YOGA

Pa­ra pa­re­jas, una te­ra­pia pa­ra re­des­cu­brir­se

Si - - Hay Plan Para Dos - POR ANA MI­LE­NA PU­GLIE­SE ARAÚ­JO TWIT­TER @ANA­MI­LE­NA­PUG

El co­mún de­no­mi­na­dor de las per­so­nas, al es­cu­char el tér­mino yoga, se re­mi­ten de in­me­dia­to a un es­ce­na­rio de tran­qui­li­dad, pa­si­vi­dad, y en­cuen­tro con el ‘yo’ in­te­rior de ca­da quien.

Es por ello que di­cha prác­ti­ca es ideal pa­ra in­ten­tar­la en pa­re­ja: ade­más de que ca­da uno de los aman­tes va a re­ci­bir una do­sis de paz y re­fle­xión, es una opor­tu­ni­dad pa­ra que am­bos se co­nec­ten con ese víncu­lo que los une des­de el in­te­rior del al­ma. Sin men­cio­nar que es una al­ter­na­ti­va pa­ra aque­llos que en su fin de se­ma­na quie­ren des­co­nec­tar­se del aje­treo y la ru­ti­na.

“Prac­ti­car yoga con la per­so­na que uno com­par­te la ma­yo­ría de su tiem­po, es

ca­si un mo­men­to má­gi­co, por­que lo­gran una co­ne­xión que de una u otra for­ma ayu­da a des­ha­cer cier­tos nu­dos emo­cio­na­les o per­so­na­les, en­tre otros be­ne­fi­cios”, ex­pre­sa Carlos Alberto Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res Abe­llo, ins­truc­tor de ash­tan­ga yoga, for­ma­do en Puer­to Ri­co, quien es co­no­ci­do por sus alum­nos y alle­ga­dos co­mo Ka­pe­to.

“El ash­tan­ga yoga es una se­cuen­cia de pos­tu­ras de hat­ha yoga, que a su vez es una prác­ti­ca de ása­nas o pos­tu­ras cor­po­ra­les que le dan elas­ti­ci­dad al cuer­po”, agre­ga Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res, que ade­más es in­ge­nie­ro me­cá­ni­co y mú­si­co.

El yoga pue­de prac­ti­car­se tan­to en es­pa­cios in­te­rio­res co­mo ex­te­rio­res, pe­ro en es­ta opor­tu­ni­dad, re­vis­ta Sí se mo­vi­li­zó jun­to al ins­truc­tor y una acom­pa­ñan­te, a un pa­raí­so si­tua­do en la vía al Ho­tel Pra­do­mar, pa­ra ilus­trar una op­ción via­ble pa­ra las pa­re­jas que deseen re­la­jar­se el fin de se­ma­na. La lo­ca­ción es­co­gi­da pa­ra las fo­to­gra­fías fue la casa co­no­ci­da co­mo ‘La Per­la’, un lu­gar de en­sue­ño con am­plios es­pa­cios aco­ge­do­res y una fron­do­sa ve­ge­ta­ción que con­tras­ta con el azul de su pis­ci­na y el fon­do cris­ta­lino de las pla­yas de nues­tro De­par­ta­men­to.

El am­bien­te ves­ti­do de na­tu­ra­le­za y un pla­cen­te­ro si­len­cio, acom­pa­ña­ron a la per­fec­ción las téc­ni­cas de res­pi­ra­ción uti­li­za­das por el ins­truc­tor pa­ra lle­gar al pun­to de con­cen­tra­ción desea­do. “La res­pi­ra­ción que se prac­ti­ca tie­ne di­fe­ren­tes nom­bres, ya que a ve­ces se apo­ya en el es­tó­ma­go, otras ve­ces en el pe­cho, y a ve­ces na­da más se con­cen­tra en el círcu­lo de las fo­sas na­sa­les. Todo lo que com­pren­de la ener­gía mo­vi­da en la res­pi­ra­ción se lla­ma pra­na­ya­ma. Se di­ce que la res­pi­ra­ción es la co­ne­xión di­vi­na que te­ne­mos”.

Ka­pe­to con­clu­ye que la gra­cia de ha- cer yoga es en­ten­der sus téc­ni­cas pa­ra au­to ob­ser­var­se y apren­der a con­cen­trar­se en las co­sas que uno quie­re.

“El yoga te sa­na a tra­vés del po­der de la au­to ob­ser­va­ción. Lo im­por­tan­te no es apren­der a con­cen­trar­te. Es man­te­ner­te con­cen­tra­do en al­go y ter­mi­nar­lo. Los be­ne­fi­cios fí­si­cos, quí­mi­cos y psi­co­ló­gi­cos del yoga en una per­so­na, son im­pre­sio­nan­tes. Di­ga­mos que la com­bi­na­ción de pos­tu­ras es co­mo un vehícu­lo a tra­vés del cual la per­so­na em­pie­za a ha­cer un jue­go con el cuer­po, y fi­nal­men­te apren­de a ob­ser­var­se has­ta un pun­to en que se es­tá co­mo en mo­do au­to­má­ti­co. Y qué me­jor que prac­ti­car­lo jun­to al ser ama­do. Una al­ter­na­ti­va pa­ra des­pe­jar la men­te”.

«A tra­vés del yoga, la pa­re­ja pue­de co­nec­tar­se de una for­ma úni­ca y es­pe­cial» CARLOS GU­TIÉ­RREZ DE PI­ÑE­RES En­tre­na­dor de ash­tan­ga yoga

Ex­plo­rar di­ver­sas prác­ti­cas de re­la­ja­ción, es una op­ción ideal pa­ra el fin de se­ma­na de los aman­tes. | Fo­tos: Or­lan­do Amador | Lo­ca­ción: La par­ce­li­ta de Per­la - Vía Pra­do­mar

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES: Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res agre­ga que lo ini­cial que la pa­re­ja ne­ce­si­ta es con­se­guir un mat, una es­pe­cie de col­cho­ne­ta del­ga­da, es­pe­cial pa­ra prác­ti­cas re­la­cio­na­das. Lue­go ha­cer al­go de ca­len­ta­mien­to, pa­ra evi­tar le­sio­nes. “Es re­co­men­da­ble que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.