El ro­man­ce bur­bu­jea en LA COCINA

Si - - Hay Escape - POR DA­NIE­LLA HER­NÁN­DEZ ABE­LLO

Una olla, un fo­gón a fue­go vi­vo y un to­que­si­to de pi­can­te es lo úni­co que se ne­ce­si­ta pa­ra or­ga­ni­zar –en ca­sa o en cual­quier par­te- un plan de cocina en pa­re­ja. Cuan­do fa­llan pro­gra­mas co­mo ir a ci­ne, a una fies­ta o de com­pras, siem­pre cae bien unir­se al ser ama­do en torno a un buen pla­to de co­mi­da.

Ello lo ates­ti­guan Olga Gar­cía y Juan Jo­sé Lon­do­ño, una pa­re­ja de es­po­sos pa­ra la que co­ci­nar se ha vuel­to una de las me­jo­res for­mas de in­ver­tir el tiem­po li­bre. “Mi especialidad son las pas­tas,” re­ve­la ella, “al­ter­na­mos en­tre las re­ce­tas con sal­sa ro­ja, las que más le gus­tan a él, y las de sal­sa blan­ca, con las que yo me iden­ti­fi­co.”

Y es que una in­cur­sión a dúo en la cocina tie­ne be­ne­fi­cios más allá de dis­fru­tar una de­li­cio­sa co­mi­da. “Las per­so­nas se deses­tre­san y se crea un es­pí­ri­tu de com­pa­ñe­ris­mo, que es muy ne­ce­sa­rio en el ca­so de la pa­re­ja o de los es­po­sos,” in­di­ca Edil­ber­to Pa­che­co,

POR BA­RA­TO, EN­TRE­TE­NI­DO Y FOR­MA­DOR EL PLAN DE CO­CI­NAR EN PA­RE­JA SE HA GA­NA­DO SU LU­GAR EN LA LIS­TA DE PRE­DI­LEC­TOS. UNA PA­RE­JA CON­SUL­TA­DA CON­CLU­YE QUE AFIAN­ZA LA CO­MU­NI­CA­CIÓN Y ADE­MÁS SIR­VE PA­RA PRAC­TI­CAR ES­TA DES­TRE­ZA.

pro­fe­sor de cu­li­na­ria de la Es­cue­la de Gas­tro­no­mía Co­ci­nar.

Pa­ra la pa­re­ja en cues­tión, es­te plan es una for­ma dis­tin­ta de afian­zar la co­mu­ni­ca­ción, ele­men­to in­dis­pen­sa­ble. “Es un es­pa­cio di­fe­ren­te pa­ra abor­dar cier­tos te­mas, por­que es­ta­mos con­cen­tra­dos en otro fin. Cuan­do co­ci­na­mos nos ve­mos ha­blan­do de asun­tos de tra­ba­jo o in­clu­so de po­lí­ti­ca,” sos­tie­ne Olga.

Pe­ro las ven­ta­jas su­pe­ran in­clu­si­ve el plano emo­cio­nal, y to­can otros as­pec­tos co­mo el fi­nan­cie­ro. “Es muy ren­ta­ble co­ci­nar en ca­sa, una ma­ne­ra de aho­rrar di­vir­tién­do­se,” pun­tua­li­za Juan. “Tie­nes la po­si­bi­li­dad de com­prar tus pro­pios in­gre­dien­tes y sa­bes cuál es la me­jor for­ma de ma­ni­pu­lar­los,” ase­gu­ra Olga fren­te al he­cho de que co­mer en res­tau­ran­tes no siem­pre cae bien al or­ga­nis­mo.

Pa­ra aque­llos que no son muy dies­tros en el ar­te de la cocina, no hay ra­zón pa­ra des­car­tar es­te plan. Los pla­tos que se pre­pa­ren no de­ben ser ni gour­met, ni ela­bo­ra­dos, en ello coin­ci­de el pro­fe­sor Edil­ber­to Pa­che­co: “no im­por­ta que sea una ta­za de cho­co­la­te o una ma­za­mo­rra des­de que se ha­ga en ar­mo­nía. El sen­ti­do de la cocina siem­pre ha si­do unir, a las fa­mi­lias y a los pue­blos,” in­di­ca.

Una bue­na op­ción pa­ra los me­nos ex­pe­ri­men­ta­dos es ins­cri­bir­se en cursos es­pe­cia­li­za­dos co­mo los que ofre­ce quin­ce­nal­men­te la Es­cue­la de Gas­tro­no­mía Co­ci­nar. “He­mos te­ni­do clases de pae­lla pa­ra pa­re­jas, han ve­ni­do no­vios y es­po­sos. Pre­pa­ran el pla­to con la orien­ta­ción del do­cen­te y lue­go se sien­tan y lo de­gus­tan jun­to con una co­pa de vino, al fi­na­li­zar se van fe­li­ces y agra­de­ci­dos,” afir­ma Edil­ber­to Pa­che­co.

Pa­ra los que se con­si­de­ran más cu­rio­sos, es la opor­tu­ni­dad de co­no­cer nue­vos sa­bo­res, co­mo su­ce­dió en el ca­so de Olga y Juan. “A él no le gus­ta­ba el sus­hi y cuan­do em­pe­za­mos a ha­cer­lo en la ca­sa lo disfrutó más,” co­men­ta la es­po­sa. Con­si­de­re in­vi­tar a su pa­re­ja a pro­bar una re­ce­ta dis­tin­ta de lo usual, en­con­tra­da en In­ter­net o en un li­bro de cocina. Tam­bién es re­co­men­da­ble dar­se un via­je por el su­per­mer­ca­do y ex­plo­rar in­gre­dien­tes que no le re­sul­ten tan fa­mi­lia­res, en­sa­ye con to­ma­tes se­cos, arroz ar­bó­reo o cual­quier otro.

Es­ta idea vie­ne bien cuan­do lo que se bus­ca es in­te­grar­se con otras pa­re­jas, una prác­ti­ca que dis­fru­ta mu­cho el ma­tri­mo­nio Lon­do­ño Gar­cía. “Nos gus­ta co­ci­nar por­que nos une con los ami­gos, por ejem­plo ha­ce­mos una no­che de co­mi­da me­xi­ca­na. Nos reuni­mos va­rias pa­re­jas y ha­bla­mos, co­me­mos, nos ac­tua­li­za­mos,” co­men­ta Olga.

No hay un pla­to en es­pe­cí­fi­co que se de­ba pre­fe­rir, pues la creen­cia de que exis­ten in­gre­dien­tes afro­di­sía­cos es­tá re­eva­lua­da. “Nin­gu­na co­mi­da lo es, to­das cum­plen una fun­ción nu­tri­cio­nal en el or­ga­nis­mo. Lo que mue­ve es el sen­ti­mien­to por las per­so­nas y no so­lo apli­ca en la cocina,” com­ple­men­ta el chef Pa­che­co.

Lo úni­co que se de­be te­ner en cuen­ta a la ho­ra de po­ner­se el de­lan­tal es en­con­trar una preparación que am­bos co­ci­ne­ros dis­fru­ten, tan­to en el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción co­mo en el re­sul­ta­do fi­nal. Tam­po­co cae mal acom­pa­ñar la ve­la­da con una co­pa de vino o un re­fres­can­te coc­tel pa­ra brin­dar.

«Cuan­do se cocina en pa­re­ja se crea un es­pí­ri­tu de com­pa­ñe­ris­mo, al­go que es muy ne­ce­sa­rio.» EDIL­BER­TO PA­CHE­CO Do­cen­te de la Es­cue­la Co­ci­nar

El Club de los Desahu­cia­dos ( Da­llas Buyers Club) se pu­so en el ra­dar de los ci­né­fi­los cuan­do Matt­hew Mcco­naug­hey se al­zó con el pre­mio a Me­jor Ac­tor en Dra­ma, en los pa­sa­dos Glo­bo de Oro. El pú­bli­co la vio y la crí­ti­ca ha­bló. El fil­me del di­rec­tor ca­na­dien­se, Jea­nMarc Va­llée, cuen­ta con unas ac­tua­cio­nes muy bien lo­gra­das por Mc­co­nag­hey y el tam­bién can­tan­te, Ja­red Le­to. Y es que real­men­te es gra­cias al guión y a es­tos dos ac­to­res que la pe­lí­cu­la bri­lla na­rra­ti­va­men­te.

LA PE­LÍ­CU­LA NO TE­ME SER CRUDA CON UN TE­MA IN­CÓ­MO­DO. MC­CO­NAG­HEY Y LE­TO SON FA­VO­RI­TOS EN CA­DA UNA DE SUS NO­MI­NA­CIO­NES AL ÓSCAR. LAS AC­TUA­CIO­NES Y CAMBIOS FÍ­SI­COS DES­TA­CAN EN SUS TRA­BA­JOS AC­TO­RA­LES.

Cuan­do se tra­ta de unir­se a la pa­re­ja, el ni­vel de com­ple­ji­dad del pla­to no im­por­ta. La unión es lo pri­mor­dial | Fo­tos: Or­lan­do Ama­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.