TAY­RO­NA

Na­tu­ra­le­za y 500 años de his­to­ria

Si - - Hay Paseo - POR JE­NIF­FER VA­RE­LA RO­DRÍ­GUEZ

La Sie­rra Ne­va­da de San­ta Marta y sus al­re­de­do­res ofre­cen un gran nú­me­ro de al­ter­na­ti­vas pa­ra el tu­ris­mo en sus di­fe­ren­tes ver­sio­nes. Pe­ro sin du­da, lo más atrac­ti­vo es aden­trar­se en las mon­ta­ñas a des­cu­brir la paz que pue­den ofre­cer la na­tu­ra­le­za y el le­ga­do in­dí­ge­na.

Bus­can­do todo eso se lle­ga a Tai­ro­na­ka, un ho­tel eco­tu­rís­ti­co ubi­ca­do en el ki­ló­me­tro 56 de la tron­cal del Ca­ri­be que une a San­ta Marta con Rioha­cha. Se pue­de lle­gar a es­te destino a tra­vés de bu­ses que via­jan en­tre las dos ciu­da­des, agen­cias de tu­ris­mo o ca­rros par­ti­cu­la­res. Al lle­gar, se de­ben re­co­rrer 200 me­tros des­de el ini­cio de la ve­re­da a la en­tra­da de su par­quea­de­ro, don­de se abor­da una lan­cha que sube el río Don Die­go has­ta sus ins­ta­la­cio­nes.

Es no­ta­ble que es­te si­tio ofre­ce más que bue­nas vis­tas. Ofre­ce his­to­ria, co­mo lo cuen­ta su ge­ren­te, Ta­tia­na To­rres del Río. Ella y su es­po­so, el di­fun­to Fran­cis­co, El Capi, Os­pi­na Na­via, des­cu­brie­ron en es­te lu­gar te­so­ros que me­re­cían ser mos­tra­dos.

“Tai­ro­na­ka fue ini­cial­men­te un pro­yec­to pa­ra sem­brar flo­res y fru­tas de ex­por­ta­ción. Pe­ro dio la vuel­ta cuan­do em­pe­za­mos a en­con­trar que de­ba­jo de la tie­rra iban sa­lien­do ollas y al­fa­re­ría tay­ro­na. Ha­bía mu­chas prue­bas de que an­tes hu­bo al­go más que una fin­ca”.

Co­mo re­sul­ta­do de esos tra­ba­jos de ex­plo­ra­ción, se en­con­tra­ron sen­de­ros, te­rra­zas ( los lu­ga­res don­de los in­dí­ge­nas cons­truían sus ca­sas), res­tos de ollas, co­lla­res, co­sas que se fue­ron re­cons­tru­yen­do y, con ello, más de 500 años de his­to­ria que ya­cían en­te­rra­das en la mon­ta­ña.

“De­ci­di­mos abrir­lo al pú­bli­co co­mo un mu­seo”, ex­pli­có Ta­tia­na, quien des­ta­có las po­si­bi­li­da­des de ha­cer re­co­rri­dos por sen­de­ros eco­ló­gi­cos y ar­queo­ló­gi­cos y co­no­cer los ob­je­tos que se agru­pan en una co­lec­ción en el lu­gar, pa­ra mos­trar la for­ma de vi­da de es­ta et­nia ex­tin­ta.

De­bi­do a que se tra­ta de eco­tu­ris­mo, Tai­ro­na­ka no cuen­ta con luz eléc­tri­ca. En su lu­gar, se equi­pó con pá­ne­les de ener­gía so­lar, que la al­ma­ce­nan pa­ra ga­ran­ti­zar el ser­vi­cio de bom­bi­llas aho­rra­do­ras y ven­ti­la­do­res pe­que­ños por las no­ches.

Avis­ta­mien­to de aves y re­co­rri­dos por el río Don Die­go tam­bién son op­cio­nes pa­ra rea­li­zar aquí. Lo más im­por­tan­te es te­ner la dis­po­si­ción de de­jar­se atra­par del lu­gar y aden­trar­se en una cul­tu­ra que vi­vió mu­cho an­tes que no­so­tros y pen­só todo a la per­fec­ción pa­ra vi­vir de la tie­rra.

La zo­na siem­pre se man­tie­ne ver­de, gracias al ro­cío noc­turno y su cli­ma, un po­co más tem­pla­do que el de los al­re­de­do­res, por la mon­ta­ña. | Fo­tos Jo­se Es­te­ban Ro­long.

IN­FOR­MA­CIÓN: mu­chas es­pe­cies de aves, pe­ces y otros ani­ma­les son vis­tos aquí. Al­gu­nos de ellos, co­mo el ti­tí ca­be­ci­blan­co per­ma­ne­cen con­ser­va­dos en pe­que­ños gru­pos. Lo mis­mo ocu­rre con es­pe­cies de flo­res exó­ti­cas, que son cul­ti­va­das pa­ra la ven­ta de pe­que

QUÉ: ri­tua­les ko­gui IN­FOR­MA­CIÓN: los in­dí­ge­nas ko­gui han si­do aco­gi­dos en Tai­ro­na­ka. Allí tie­nen una vi­vien­da tí­pi­ca y rea­li­zan al­gu­nas ce­re­mo­nias, co­mo los ri­tua­les de ma­tri­mo­nio, que pue­den ofre­cer al pú­bli­co.

QUÉ: alo­ja­mien­to IN­FOR­MA­CIÓN: El ho­tel se com­po­ne de cua­tro ca­ba­ñas con nue­ve ha­bi­ta­cio­nes y ca­pa­ci­dad pa­ra 24 per­so­nas en to­tal. Los pre­cios se co­bran por per­so­na, en­tre 76 mil y 108 mil pe­sos, de­pen­dien­do de la tem­po­ra­da.

QUÉ: le­ga­do tay­ro­na IN­FOR­MA­CIÓN: los ele­men­tos que han si­do en­con­tra­dos en la zo­na (y otros do­na­dos por par­ti­cu­la­res) se agru­pan en un mu­seo que cuen­ta las cos­tum­bres e his­to­rias de los in­dí­ge­nas tay­ro­na, co­mo al­fe­re­ría y or­fe­bre­ría.

Por el río Don Die­go se pue­den rea­li­zar des­cen­sos en rá­pi­dos, y un re­co­rri­do que lle­ga al Mar Ca­ri­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.