PA­RA2 IDEAL

Vi­si­tar un ‘spa’, el plan

Si - - Hay Escape - POR ANA MI­LE­NA PU­GLIE­SE ARAÚ­JO TWIT­TER @ANA­MI­LE­NA­PUG

La pa­la­bra spa nos re­mi­te de in­me­dia­to a un ima­gi­na­rio don­de la pla­ci­dez y la tran­qui­li­dad son los pro­ta­go­nis­tas.

¿Y qué me­jor que ex­pe­ri­men­tar­lo con tu pa­re­ja?

Por ello, re­vis­ta SÍ te trae hoy un día de spa pa­ra pa­re­jas, co­mo el plan pa­ra es­te fin de se­ma­na. No en vano, la sec­ción ‘es­ca­pe’ bus­ca que te des­co­nec­tes de la ru­ti­na y em­pie­ces el lu­nes re­no­va­do y con el pie de­re­cho.

Pa­ra la aven­tu­ra de re­la­ja­ción pa­ra dos, vi­si­ta­mos las ins­ta­la­cio­nes de Do­ral Me­di­cal Spa, el cual cuen­ta con una ca­bi­na es­pe­cial­men­te di­se­ña­da pa­ra re­la­jar a los clien­tes, don­de ilus­tra­mos con fo­to­gra­fías el pa­so a pa­so de la ex­pe-

rien­cia.

“En nues­tro ca­so el es­pa­cio pa­ra el día de spa, es­tá fo­rra­do en ma­de­ra, pa­ra que el pa­cien­te se sien­ta en un am­bien­te di­fe­ren­te. Por lo re­gu­lar los cuar­tos pa­ra ha­cer ma­sa­jes son pa­re­des li­sas o con cua­dros, que no en­fo­can la con­cen­tra­ción en un so­lo ideal: re­la­jar. Pa­ra ello, es ne­ce­sa­ria la mú­si­ca am­bien­te y sua­ve que agu­di­ce los sen­ti­dos del clien­te. Te­ne­mos ve­las aro­má­ti­cas —por ejem­plo de ca­fé o arán­da­nos—, e ilu­mi­na­mos de una ma­ne­ra te­nue sea a la luz de las ve­las o con otros ele­men­tos”, cuen­ta Ar­te­mis To­bías, cos­mia­tra egre­sa­da del Ins­ti­tu­to Ri­car­do Man­zur y di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca del lu­gar.

An­tes de ini­ciar, To­bías acla­ró que son ne­ce­sa­rias mí­ni­mo dos ho­ras y me­dia, “pa­ra que el clien­te no ten­ga pri­sa y pue­da dis­fru­tar sin apu­ros del pro­ce­di­mien­to”.

Al en­trar las dos per­so­nas, se en­cuen­tran con una an­te­sa­la y un re­ci­bi­mien­to con una ban­de­ja de en­sa­la­da de fru­tas, dos co­pas y una bo­te­lla de cham­pa­ña. Si el clien­te lo pi­de, ha­brá una bo­te­lla de otro li­cor, adi­cio­nal. “Si la per­so­na no in­gie­re al­cohol, le po­ne­mos un té de fru­tas”, ex­pli­ca Ar­te­mis.

Tras ha­cer un brin­dis es­pe­cial, pro­ce­den a la ex­fo­lia­ción en una ca­mi­lla hi­dro —de agua—. “El pa­cien­te se cam­bia, se co­lo­ca su panty top si es mu­jer, y si es hom­bre, una ber­mu­da desecha­ble. Con la ex­fo­lia­ción, re­ti­ra­mos las cé­lu­las muer­tas de la piel e hi­dra­ta­mos. Lue­go se ba­ña al pa­cien­te en la mis­ma ca­mi­lla”. Des­pués, al se­car a la per­so­na, la lle­van al sau­na o ba­ño tur­co, con una du­ra­ción de en­tre 20 y 45 mi­nu­tos. “Es­to sir­ve pa­ra re­la­jar y di­la­tar los po­ros por me­dio de la ter­mo­te­ra­pia, que es el ca­lor. Des­pués con los po­ros di­la­ta­dos, los di­ri­gi­mos a las ca­mi­llas del cuar­to pa­ra apli­car­les una mas­ca­ri­lla a ni­vel cor­po­ral”, ex­pli­ca la cos­mia­tra.

Al re­ti­rar­la, pro­ce­den a ha­cer un ma­sa­je re­la­jan­te, con un muss a ba­se de fango blan­co y mi­ne­ra­les, que hi­dra­ta la piel. “El fango —ar­ci­lla— se mez­cla con un acei­te uni­ver­sal, y al fi­nal la per­so­na no que­da gra­so­sa. Tam­bién ha­ce­mos el fa­cial, de acuer­do a las exi­gen­cias del clien­te”, cuen­ta To­bías, agre­gan­do que du­ran­te la se­sión, se le ha­ce a la pa­re­ja un ma­sa­je cra­neo­en­ce­fá­li­co.

Al ter­mi­nar, ¡lle­ga­rá el lu­nes y te sen­ti­rás co­mo si hu­bie­ras es­ta­do de va­ca­cio­nes!

Los pé­ta­los de rosas son in­dis­pen­sa­bles pa­ra dar­le al mo­men­to de pa­re­ja, el ro­man­ti­cis­mo mís­ti­co que ne­ce­si­ta pa­ra la ple­ni­tud to­tal de am­bos. | Fo­tos Or­lan­do Amador

La ca­mi­lla de ce­ra­gem, con pie­dras de ja­de, ayu­da a la re­la­ja­ción con sus ro­di­llos. El ma­sa­je cra­neo­en­ce­fá­li­co ha­ce par­te del pa­que­te.

Se re­co­mien­da vi­si­tar un lu­gar con per­so­nal ca­pa­ci­ta­do y pro­fe­sio­nal.

En la ca­mi­lla de agua, la pa­cien­te pri­me­ro es ex­fo­lia­da. Y lue­go, se le re­ti­ra el pro­duc­to hi­dra­tan­te sin ne­ce­si­dad de le­van­tar­se.

La idea de la mas­ca­ri­lla re­vi­ta­li­zan­te es que la per­so­na nu­tra e hi­dra­te su piel, mien­tras que se con­cen­tra con la mú­si­ca re­la­jan­te y la aro­ma­te­ra­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.