SHA­KIN’ Las dul­ces in­dul­gen­cias de

LA RE­VIS­TA DEL FIN DE SE­MA­NA

Si - - Hay Restaurante - POR DA­NIE­LLA HERNÁNDEZ ABE­LLO

Con ape­nas seis me­ses de fun­cio­na­mien­to, la tien­da de mal­tea­das Sha­kin’ ha con­fir­ma­do la afi­ción de los ba­rran­qui­lle­ros por lo dul­ce. El éxi­to ha si­do tal, que in­clu­so sor­pren­dió a sus pro­pie­ta­rios, los ami­gos Víc­tor Del­ga­do, Jo­nat­han Er­lich y Víc­tor Sab­bagh.

La ini­cia­ti­va sur­gió lue­go de que los so­cios in­den­ti­fi­ca­ran que no ha­bía mu­chos lu­ga­res pa­ra dis­fru­tar una mal­tea­da en la ciu­dad. “To­ma­mos co­mo pun­to de re­fe­ren­cia un ne­go­cio en Es­ta­dos Uni­dos en don­de el clien­te ar­ma el he­la­do a su gus­to. No­so­tros tras­la­da­mos esa idea a los ba­ti­dos,” afir­ma Víc­tor Del­ga­do pa­ra la Re­vis­ta Sí.

Cuan­do un co­men­sal vi­si­ta Sha­kin’ ar­ma la mal­tea­da a su gus­to. Pri­me­ro

ES­TAS MAL­TEA­DAS ‘PRE­MIUM’ LLE­GA­RON HA­CE SEIS ME­SES PA­RA SA­CIAR LOS MÁS DUL­CES AN­TO­JOS DE

LOS BA­RRAN­QUI­LLE­ROS, EL LU­GAR PER­FEC­TO PA­RA ES­CA­PAR­SE EN UNA

TAR­DE CÁ­LI­DA

eli­ge en­tre dos ba­ses de he­la­do, que pue­de ser vai­ni­lla o cho­co­la­te, y des­pués com­ple­men­ta con las sal­sas o bom­bo­nes de cho­co­la­tes que pre­fie­ra.

Lo que in­den­ti­fi­ca al lu­gar son los in­gre­dien­tes ‘pre­mium’ que uti­li­zan en sus ba­ti­dos, em­pe­zan­do por el he­la­do de tex­tu­ra fir­me. Tam­bién in­clu­yen ga­lle­tas co­mo Oreo y Chips Ahoy y cho­co­la­tes co­mo To­ble­ro­ne y M&M’S. Las com­bi­na­cio­nes son in­clu­so de­ca­den­tes, co­mo la de Fe­rre­ro Ro­cher y Nu­te­lla, una de las más po­pu­la­res de acuer­do con los pro­pie­ta­rios.

Pe­ro no todo es azú­car en la úni­ca ba­rra de ba­ti­dos de la ciu­dad. Sha­kin’ tam­bién ofre­ce op­cio­nes pa­ra esas per­so­nas que se cui­dan, ha­bla­mos de los tan de mo­da ‘smoot­hies’ fru­ta­les, que se pre­pa­ran en ba­se de agua con sie­te adi­cio­nes pa­ra es­co­ger. Den­tro de po­co in­vo­lu­cra­rán a la mez­cla le­ches ve­ge­ta­les, co­mo la de al­men­dras y de so­ya, y tam­bién ten­drán yo­gur.

La dul­ce pro­pues­ta de es­ta fuen­te de so­das con­tem­po­rá­nea ha cau­ti­va­do par­ti­cu­lar­men­te al pú­bli­co infantil y ju­ve­nil, aun­que tam­bién se ha vuel­to un pun­to de reunión pa­ra los ma­yo­res que acu­den a Sha­kin’ pa­ra bus­car una pe­que­ña in­dul­gen­cia al fi­na­li­zar la jor­na­da laboral.

“La res­pues­ta de la gen­te ha si­do muy po­si­ti­va. A pe­sar de que siem­pre nos vi­si­tan nue­vos clien­tes, te­ne­mos una ba­se muy só­li­da que vuel­ve con fre­cuen­cia,” aña­de Del­ga­do, un ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas que es­tá ha­cien­do su pri­me­ra in­cur­sión en el ne­go­cio de los res­tau­ran­tes.

El éxi­to ob­te­ni­do has­ta aho­ra les da la con­fian­za pa­ra am­pliar el mer­ca­do que de por sí ya es gran­de en Ba­rran­qui­lla. “De mo­men­to, es­ta­mos bus­can­do un lo­cal más am­plio pa­ra nues­tra se­gun­da se­de, don­de po­si­ble­men­te ten­dre­mos pe­rros ca­lien­tes al es­ti­lo es­ta­dou­ni­den­se con sal­chi­chas im­por­ta­das,” ase­gu­ra Víc­tor Del­ga­do.

Asi­mis­mo, pla­nean lle­var la mar­ca a otras ciu­da­des. La pri­me­ra en re­ci­bir es­tos dul­ces sa­bo­res se­rá Car­ta­ge­na, que ve­rá en ma­yo la aper­tu­ra de un lo­cal. Lue­go ha­rán el sal­to in­ter­na­cio­nal has­ta Ciu­dad de Pa­na­má, don­de abri­rán un pun­to en un nue­vo cen­tro co­mer­cial. Es así co­mo es­tos jó­ve­nes em­pre­sa­rios es­tán de­mos­tran­do que los pos­tres no tie­nen gé­ne­ro, tem­po­ra­da y mu­cho me­nos edad. De acuer­do con sus pro­pie­ta­rios, la mal­tea­da de cho­co­la­te Kin­der Bueno es la más so­li­ci­ta­da en Sha­kin’. Se pre­pa­ra con una ba­se de he­la­do de vai­ni­lla y se com­ple­men­ta con el dul­ce sa­bor del cho­co­la­te y un re­lleno de le­che.

«Un pos­tre nun­ca pa­sa de mo­da, es lo que to­dos que­re­mos des­pués de una co­mi­da» VÍC­TOR DEL­GA­DO So­cio pro­pie­ta­rio de Sha­kin’

Los vi­deo­jue­gos des­de sus orí­ge­nes, con­tra­rio a lo que al­gu­nos pa­dres de fa­mi­lia y mu­je­res pien­san, son más que un sim­ple ju­gue­te que se aban­do­na con el pri­mer tra­ba­jo, ma­tri­mo­nio o in­clu­so el na­ci­mien­to del pri­mer hi­jo.

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y el in­ce­san­te mer­ca­deo de las com­pa­ñías in­tro­du­je­ron las vi­deo­con­so­las no so­lo a los ho­ga­res, sino a la cul­tu­ra mis­ma. Una de sus me­jo­res ju­ga­das han si­do los jue­gos en lí­nea. Co­men­za­ron en la compu­tado­ra, pa­sa­ron a la con­so­la y hoy po­de­mos ac­ce­der a un vas­to sur­ti­do des­de cual­quier ‘smartp­ho­ne’ o ta­ble­ta.

Gracias al au­ge de las re­des so­cia­les es­tán al al­can­ce del ciu­da­dano pro­me­dio. Por eso pa­ra al­gu­nos no es ex­tra­ño te­ner que co­la­bo­rar a su ma­dre con la gran­ja de Far­mvi­lle, al tío con un ‘gol­pe’ en Ma­fia Wars o dar­le vi­da a su no­via pa­ra re­ven­tar dul­ces en Candy Crush.

Pla­ta­for­mas de jue­gos en lí­nea ma­si­vos co­mo World of War­craft (wow) o Lea­gue of Le­gen­des (lol) no so­lo han si­do es­ce­na­rio de ba­ta­llas épi­cas, sino de ver­da­de­ros amo­res y amis­ta­des só­li­das.

Los jue­gos en lí­nea son una de las for­mas de ocio a la que más re­cu­rren los jó­ve­nes y adul­tos de hoy. Se­gún el in­for­me de ESA (En­ter­tain­ment Soft­wa­re As­so­cia­tion) de 2011 la edad pro­me­dio del ju­ga­dor o ‘ga­mer’ es de 37 años.

Es­ta ten­den­cia cla­ra­men­te de­mues­tra la exis­ten­cia de ‘ cul­tu­ra ga­mer’. Cul­tu­ra que se ha afian­za­do gracias al cre­ci­mien­to de la in­dus­tria de­di­ca­da a los jue­gos en lí­nea. Las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­cen tan atra­yen-

FUN­CIO­NAN GRACIAS A LA IN­TER­CO­NEC­TI­VI­DAD DE IN­TER­NET, YA SEA ME­DIAN­TE UNA COMPU­TADO­RA, CON­SO­LA O TE­LÉ­FONO IN­TE­LI­GEN­TE. PUE­DEN ES­TAR DI­SE­ÑA­DOS PA­RA UNO O VA­RIOS JU­GA­DO­RES DE FOR­MA

SI­MUL­TÁ­NEA O POR TUR­NOS.

Hay mal­tea­das des­de $5.000, su va­lor sube de acuer­do con las adi­cio­nes, que cues­tan en­tre $1.000 y $5.000, de­pen­de de lo que eli­ja. | Fo­tos Or­lan­do Amador

Las ga­lle­tas Oreo van bien en mal­tea­das, es­tas tie­nen una adi­ción de cho­co­la­te blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.