BI­CI­CLE­TA

Di­ver­sión y de­por­te en

Si - - Hay Paseo - POR JE­NIF­FER VA­RE­LA R.

An­dar en bi­ci­cle­ta es una de las ac­ti­vi­da­des fa­vo­ri­tas de los afi­cio­na­dos al de­por­te, por los be­ne­fi­cios que ofre­ce y por­que se pue­de prac­ti­car a cual­quier edad.

En Ba­rran­qui­lla, ade­más, un gru­po de en­tu­sias­tas por los ‘ca­ba­lli­tos de ace­ro’ de­ci­dió po­ner­le un com­po­nen­te cí­vi­co y de va­lo­res, y con­for­mó una ini­cia­ti­va que se con­vir­tió en una op­ción di­ver­ti­da pa­ra ha­cer en­tre se­ma­na: SOS Bi­ci.

Ca­da mar­tes y jue­ves, los ci­clis­tas se reúnen en el Par­que El Golf pa­ra rea­li­zar un re­co­rri­do por las ca­lles ale­da­ñas, de apro­xi­ma­da­men­te 20 ki­ló­me­tros. Co­men­za­ron con un gru­po pe­que­ño y al ver que la gen­te se en­tu­sias­mó con la idea, se or­ga­ni­za­ron y con­for­ma­ron al­go só­li­do y con nor­mas bá­si­cas.

“Aquí fo­men­ta­mos so­bre todo va­lo­res. In­sis­ti­mos mu­cho con el te­ma del res­pe­to, por­que te­ne­mos que com­par­tir la ca­lle con otros vehícu­los. Ade­más cum­pli­mos to­das las nor­mas de se­gu­ri­dad exi­gi­das”, ex­pli­có Gui­ller­mo Ya­ra­la, uno de

UN GRU­PO DE EN­TU­SIAS­TAS DE LOS ‘CA­BA­LLI­TOS DE ACE­RO’

SE OR­GA­NI­ZÓ PA­RA CREAR UNA AL­TER­NA­TI­VA RE­CREA­TI­VA QUE ADE­MÁS, PO­NE EN PRÁC­TI­CA VA­LO­RES DE CON­VI­VEN­CIA

CIU­DA­DA­NA.

los lí­de­res de SOS Bi­ci.

Los ci­clis­tas se reúnen los días de los re­co­rri­dos, a las 7:30 de la no­che. Al lle­gar, si son nue­vos, son re­ci­bi­dos por el gru­po que lle­ga allí ha­bi­tual­men­te y les en­tre­gan al­gu­nas ins- truc­cio­nes de la for­ma co­mo ope­ra el gru­po: tie­nen un lí­der del re­co­rri­do, coequi­pe­ros y co­le­ros (que van de­trás) pa­ra ase­gu­rar­se de acom­pa­ñar todo el blo­que. “Aquí no de­ja­mos so­lo a na­die”.

¿Qué hay que te­ner pa­ra par­ti­ci­par de es­te pa­seo? Ade­más de las ga­nas, una bi­ci­cle­ta en buen es­ta­do con cas­co y otros im­ple­men­tos de se­gu­ri­dad co­mo cha­le­co y guan­tes. En su pá­gi­na de Fa­ce­book (que tie­ne el mis­mo nom­bre) pue­de en­con­trar­se un co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra re­gis­trar­se y ob­te­ner pre­via­men­te la in­for­ma­ción del re­co­rri­do de ca­da día. Nin­guno de es­tos re­qui- si­tos tie­ne cos­to.

Una vez ini­cia­do el re­co­rri­do, los in­te­gran­tes de SOS po­nen en prác­ti­ca sus re­co­men­da­cio­nes so­bre va­lo­res. An­tes de avan­zar, pi­den el pa­so a los vehícu­los, les ex­pli- can su di­ná­mi­ca y los in­vi­tan a par­ti­ci­par. Ese ges­to se re­pi­te du­ran­te todo el ca­mino pa­ra que, con la co­la­bo­ra­ción de to­dos, “po­da­mos ir en paz y re­gre­sar en paz”, co­mo di­cen ca­da día.

La gen­te los co­no­ce por su or­ga­ni­za­ción, y han si­do in­vi­ta­dos a even­tos co­mo la Fies­ta de la Mú­si­ca y el re­co­rri­do pre­vio a la Lec­tu­ra del Ban­do | Fo­tos Or­lan­do Amador y Wil­fred Arias

An­tes de co­men­zar, los ci­clis­tas nue­vos re­ci­ben ins­truc­cio­nes de se­gu­ri­dad.

Gracias a sus me­di­das de se­gu­ri­dad, tie­nen un ré­cord de ce­ro ac­ci­den­tes en dos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.