Ten­den­cia

Si - - Hay Hobbie - POR ALE­JAN­DRO RO­SA­LES MAN­TI­LLA

te a es­te ti­po de jue­gos son la in­ter­ac­ción con otras per­so­nas en tiem­po real y la cons­tan­te ac­tua­li­za­ción, que pro­lon­ga el uso del mis­mo.

Ex­per­tos se­ña­lan que la pa­cien­cia, per­se­ve­ran­cia, ca­pa­ci­dad de aná­li­sis y la ges­tión de re­cur­sos son só­lo al­gu­nas de las cua­li­da­des que se pue­den ad­qui­rir o me­jo­rar ju­gan­do en lí­nea.

An­drés Es­tu­pi­ñán, ga­mer de 26 años, afir­ma que los jue­gos on­li­ne ca­da vez bus­can ex­plo­tar el ser so­cia­ble del ser hu­mano, su­peran­do ni­ve­les don­de el tra­ba­jo en gru­po es esen­cial. “La ver-

y cui­da­do ‘on­li­ne’. Ca­da vez son más los ju­ga­do­res que uti­li­zan las vi­deo­con­so­las co­nec­ta­das a In­ter­net, co­mo Playstation 3, 4 y Xbox One pa­ra vi­vir las ex­pe­rien­cias en lí­nea. Sin em­bar­go, el compu­tador o PC si­gue sien­do la pla­ta­for­ma de jue­go más po­pu­lar y blan­co fa­vo­ri­to de los ci­ber­de­lin­cuen­tes. Los ju­ga­do­res en lí­nea de­ben cui­dar­se de todo ti­po de ame­na­zas di­gi­ta­les co­mo ci­bes­pio­na­je, malwa­res, o pis­hing, a tra­vés de co­rreos elec­tró­ni­cos. dad no jue­go na­da que no sea en lí­nea. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de los jue­gos tra­di­cio­na­les ya no me en­tu­sias­ma. Aho­ra lo di­ver­ti­do es ju­gar en tiem­po real con las per­so­nas. Con sus dis­tin­tas for­mas de pen­sar”, agre­ga.

Las com­pa­ñías sa­ben que es­to atrae los usua­rios en po­ten­cia y no es­ca­ti­man es­tra­te­gias pa­ra re­cu­pe­rar las ga­nan­cias. Tal es el ca­so del fe­nó­meno ‘Free­mium’ o se­mi­gra­tis, en el que los usua­rios de­ci­den si quie­ren o no pa­gar por ju­gar, con la di­fe­ren­cia de que quie­nes lo ha­gan ten­drán una va­rian­te con ma­yo­res de­ta­lles y ven­ta­jas. Tan só­lo en Ale­ma­nia unos 1.1 millones de ju­ga­do­res en lí­nea gas­ta­ron en to­tal 52.6 millones de eu­ros en es­te ti­po de pres­ta­cio­nes, un pro­me­dio de 48.03 eu­ros por per­so­na. Por eso los ju­ga­do­res en lí­nea de­ben ser cui­da­do­sos con sus con­tra­se­ñas y las falsas pro­mo­cio­nes a tra­vés de malwa­res.

Se­gún la re­co­no­ci­da fir­ma es­pe­cia­lis­ta en sis­te­mas an­ti­vi­rus, Kas­persky Lab, se han de­tec­ta­do un to­tal de 4,6 millones de pro­gra­mas re­la­cio­na­dos con jue­gos en lí­nea que en reali­dad son malwa­re. El nú­me­ro to­tal de ata­ques a los que se en­fren­ta­ron los ju­ga­do­res de todo el mun­do en 2013 es de unos 11,7 millones. Es de­cir, ca­da día se lan­za­ron 34.000 ata­ques de malwa­re re­la­cio­na­dos con el jue­go en lí­nea.

Pa­ra mu­chas pa­re­jas un su­per­plan es sa­lir a rum­bear, com­prar ro­pa o dis­fru­tar de una pe­lí­cu­la. Otras, co­mo la que con­for­man Ed­win Corena y Mábel Fló­rez, pre­fie­ren vi­si­tar una li­bre­ría por lo me­nos una o dos ve­ces en el mes y se­gún sus pro­pias pa­la­bras, el ejer­ci­cio se les ha con­ver­ti­do “en una ven­ta­na de es­ca­pe a otros mun­dos que los aís­la de la co­ti­dia­ni­dad”.

Acla­ran que tam­bién dis­fru­tan de los pla­nes, por así lla­mar­los, más nor­ma­les, pe­ro por sus gus­tos y pro­fe­sio­nes —Ed­win es his­to­ria­dor y Mábel cur­sa su pre­gra­do de es­pa­ñol y li­te­ra­tu­ra— ir a una li­bre­ría co­mo la Na­cio­nal, ca­mi­nar en­tre las ven­tas am­bu­lan­tes de li­bros usa­dos en el Cen­tro de Ba­rran­qui­lla, o vi­si­tar la Fe­ria del Li­bro de Bo­go­tá, les ha ser­vi­do pa­ra co­no­cer­se en una fa­ce­ta dis­tin­ta a la emo­cio­nal, a tra­vés de la lec­tu­ra.

Afir­ma Ed­win que una de las co­sas que más dis­fru­ta con Mábel “es sa­lir a vi­tri­near li­bros” y aun­que no siem­pre com­pra, se en­te­ra de los nue­vos lan­za­mien­tos y al mis­mo tiem­po co­no­ce lo que le in­tere­sa a su no­via.

Des­pués — co­men­ta— se lo re­ga­la, acom­pa­ña­do de una bo­te­lla de vino tin­to en una no­che ro­mán­ti­ca.

Por su par­te, Mábel ex­pli­ca que ha apren­di­do a co­no­cer a su pa­re­ja a tra­vés de lec­tu­ras que él le ha com­par­ti­do y en oca­sio­nes, cuan­do la re­la­ción ha pa­sa­do por pe­rio­dos de cri­sis, el co­no­ci­mien­to del otro por fue­ra del as­pec­to emo­cio­nal, ayu­da a su­pe­rar las co­yun­tu­ras di­fí­ci­les. Asi­mis­mo, agre­ga, “las con­ver­sa­cio­nes se en­ri­que­cen y la re­la­ción es mu­cho más cons­truc­ti­va”.

LOS FI­NES DE SE­MA­NA. Éd­gar Her­nan­do Ramírez, ge­ren­te re­gio­nal de la Li­bre­ría Na­cio­nal, sos­tie­ne que son mu­chas las pa­re­jas que vi­si­tan su ne­go­cio, so­bre todo los fi­nes de se­ma­na.

Ase­gu­ra el li­bre­ro que en su ma­yo­ría son hom­bres y mu­je­res jó­ve­nes los que eli­gen es­te plan de vier­nes a do­min­go y que en los úl­ti­mos años esa ci­fra ha ido cre­cien­do. In­clu­so, las vi­si­tas a ve­ces se ex­tien­den por ho­ras y de­ben alar­gar su ho­ra­rio nor­mal de cie­rre.

“Leer es un pro­gra­ma pla­cen­te­ro que abre in­fi­ni­dad de puer­tas pa­ra me­jo­rar la re­la­ción. No es lo mis­mo una per­so­na que lee a otra que no lo ha­ce. La co­mu­ni­ca­ción in­dis­cu­ti­ble­men­te se me­jo­ra cuan­do se lee y si es­to se ha­ce en pa­re­ja, por su­pues­to le trae­rá be­ne­fi­cios”.

Des­de su óp­ti­ca, Ramírez ha ana­li­za­do que son las mu­je­res las que lle­van la ini­cia­ti­va al mo­men­to de com­prar li- ¿Qué tan­to lee­mos? Un es­tu­dio rea­li­za­do el año an­te­rior por el Cen­tro Re­gio­nal pa­ra el Fo­men­to del Li­bro en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, re­ve­ló que el 67 % de los co­lom­bia­nos no lee y dos de ca­da 10 com­pran 1.6 li­bros por año. Otras ci­fras, es­ta vez del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, in­di­can que en el 2013 el pa­no­ra­ma es un po­co más alen­ta­dor, por­que de 1.6 li­bros que se leían al año, pa­sa­mos a 1.9. Al­gu­nos ana­lis­tas creen que los ba­jos ín­di­ces de lec­tu­ra en el país se dan por los ele­va­dos cos­tos de los li­bros, sin em­bar­go, bas­ta ir a una li­bre­ría pa­ra en­con­trar que hay pre­cios pa­ra to­dos los bol­si­llos. So­lo hay que ani­mar­se, sa­car el tiem­po y ha­cer el plan. bros en pa­re­ja.

Agre­ga que “las da­mas tie­nen lec­tu­ras más de­fi­ni­das y por lo tan­to com­pran con más co­no­ci­mien­to del te­ma”, sin que­rer ofen­der a los hom­bres.

Una de las no­ve­las más ven­di­das, se­gún Ramírez, y que com­pran en pa­re­ja, es la tri­lo­gía de las 50 som­bras de Grey.

De igual for­ma, son muy ven­di­dos a es­te gru­po de com­pra­do­res los li­bros que tra­tan te­mas de psi­co­lo­gía y mo­ti­va­ción per­so­nal.

UN RE­GA­LO. Mien­tras se aca­ba­ba la char­la con el ve­te­rano li­bre­ro, Mábel se de­ci­de en re­ga­lar­le un li­bro a su pa­re­ja, los pro­ta­go­nis­tas de es­ta no­ta pe­rio­dís­ti­ca. Se lla­ma Las Eda­des de Lu­lú, de la es­cri­to­ra es­pa­ño­la, Al­mu­de­na Gran­des.

Ed­win no pue­de ocul­tar su ca­ra de emo­ción. Ella mi­ra a la per­so­na que es­ta en la ca­ja re­gis­tra­do­ra y sim­ple­men­te le di­ce que él “es­ta­ba bas­tan­te emo­cio­na­do con ella” ( la au­to­ra) y lo que­ría sor­pren­der.

Ed­win no per­mi­te que le em­pa­quen el li­bro y lo aga­rra, to­ma la mano de su no­via, sa­len del lo­cal y se­cre­teán­do­se, se­gu­ra­men­te se pro­me­ten re­gre­sar por el li­bro que a ella le gus­tó.

«Ir a una li­bre­ría es abrir las puer­tas de otros mun­dos. Ha­cer­lo en pa­re­ja es me­jor por­que te per­mi­te com­par­tir esas ex­pe­rien­cias» ED­WIN CORENA His­to­ria­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.