DEL RÍO

Ver la na­tu­ra­le­za con los ojos

Si - - Hay Paseo - POR JE­NIF­FER VA­RE­LA RO­DRÍ­GUEZ

LO ESEN­CIAL

To­dos los va­lo­res de los re­co­rri­dos in­clu­yen, ade­más del des­cen­so en el neu­má­ti­co, el acom­pa­ña­mien­to de un guía jun­to al gru­po de per­so­nas y una lan­cha, con dos per­so­nas más de apo­yo. El re­gre­so de los re­co­rri­dos (que du­ran en­tre una y cua­tro ho­ras de­pen­dien­do de su lon­gi­tud) se ha­ce a bor­do de las mis­mas. Don Die­go es un pue­blo pe­que­ño, que se for­mó a ori­llas del río que lle­va el mis­mo nom­bre, cer­ca al ki­ló­me­tro 58 de la Tron­cal del Ca­ri­be, en las fal­das de la Sie­rra Ne­va­da de San­ta Marta. Empezó a cons­ti­tuir­se ha­ce seis años, se­gún cuen­tan sus ha­bi­tan­tes, que se acos­tum­bra­ron a sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho del río pa­ra sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas y tam­bién, pa­ra con­ver­tir­lo en una op­ción tu­rís­ti­ca de la zo­na.

Una de las al­ter­na­ti­vas más ape­te­ci­das por los vi­si­tan­tes es el des­cen­so en

EL RÍO DON DIE­GO, UNO DE LOS 36 DE LA SIE­RRA NE­VA­DA, QUE ATRA­VIE­SA LA TRON­CAL DEL CA­RI­BE PUE­DE ‘BA­JAR­SE’ EN UN RE­CO­RRI­DO DE NEU­MÁ­TI­COS QUE GA­RAN­TI­ZA TRAN­QUI­LI­DAD Y UN PAI­SA­JE IM­PO­NEN­TE. VÁ­LI­DO PA­RA LOS QUE QUIE­RAN RE­LA­JAR­SE DE UNA MA­NE­RA DIS­TIN­TA.

Los jó­ve­nes que tie­nen la la­bor de guian­za han na­ci­do en las co­mu­ni­da­des ale­da­ñas y se mu­da­ron al pue­blo en bus­ca de opor­tu­ni­da­des. En la ma­yo­ría de los ca­sos, es­tán ca­pa­ci­ta­dos des­de los 12 años y ejer­cen la­bo­res va­rias en torno a es­te ser­vi­cio. Co­no­cen co­mo na­die el sec­tor, y pro­veen al vi­si­tan­te de in­for­ma­ción adi­cio­nal du­ran­te el re­co­rri­do. neu­má­ti­cos por el río, una ac­ti­vi­dad que co­men­zó a rea­li­zar­se ha­ce cin­co años, se­gún con­tó Ser­gio Re­yes, re­pre­sen­tan­te le­gal de la Aso­cia­ción de flo­ta­do­res Be­llo Tours, del Río Don Die­go, que ad­mi­nis­tra es­tos ser­vi­cios.

“En ese tiem­po lle­ga­ron al pue­blo unos ho­lan­de­ses, que fue­ron quie­nes re­ga­la­ron los pri­me­ros dos flo­ta­do­res, a uno de nues­tros so­cios”, re­cor­dó.

Con ese pun­to de par­ti­da, co­men­za­ron a or­ga­ni­zar va­rios re­co­rri­dos pa­ra des­cen­der por el Don Die­go, un es­pec­tácu­lo en el que se pue­de ver la na­tu­ra­le­za con ojos de río. El pri­me­ro de ellos par­te de una caminata eco­ló­gi­ca de 30 mi­nu­tos, don­de se lle­ga a unos rá­pi­dos lla­ma­dos Tai­ro­cho­rros. Pue­de ha­cer­se de allí has­ta un pun­to me­dio, por va­lor de 40 mil pe­sos, o has­ta la desem­bo­ca­du­ra del río con el Mar Ca­ri­be, por 60 mil.

Los otros dos tra­mos son dis­pues­tos des­de un ho­tel de la zo­na has­ta el par­quea­de­ro del mis­mo (el más cor­to), o des­de ese mis­mo pun­to has­ta la desem­bo­ca­du­ra, con un cos­to de 35 mil pe­sos. Un re­co­rri­do en el que pue­de apre­ciar­se na­tu­ra­le­za y se res­pi­ra tran­qui­li­dad. Mo­nos au­lla­do­res, gar­zas y otras aves mi­gra­to­rias y re­si­den­tes, así co­mo di­fe­ren­tes ti­pos de pe­ces pue­den ver­se du­ran­te el des­cen­so. Se tra­ta de cria­tu­ras que cre­cen li­bre­men­te en el área y, en su ma­yo­ría, son cui­da­das por los ha­bi­tan­tes del lu­gar. Ga­ran­ti­zan un de­lei­te vi­sual más allá del agua.

«Unos ho­lan­de­ses que lle­ga­ron nos re­ga­la­ron los pri­me­ros flo­ta­do­res. De ahí cre­ció todo» SER­GIO RE­YES Rp­te. le­gal Aso­cia­ción de Flo­ta­do­res

Fo­tos Jo­se Es­te­ban Ro­long S.

LA DESEM­BO­CA­DU­RA: A me­di­da que se avan­za en el re­co­rri­do, es po­si­ble ver las mon­ta­ñas que ro­dean el río (es­pe­cial­men­te si es­tá des­pe­ja­do, pues se di­vi­san los pi­cos más al­tos de la Sie­rra Ne­va­da). La bri­sa y el rui­do del mar ad­vier­te a los vi­si­tan­tes que s

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.