CU­CA­YO,

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA un tri­bu­to a la cul­tu­ra po­pu­lar ba­rran­qui­lle­ra

Si - - Hay Restaurante - POR AN­DREA JI­MÉ­NEZ

Es­to, co­mo el cu­ca­yo, pro­me­te pe­gar­se. Así lo anun­cia el avi­so de la en­tra­da, el que in­vi­ta a un al­to jus­to en esas coor­de­na­das. Cu­ca­yo es un res­tau­ran­te, un tem­plo, una ex­plo­sión del al­ma ba­rran­qui­lle­rí­si­ma. Re­co­rrer­lo es mi­rar al in­te­rior de los me­tros cua­dra­dos de una ca­so­na que es, en ver­dad, la Are­no­sa en­te­ra.

Uno no sa­be qué mi­rar pri­me­ro. Si la Ba­rra Ju­nio­ris­ta, a mo­do de la pro­pia frutera, o el Ex­pre­so Cu­ca­yo, con tor­ni­que­te a bor­do. Los cul­pa­bles del ‘en­re­do’ vi­sual: la Li­ga grá­fi­ca, un gru­po de se­ño­res de va­rios mu­ni­ci­pios del Atlán­ti­co que se han de­di­ca­do to­da su vi­da al ar­te po­pu­lar que inun­da las ca­lles de Ba­rran­qui­lla de co­lor, de­ba­jo de un pa­lo de al­men­dra enor­me, co­mo man­da­do a po­ner en la te­rra­za del lu­gar.

Ellos se en­car­ga­ron de con­den­sar los ras­gos más au­tóc­to­nos de Cu­rram­ba en una ex­plo­sión gas­tro­nó­mi­ca ves­ti­da de fies­ta eter­na, o sea, el re­su­men de es­ta ciu­dad, fes­ti­va por ex­ce­len­cia.

Pa­ra em­pe­zar, hay que ha­cer una lista de las co­sas que ha­ce años no se veían. Los cho­co­ri­tos, esos ju­gue­tes mi­núscu­los que se gas­ta­ban la in­fan­cia, aho­ra son los re­ci­pien­tes don­de se sir­ven los ade­re­zos. Un ca­rroe­mu­la en ce­rá­mi­ca y el edi­fi­cio Miss Uni­ver­so, par­ti­do en dos, co­mo que­rien­do crear una ver­sión de las To­rres Ge­me­las ba­rran­qui­lle­ras, son el ser­vi­lle­te­ro y sa­le­ro/pi­men­te­ro, res­pec­ti­va­men­te, y son crea­ción de Luis Carlos Asís, ar­te­sano del ta­ller Car­na­val Tra­di­cio­nal. Es­tos in­fal­ta­bles de la me­sa tam­bién tie­nen su ver­sión pi­co­te­ra, un mo­de­lo a es­ca­la del Cu­ca­yo Es­te­reo Lá­ser, el nue­vo lien­zo de Wi­lliam Gu­tié­rrez.

La chef Nancy Ca­bre­ra, una de las due­ñas del res­tau­ran­te, ase­gu­ra que “se­ría un atre­vi­mien­to de­cir que yo hi­ce el me­nú”. La car­ta fue he­cha ba­sa­da en la idio-

UN NUE­VO RES­TAU­RAN­TE LE RIN­DE HO­ME­NA­JE A LA ANATO­MÍA ‘CU­RRAM­BE­RA’ CON SU ES­TÉ­TI­CA VI­SUAL. EL ME­NÚ, HE­CHO A BA­SE DE LOS SA­BE­RES GAS­TRO­NÓ­MI­COS LO­CA­LES, ES­TÁ CAR­GA­DO DE FRI­TOS, MO­JA­RRA Y ARROZ E’ LI­SA.

sin­cra­sia y en las cos­tum­bres gas­tro­nó­mi­cas lo­ca­les. “El chef prin­ci­pal es Barrran­qui­lla”. Es un com­pen­dio de tra­di­cio­nes cu­li­na­rias que se nu­tre día a día. Del Ca­ri­be aflo­ra, tie­rra en­can­ta­do­ra, con mar y río una gran so­cie­dad…que se co­me, que se mi­ra, que se es­cu­cha, que se sien­te y que, aho­ra, se acu­na en un uni­ver­so pe­que­ñi­to den­tro de ella mis­ma, que le rin­de ho­me­na­je pa­ra re­cor­dar lo gran­de que es, aun­que se nos ol­vi­de.

El lu­gar con­den­sa la co­ti­dia­ni­dad del ba­rran­qui­lle­ro a tra­vés de una es­té­ti­ca car­ga­da de sím­bo­los y co­lo­ri­do.

Nancy Ca­bre­ra es la chef pro­pie­ta­ria que qui­so ha­cer de Ba­rran­qui­lla una ra­zón de or­gu­llo a tra­vés de es­ta idea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.