RU­TI­NA

Mon­tar a ca­ba­llo, un plan ideal pa­ra sa­lir de la

Si - - Hay Escape - POR ANA MI­LE­NA PU­GLIE­SE ARAÚ­JO TWIT­TER @ANA­MI­LE­NA­PUG CO­RREO ANA.PU­GLIE­SE@ELHERALDO.CO

Mon­tar a ca­ba­llo, ade­más de ser una prác­ti­ca que re­la­ja y di­vier­te, trae con­si­go una se­rie de be­ne­fi­cios men­ta­les y fí­si­cos pa­ra el ser hu­mano, co­mo por ejem­plo la re­gu­la­ción del tono mus­cu­lar, el in­cre­men­to de la coor­di­na­ción mo­triz, la dis­mi­nu­ción de los te­mo­res y una me­jo­ra en la pos­tu­ra, en­tre otros.

Es por ello que al lle­gar el fin de se­ma­na, con un po­co de tiem­po li­bre, ¿qué me­jor plan que es­te pa­ra es­ca­par­se de la ru­ti­na y las obli­ga­cio­nes del día a día?

Pa­ra ilus­trar la te­má­ti­ca, nos tras­la­da­mos a la hí­pi­ca del Club La­gos de Cau­ja­ral, con Sil­va­na Me­lén­dez y Ger­mán Ruiz Zi­re­ne, dos mo­de­los pa­ra las fo­tos, los cua­les dis­fru­tan mon­tar a ca­ba­llo y sue­len ha­cer­lo con fre­cuen­cia.

En el lu­gar nos re­ci­bió Fran­cis­co Martínez, el ins­truc­tor de equi­ta­ción del Club, el cual lle­va la­bo­ran­do allí vein­te años, y fue for­ma­do en el Cen­tro Ecues­tre Gam­boa en Bo­go­tá.

“Ade­más de to­dos los be­ne­fi­cios, pue­do de­cir que mon­tar a ca­ba­llo es una te­ra­pia en la que se me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de aten­ción y con­cen­tra­ción, dos as­pec­tos im­por­tan­tes pa­ra todo lo que uno se pro­pon­ga en la vi­da”, ase­gu­ró Martínez.

En las pri­me­ras ins­truc­cio­nes, Fran­cis­co men­cio­nó que an­tes que todo se de­ben lim­piar los cas­cos al ca­ba­llo, lue­go ce­pi­llar­lo, y co­lo­car­le los ape­ros y la si­lla. “Hay que es­tar se­gu­ro y cer­cio­rar­se de que el ca­ba­llo que­de bien ape­ra­do o en­si­lla­do”, agre­ga el ins­truc­tor.

En cuan­to a las per­so­nas que deseen mon­tar por pri­me­ra vez, Martínez ex-

pre­só que lo re­co­men­da­ble es que el ca­ba­llo sea man­so y con va­rios años de ex­pe­rien­cia.

Sil­va­na Me­lén­dez y Ger­mán Ruiz rea­li­za­ron pa­ra las fo­tos el ejer­ci­cio de pa­sear con el ca­ba­llo, por me­dio de lo que se lla­ma el tro­te sus­pen­di­do.

“Es la pri­me­ra eta­pa pa­ra apren­der a mon­tar. Ca­mi­nar con el ca­ba­llo con sua­vi­dad y a un rit­mo me­di­do. Lue­go sí vie­ne lo que es el ga­lo­pe y el sal­to”, apun­tó el ins­truc­tor, men­cio­nan­do que el cli­ma pre­fe­ri­do pa­ra mon­tar es en ho­ras de la ma­ña­na bien tem­prano, y en la tar­de, lue­go de las 4.

“Es una dis­ci­pli­na que con­lle­va pa­cien­cia, fir­me­za, y ca­rác­ter por par­te del ji­ne­te”, con­clu­yó el ins­truc­tor del Club. El ji­ne­te an­tes de mon­tar de­be po­ner­se sus bo­tas, bro­ches y su cas­co por se­gu­ri­dad. Quien lo desee, pue­de lle­var una fus­ta en la mano, la cual se usa pa­ra es­ti­mu­lar al ca­ba­llo pa­ra que ande.

«Las per­so­nas vie­nen a mon­tar con la su­per­vi­sión de un ins­truc­tor ca­pa­ci­ta­do» FRAN­CIS­CO MARTÍNEZ Ins­truc­tor de equi­ta­ción

Es im­por­tan­te es­cu­char con aten­ción las ins­truc­cio­nes an­tes de mon­tar, co­mo por ejem­plo, lo re­la­cio­na­do con la orien­ta­ción del ca­ba­llo. | Fo­tos: Or­lan­do Amador Agra­de­ci­mien­tos: Al­ma­ce­nes Ren­zo Lo­ca­ción: Club La­gos de Cau­ja­ral

Sil­va­na Me­lén­dez ex­pre­só que mon­ta a ca­ba­llo “sa­gra­da­men­te” ca­da do­min­go de la se­ma­na. “El ca­ba­llo trans­mi­te una lin­da ener­gía”.

1. CAS­CO 2. BO­TAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.