PA­RA­FI­LIAS,

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA de lo co­mún a lo inusual

Si - - Hay Sexualidad - POR DE­BO­RAH LEE FOXY

Las pa­ra­fi­lias son pa­tro­nes de com­por­ta­mien­tos se­xua­les, cu­yas fuen­tes de pla­cer no pro­vie­nen del coi­to co­mo tal, sino de una ac­ti­vi­dad o con­duc­ta ex­ter­na. Ca­be men­cio­nar que al­gu­nas son más co­mu­nes y co­no­ci­das que otras.

Ne­rey­da La­ce­ra, mé­di­ca se­xó­lo­ga cer­ti­fi­ca­da por Flas­ses, Fe­de­ra­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Edu­ca­do­res y Se­xó­lo­gos Clí­ni­cos, di­plo­ma­da en te­ra­pia de pa­re­ja, do­cen­te, in­ves­ti­ga­do­ra y columnista, ase­gu­ró a re­vis­ta SÍ que el tér­mino pa­ra­fi­lia im­pli­ca todo lo que an­tes lla­ma­ban abe­rra­cio­nes o de­pra­va­cio­nes. “No to­das las pa­ra­fi­lias son abe­rran­tes”, acla­ra Ne­rey­da.

Agre­ga que co­mo tal, se tra­ta de una trans­gre­sión o una in­frac­ción a lo que se con­si­de­ra ade­cua­do en la vi­da se­xual. “Sig­ni­fi­ca al la­do de la fi­lia, y fi­lia es ero­tis­mo. La se­xua­li­dad hu­ma­na se con­si­de­ra tan am­plia que pue­de va­riar de in­di­vi­duo a in­di­vi­duo, o de so­cie­dad a so­cie­dad”. Men­cio­na que por ejem­plo, ha­blan­do de bes­tia­lis­mo o zoo­fi­lia, si se ob­ser­va a un mu­cha­cho en el cam­po que se ini­cia se­xual­men­te con un ani­mal, “en ese ca­so no se con­si­de­ra­ría zoo­fi­lia, por­que es un ti­po de ini­cia­ción cul­tu­ral”. Pe­ro si esa mis­ma con­duc­ta con ani­ma­les se da en una ciu­dad en la que los hom­bres tie­nen re­la­cio­nes se­xua­les con ellos, ahí sí se con­si­de­ra al­go zoo­fí­li­co.

“Eso tie­ne una con­no­ta­ción so­cio­cul­tu­ral. Al­gu­nos au­to­res di­cen que la con­duc­ta pa­ra­fí­li­ca es al­go ex­cén­tri­co. Por ejem­plo es­tá el pig­ma­lio­nis­mo o mo­nu­men­to­fi­lia, que es cuan­do la per­so­na sien­te la ne­ce­si­dad de fro­tar­se con es­ta­tuas o es­cul­tu­ras pa­ra te­ner or­gas­mos. La di­fe­ren­cia es que hay con­duc­tas se­xua­les que son de ini­cia­ción y no pre­ci­sa­men­te pa­ra­fi­lia, por­que pro­ba­ble­men­te la per­so­na no tie­ne otra pa­re­ja con la que ini­ciar­se, o por cos­tum­bre de que en ese me­dio se ini­cia con ani­ma­les, y se con­si­de­ra al­go muy na­tu­ral. Pe­ro ese mu­cha­cho del cam­po, en al­gún mo­men­to, cuan­do so­bre­pa­sa la ado­les­cen­cia, va a que­rer de­jar de la­do esa con- duc­ta con los ani­ma­les pa­ra te­ner re­la­cio­nes de pa­re­ja”.

La se­xó­lo­ga ase­gu­ra que los es­pe­cia­lis­tas han di­vi­di­do a las pa­ra­fi­lias en las que real­men­te ha­cen da­ño a las per­so­nas, y en las que son inofen­si­vas y has­ta dis­fru­tan. An­tes de men­cio­nar las pa­ra­fi­lias más co­mu­nes, acla­ra que aun­que la zoo­fi­lia sue­le ser re­la­cio­na­da con la Cos­ta Ca­ri­be, esa con­di­ción se da en di­ver­sos pue­blos de la Cos­ta Pa­cí­fi­ca, o en el área ru­ral del al­ti­plano bo­ya­cen­se, en­tre otras zo­nas del país.

TI­POS DE PA­RA­FI­LIAS. La­ce­ra cuen­ta que es­tá la con­duc­ta del fro­teu­ris­mo, que es cuan­do una per­so­na bus­ca mul­ti­tu­des pa­ra fro­tar­se y sen­tir or­gas­mos; el ex­hi­bi­cio­nis­mo, que es muy fre­cuen­te; el vo­ye­ris­mo, que es el he­cho de ob­ser­var o es­piar a otras per­so­nas te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les; la zoo­fi­lia, men­cio­na­da an­te­rior­men­te, de la cual la se­xó­lo­ga ex­pre­sa que ha ido des­apa­re­cien­do a raíz de la ur­ba­ni­za­ción de las po­bla­cio­nes; y por úl­ti­mo, ha­bla del sa­do­ma­so­quis­mo, co­mo una de las pa­ra­fi­lias más de­ni­gran­tes por im­pli­car su­fri­mien­to.

A su vez re­la­ta que la mo­der­ni­dad tra­jo con­si­go la ero­to­la­lia, que es la ex­ci­ta­ción por me­dio de con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas re­fe­ren­tes al se­xo.

“Tam­bién se ha­bla de la as­fi­xio­fi­lia, que es el pla­cer se­xual al as­fi­xiar­se o in­ten­tar aho­gar a su pa­re­ja. En Me­di­ci­na Le­gal en Bo­go­tá, des­cu­brie­ron va­rios ca­sos de apa­ren­te sui­ci­dio, que al pa­re- cer se tra­ta­ba de se­res que ha­cían es­ta prác­ti­ca”, agre­ga Ne­rey­da. “Se di­ce que hay 108 pa­ra­fi­lias, pe­ro a me­di­da que se van co­no­cien­do más las con­duc­tas se­xua­les, van apa­re­cien­do nue­vas en el es­pec­tro. Ca­da una de ellas tie­ne su res­pec­ti­vo tra­ta­mien­to”.

OTRA VOZ. Ben­ja­mín Ca­rre­ño, se­xó­lo­go clí­ni­co es­pe­cia­lis­ta en psi­coa­ná­li­sis, psi­co­te­ra­pia, psi­coa­dic­cio­nes, y per­tur­ba­cio­nes se­xua­les, dio su ver­sión an­te la te­má­ti­ca y ex­pre­só que las pa­ra­fi­lias son un es­ta­do emo­cio­nal se­xual, a ni­vel con­duc­tual y com­por­ta­men­tal de ni­vel ob­se­si­vo com­pul­si­vo, has­ta el ex­tre­mo de lle­gar a per­der el con­trol.

“Las zoo­fi­lias, por ejem­plo, las pa­de­cen per­so­nas con mu­cha de­pen­den­cia afec­ti­va. Es de­cir, por cri­sis emo­cio­na­les que ha­yan te­ni­do, sean reales, pa­sa­je­ras, o con­cre­tas, las cua­les pu­die­ron des­viar y ca­na­li­zar es­tas reac­cio­nes o desafec­tos, con cier­tos ani­ma­les, sien­do los más co­mu­nes los pe­rros y los ca­ba­llos. Es­te úl­ti­mo, en los ca­sos exa­ge­ra­dos”.

Agre­ga que en su ex­pe­rien­cia en con­sul­ta, los ca­sos son fre­cuen­tes, y que son vis­tos co­mo mi­tos y ta­búes “que en oc­ci­den­te to­da­vía re­pri­men”.

Men­cio­na que al­gu­nos de los pa­cien­tes que lle­gan con zoo­fi­lia, pre­sen­tan un cua­dro clí­ni­co con pa­to­lo­gía den­tro de la psi­co­lo­gía. “Y otros por­que qui­sie­ron ex­pe­ri­men­tar y se que­da­ron en el ex­pe­ri­men­to”.

ES­TE TI­PO DE CON­DUC­TAS SE­XUA­LES IM­PLI­CAN PLA­CER A

QUIEN LAS PRAC­TI­QUE, PE­RO AL­GU­NAS DE ELLAS SON MUES­TRA DE CIER­TOS TRAS­TOR­NOS. AN­TE LA TE­MÁ­TI­CA,

DOS SE­XÓ­LO­GOS CLÍ­NI­COS DAN SUS OPI­NIO­NES.

El se­xó­lo­go Ben­ja­mín Ca­rre­ño ase­gu­ra que a al­gu­nos pa­cien­tes les da ti­mi­dez con­tar con de­ta­lles su con­di­ción. | Fo­tos Shutterstock, ar­chi­vo par­ti­cu­lar y José To­rres

Ne­rey­da La­ce­ra, se­xó­lo­ga clí­ni­ca. Ben­ja­mín Ca­rre­ño, se­xó­lo­go clí­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.