­que sea ex­plí­ci­to, tie­ne mu­chas más co­sas y ayu­das pa­ra que todo ti­po de per­so­na dis- fru­te de la es­ce­na. “Ahí es cuan­do uno en la gra­ba­ción em­plea po­si­cio­nes y ac­cio­nes pa­ra com­pla­cer a los fe­ti­chis­tas. Pa­ra uno te­ner una pa­ra­fi­lia con el pie, se de­be lle­gar a un gra­do de ex­ci­ta­ción tan gran­de a la ho­ra de be­sar­lo, o te­ner con­tac­to con los pies. O sim­ple­men­te con ver­los, que pro­duz­ca un or­gas­mo”.

Con­clu­ye que tam­bién se da lo que él lla­ma foot do­mi­na­tion, que es cuan­do la mu­jer le pa­sa los pies por todo el cuer­po al hom­bre, aplas­tán­do­le la ca­ra y otros ór­ga­nos. “Los más fe­ti­chis­tas pre­fie­ren en oca­sio­nes que la mu­jer lo ha­ga con ta­co­nes pues­tos, lo cual re­sul­ta muy do­lo­ro­so”.

Ci­pria­ni ase­gu­ra que ade­más los olo­res son im­por­tan­tes pa­ra los fe­ti­chis­tas. “Yo que pro­duz­co eso pa­ra di­ver­sas par­tes del mun­do, te lo di­go. Uno ve de todo, de ver­dad. Son abe­rra­cio­nes, co­sas que los en­lo­que­cen. Va­ria­bles in­creí­bles”.

«Son cuen­tas de ti­pos que pre­fie­ren ver pies a otras co­sas»

CRIS­TIAN CI­PRIA­NI Di­rec­tor por­no­grá­fi­co UNA ZO­NA QUE ES DE MU­CHO PLA­CER PA­RA UNOS, Y QUE PA­RA OTROS ES SO­LO UNA PAR­TE MÁS DE SU CUER­PO. AN­TE LA TE­MÁ­TI­CA, RE­VIS­TA SÍ CON­SUL­TÓ A UN PSI­CÓ­LO­GO, UN SE­XÓ­LO­GO Y A UN DI­REC­TOR Y PRO­DUC­TOR DE CON­TE­NI­DO ERÓ­TI­CO PA­RA ADUL­TOS.

Si hay con­fian­za en pa­re­ja, es via­ble con­ver­sar so­bre los gus­tos en la ca­ma, pa­ra una sa­tis­fac­ción mu­tua. | Fo­tos Shutterstock

El di­rec­tor y pro­duc­tor de la in­dus­tria por­no­grá­fi­ca co­lom­bia­na, Cris­tian Ci­pria­ni, di­ce que es­tos si­tios son crea­dos por per­so­nas que bus­can “sa­tis­fa­cer­se” con fo­tos de pies.

Pa­ra el se­xó­lo­go Ben­ja­mín Ca­rre­ño, los pies pue­den lle­gar a ser una zo­na de fi­ja­ción pa­ra cier­tas per­so­nas.

Cris­tian Ci­pria­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.