PAINT­BALL, 2di­ver­ti­do

Un plan pa­ra y di­fe­ren­te

Si - - Hay Escape - POR ANA MI­LE­NA PU­GLIE­SE ARAÚ­JO TWIT­TER @ANA­MI­LE­NA­PUG CO­RREO ANA.PU­GLIE­SE@ELHERALDO.CO

El paint­ball es una prác­ti­ca que ade­más de ge­ne­rar una al­ta des­car­ga de ener­gía y adre­na­li­na, ayu­da a li­be­rar el es­trés y pue­de ser em­plea­do co­mo te­ra­pia con di­fe­ren­tes fi­nes, sea a ni­vel fí­si­co o emo­cio­nal.

Pa­ra ilus­trar la te­má­ti­ca del plan de es­ca­pe pa­ra dos de es­ta se­ma­na, re­vis­ta Sí vi­si­tó las ins­ta­la­cio­nes de MaxPaintball Ba­rran­qui­lla, con la pa­re­ja de no­vios Mar­ce­la Co­ro­nel y Gre­go­rio Mer­ca­do, quie­nes se pu­sie­ron el uni­for­me y la más­ca­ra pa­ra de­mos­trar con bo­las de pin­tu­ra, ¡que la di­ver­sión pue­de ser de co­lo­res!

An­drés José Na­va­rro Car­bo­nell, pro­pie­ta­rio del lu­gar, ase­gu­ra que los im­ple­men­tos obli­ga­to­rios pa­ra ju­gar paint­ball, se en­fo­can en pro­pi­ciar la má­xi­ma se­gu­ri­dad pa­ra la per­so­na. “Es pri­mor­dial evi­tar da­ños o ac­ci­den­tes”.

En­tre los ele­men­tos de pro­tec­ción es­tá la careta, pa­ra cui­dar la ca­ra de gol­pes. Ade­más, un cha­le­co o cha­que­ta grue­sa pa­ra po­ner­se en­ci­ma de la ro­pa —ca­da lu­gar tie­ne su pro­pia ves­ti­men­ta, así que pue­de va­riar—.

“Cuan­do vie­nen a ju­gar en pa­re­jas, se dis­pa­ran y se es­con­den tras los obs­tácu­los li­man­do as­pe­re­zas en­tre ellos”, ex­pre­só Na­va­rro, agre­gan­do so­bre ello que a ve­ces sa­len a re­lu­cir te­mas de la re­la­ción, los cua­les gracias a la ra­pi­dez del jue­go,am­bos van desaho­gan­do y ex­pre­san­do.

“Se ti­ran al pi­so, co­rren, se es­con­den, se ca­zan mu­tua­men­te. Asi­mis­mo se ha­ce de­por­te por­que se co­rre, se su­da bas­tan­te y se que­man ca­lo­rías. Igual­men­te es un ejer­ci­cio que re­quie­re de mu­cha con­cen­tra­ción ya que la idea es po­der es­con­der­se en el mo­men­to que la per­so­na le es­tá dis­pa­ran­do a uno”.

Pa­ra ju­gar, el ele­men­to in­fal­ta­ble es la mar­ca­do­ra, en for­ma de ar­ma, en la cual se de­po­si­ta cier­ta can­ti­dad de bo­las sin­té­ti­cas de pin­tu­ra, pa­ra lue­go ser dis­pa­ra­das. “El jue­go ini­ció en Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do unos mu­cha­chos sa­lían a mar­car ga­na­do con es­to. No es pis­to­la, ni ar­ma, so­lo se le lla­ma mar­ca­do­ra”, acla­ró Na­va­rro, quien mon­tó su ne­go­cio ha­ce cua­tro me­ses. “Ins­ta­lé MaxPaintball Ba­rran­qui­lla den­tro de la ciu­dad por­que las can­chas que co­no­cía es­ta­ban fue­ra del pe­rí­me­tro ur­bano, y a mu­chas per­so­nas les que­da di­fí­cil lle­gar has­ta allá. Esa fue la idea del ne­go­cio”, agre­gó.

So­bre la prác­ti­ca co­mo tal, An­drés ex­pre­só que cuan­do la per­so­na dis­pa­ra con la mar­ca­do­ra, la bo­la sin­té­ti­ca de pin­tu­ra re­vien­ta y de­ja una man­cha de co­lor, fá­cil­men­te la­va­ble.

“Al clien­te se le car­ga la mar­ca­do­ra ini­cial­men­te con cien bo­li­tas. Uno pa­ga el al­qui­ler y si se aca­ban las pri­me­ras, quien lo desee pue­de ha­cer una re­car­ga adi­cio­nal”.

Otra mi­ra­da al paint­ball im­pli­ca que la per­so­na asu­me el rol de es­tar en un cam­po de jue­go, de ba­ta­lla.

“Sim­ple­men­te es de­jar­se lle­var por el mo­men­to y por ejem­plo, sen­tir­se ju­gan­do a los po­li­cías y la­dro­nes”.

PRE­CAU­CIO­NES. Una de las ad­ver­ten­cias que se les ha­ce a las per­so­nas an­tes de in­gre­sar al es­pa­cio de paint­ball es nun­ca qui­tar­se la careta y apun­tar la mar­ca­do­ra al pi­so. “Cuan­do no se es­té ju­gan­do, te­ner la mar­ca­do­ra ase­gu­ra­da, y ade­más no te­ner el de­do en el ga­ti­llo”.

LA CARETA, LA MAR­CA­DO­RA Y EL UNI­FOR­ME SU­MER­GEN A LOS JU­GA­DO­RES EN UNA AT­MÓS­FE­RA DE EMO­CIO­NES EN­CON­TRA­DAS, DON­DE EL CO­LOR MAN­DA LA PA­RA­DA. «Es to­da una te­ra­pia pa­ra pa­re­jas, ya que ayu­da a li­mar as­pe­re­zas en­tre ellos, mien­tras se re­la­jan» AN­DRÉS NA­VA­RRO Pro­pie­ta­rio de Maxpaintball

Un jue­go que re­quie­re de mu­cha ha­bi­li­dad y se con­vier­te en un es­ce­na­rio pa­ra li­be­rar car­gas de todo ti­po. I Fo­tos Or­lan­do Amador

El me­jor mo­men­to pa­ra aco­mo­dar­se la careta, en ca­so de que es­ta se rue­de en pleno jue­go, es es­tan­do de­trás de un obs­tácu­lo.

Si la per­so­na des­co­no­ce el ma­ne­jo de la mar­ca­do­ra, es pre­fe­ri­ble ase­so­rar­se pri­me­ro con el ins­truc­tor o per­so­na a car­go del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.