Dfaú­voo­ri­to

De un club de desahu­cia­dos a un

Si - - Hay Cine -

La his­to­ria se re­mon­ta a 1985 y cuen­ta la his­to­ria de Ron Woo­droof (Matt­hew Mcco­naug­hey) un te­jano pro­mis­cuo, dro­ga­dic­to y ho­mo­fó­bi­co, que lue­go de un ac­ci­den­te la­bo­ral, se en­te­ra que so­lo tie­ne 30 días de vi­da, pues es por­ta­dor de VIH. Dis­pues­to a no de­jar que es­ta sen­ten­cia se cum­pla, em­pie­za a in­ves­ti­gar so­bre su pa­de­ci­mien­to. En es­ta búsqueda Woo­droof, a pe­sar de sus pre­jui­cios, re­sul­ta­rá unién­do­se a Ra­yon(ja­red Le­to), un trans­ge­ne­ris­ta con VIH, con el cual fun­da­rá el fa­mo­so Da­llas Buyers Club y ten­drá la po­si­bi­li­dad de cono- cer­se a sí mis­mo.

La cin­ta sí me­re­ce el re­co­no­ci­mien­to de la crí­ti­ca, pues ade­más de las ac­tua­cio­nes, la his­to­ria abor­da unos te­mas que aún si­guen ge­ne­ran­do po­lé­mi­ca a ni­vel mun­dial: El Sida y la ca­pi­ta­li­za­da ges­tión de la In­dus­tria Far­ma­céu­ti­ca.

La pe­lí­cu­la ha­ce una cla­ra crí­ti­ca al sis­te­ma de la FDA ( Food and Drugs ad­mi­nis­tra­tion: Agen­cia de ali­men­tos y dro­gas), la má­xi­ma re­gu­la­do­ra de ali­men­tos y dro­gas en Es­ta­dos Uni­dos. Mues­tra co­mo el em­pre­sa­ria­do ri­ge en un mun­do en el cual las per­so­nas sim­ple­men­te son clien­tes.

En el as­pec­to téc­ni­co el fil­me po­see una fo­to­gra­fía co­lo­ri­da y atrac­ti­va, que des­ta­ca la épo­ca ochen­te­ra en el que se vi­vía, así co­mo los pai­sa­jes ur­ba­nos re­co­rren los per­so­na­jes. La mú­si­ca es acor­de, pe­ro los si­len­cios lo son aún más al mo­men­to de re­sal­tar el dra­ma.

Uno de los as­pec­tos más in­tere­san­tes del fil­me es la metamorfosis de Woo­droof, lle­va­da por Mc­co­nag­hey, quien es­tá no­mi­na­do a Me­jor Ac­tor en los Pre­mios Óscar. Su mé­ri­to no so­lo ra­di­ca en ha­ber ba­ja­do 40 li­bras e im­pac­tar con su ex­tre­ma del­ga­dez. Las reac­cio­nes que le da su per­so­na­je son me­di­das, creí­bles y no ra­yan en la ca­ri­ca­tu­ra.

Le­to, no­mi­na­do a Me­jor ac­tor de Re­par­to, por su par­te no cae en cli­chés y tam­po­co en so­bre­ac­tua­ción. Es cer­te­ro en su rol de Ra­yon, un tran­se­xual des­in­hi­bi­do, en­tra­ña­ble y trá­gi­co del que mu­chos ha­brían que­ri­do co­no­cer más.

En con­clu­sión El Club de los Desahu­cia­dos es una pe­lí­cu­la de ad­mi­rar al tra­tar te­mas tan de­li­ca­dos, co­mo la ho­mo­se­xua­li­dad, la dis­cri­mi­na­ción y la cru­de­za del sida, a tra­vés de un len­gua­je cla­ro y di­rec­to.

Qué ma­la suer­te tie­ne Dica­prio. Se le ha es­ca­pa­do tres ve­ces el Óscar, y es­ta cuar­ta vez to­do in­di­ca que Mc­co­nag­hey se lle­va­rá la es­ta­tui­lla do­ra­da pa­ra su ca­sa.

El des­tino une a es­tos dos per­so­na­jes en una lu­cha por so­bre­vi­vir.

La doc­to­ra Eve, in­ter­pre­ta­da por Jennifer Gar­ner, es uno de los per­so­na­jes que ayu­dan en la trans­for­ma­ciòn de Woo­droof.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.